Córdoba, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

La historia de la llegada de la Virgen del Dulce Nombre y de su «predecesora», la Virgen de los Dolores

Fue bendecida el 1 de abril de 1984 por Fray Ricardo de Córdoba en el Buen Pastor, con la Congregación de Madres Filipenses y la Parroquia de San Juan y Todos los Santos como padrinos de este hecho histórico

En el año 1980 un grupo de jóvenes pertenecientes a la Legión de María se unieron en torno a la imagen de una dolorosa cuya advocación era la de los Dolores y que se encontraba en el Convento del Buen Pastor, de las Madres Filipenses, actual sede de la Hermandad del Perdón y aún conocida popularmente como San Roque. Por aquel entonces, se barajaba para la resucitada corporación, cuyos antecedentes se pierden en la memoria cofrade de Córdoba, el título de Nuestro Padre Jesús de la Amargura en su encuentro con la Santa Verónica y María Santísima de los Dolores Gloriosos.

Sería tres años más tarde de aquella primera reunión de miembros cuando la joven cofradía decidió adoptar definitivamente el título de la Vera Cruz uniéndose en ese mismo momento con la Hermandad del Dulce Nombre viendo aprobados sus estatutos por el entonces obispo Infantes Florido, dejando asimismo constancia plena de que con ello, la corporación estaba refundando la primitiva Archicofradía de la Vera Cruz, por lo que esto comprendía los títulos y privilegios obtenidos siglos atrás.

Precisamente con motivo de la redacción de sus reglas, la hoy corporación de San José y Espíritu Santo comenzó a considerar la posibilidad de convertir a la Santísima Virgen en la titular mariana de la hermandad. Llegado ese punto, los diversos obstáculos percibidos por los hermanos de la Vera Cruz terminaron por convencerlos de que la que fuera la Virgen de los Dolores nunca llegaría a ser de su propiedad, hecho que hizo pensar a la corporación que tal vez lo mejor sería encargar una nueva dolorosa a la mayor brevedad posible para evitar que el transcurso del tiempo hiciera que esa determinación fuese aún más complicada de tomar.

Así las cosas, aquel mismo año de 1983, en el mes de octubre, la cofradía del Lunes Santo firmaba con el imaginero sevillano Antonio Dubé de Luque el contrato de su nueva y futura titular, cuyos únicos requerimientos eran que los ojos de la Virgen del Dulce Nombre fuesen de color azul, y que en su rostro se reflejase el de una joven de unos quince o dieciséis años de edad, dando como fruto a una hermosísima talla con la que aquella dolorosa de San Roque ya pasaba a formar parte de la historia de la Vera Cruz.

Llegaba al fin la bella y deseada titular a la hermandad con la que Córdoba recuperaba una parte de su historia, aún asentada en el templo Buen Pastor, cuyas dependencias sirvieron de escenario para la fotografía que abre este artículo, en la que la Virgen del Dulce Nombre aparecía ataviada con saya azul y manto blanco, sin portar corona alguna y dirigiendo su tierna mirada a las Madres Filipenses del antedicho convento para ser inmortalizada en un ambiente de ilusión más que evidente.

La venida de la dolorosa de Dubé requería, por supuesto, del pertinente acto de bendición de la talla, responsabilidad que recaería en el entonces gran valedor de nuestra Semana Santa, Fray Ricardo de Córdoba y para el que su todavía sede se preparó como se aprecia en la imagen, con flores, cirios y un dosel al fondo con los que dotar a la iglesia de la solemnidad propia del evento en el que María Santísima del Dulce Nombre se erigía como indiscutible protagonista. Bajo esa premisa, la emotiva ceremonia se llevó a cabo en la fecha del 1 de abril de 1984 con la Congregación de Madres Filipenses y la Parroquia de San Juan y Todos los Santos como padrinos de este hecho histórico.

Asimismo, durante aquellos primeros años, las características y mágicas estrecheces de la Judería cordobesa harían compondrían el inigualable entorno que la hermosa titular mariana de la Vera Cruz recorrería en rosarios de la aurora como el de la instantánea, en el que la Santísima Virgen era retratada a su paso justo en frente de la Iglesia de San Roque posiblemente en los primeros años de la década de los 80, momento en que seguiría vistiendo con gran sencillez, sin notables adornos, incluyendo el blanco en sus vestiduras y el rosa para su manto, considerablemente alejada de un estilo algo más sobrio.


Tan solo un año después del acto de bendición de su dolorosa, la hermandad se detuvo a pensar en los factores que ayudarían a crecer y evolucionar la reorganizada cofradía de la Vera Cruz, lo cual hizo pensar en las ventajas que una parroquia ofrecía para tal fin y que concluyó con la marcha de la Virgen del Dulce Nombre hacia el otro lado del río y la vista ya puesta en su nuevo hogar, que no sería otro que la Iglesia de San José y Espíritu Santo, que desde hacía tiempo ya acogía a la antigua Hermandad del Descendimiento. Desde allí ya tendrían lugar salidas procesionales gloriosas que presidiría una vez más la titular de la cofradía, tal y como demuestra la fotografía que acompaña estas líneas, en las que la Virgen, próxima ya a la Torre de la Calahorra, aparece ya sobre un paso en sustitución de las antiguas parihuelas y ataviada con un manto morado y saya de terciopelo negro bordada en oro con motivos vegetales.

En lo que respecta al titular cristífero de la cofradía, aunque el antiquísimo crucificado al que se rendía culto mucho tiempo atrás y en torno al cual se constituyó la antigua corporación se encontraba aún en el salesiano Convento de la Visitación, la renovada Hermandad de la Vera Cruz, se pone de nuevo en contacto con Dubé de Luque para confiarle ahora la talla de Nuestro Señor de los Reyes, el cual sería bendecido el día 8 de febrero de 1987 por el obispo de la Diócesis, José Antonio Infantes Florido. Para esta ocasión el Señor ya aparecía abrazado a su cruz en la Parroquia de San José y Espíritu Santo, con la Virgen del Dulce Nombre alzada en un altar desde el que parecía querer contemplar otro nuevo y certero paso hacia la Semana Santa de Córdoba en la que pronto les sería cedido su sitio en la jornada del Lunes Santo que ya no se comprende sin su presencia.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen