Córdoba

La imaginería andaluza cruza fronteras. Nueva imagen del cordobés Rafael Sánchez García para Colombia

Rafael Sánchez García, imaginero cordobés de adopción y alma, que vive al otro lado del Atlántico, ya que por circunstancias de la vida se trasladó a Colombia, concretamente a la ciudad de Envigado, dejándonos un hermoso vínculo entre la ciudad de San Rafael y esta ciudad colombiana, vuelve a incrementar con su particular visión de la imaginería el patrimonio de esta localidad cafetera.

Sánchez García nace en 1979 en la capital de España. Obtuvo el Graduado Superior en Artes Plásticas en la especialidad de talla en madera por la Escuela de Artes y Oficios “Mateos Inurria” de Córdoba en el período comprendido entre los años 1997-2002. Durante el último año y medio de formación comparte taller en la calle Ramírez de las Casas Deza con Antonio Bernal Redondo y Francisco Romero Zafra. Abre su propio taller de escultura en el año 2002 en Aguilar de la Frontera, siendo en ese año cuando talla su primera dolorosa de tamaño natural, dolorosa que aún conserva en ese taller.

Ya en 2012 viaja por primera vez a Colombia para instalarse y casarse en la ciudad de Medellín, donde el primer encargo no se hace esperar mucho para llegar a tallar su primera escultura en Colombia, un crucificado de tamaño académico para el denominado barrio de Belén. Es en 2014 cuando Rafael Sánchez se instala finalmente en el país, en el municipio de Envigado y empezar ahí su nueva andadura en la imaginería.

El escultor, muy ilusionado y feliz por su nueva obra, nos explica que “se mezcla la añoranza y a la vez la satisfacción de generar una obra en otro continente y llevar de mi tierra la tradición y el noble arte de la imaginería religiosa”. La nueva imagen salida de la gubia de este escultor es una imagen a tamaño natural de 1,76 m bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús Cautivo. Tallada completa en madera de cedro policromado al óleo, para vestir y de brazos articulados, la nueva imagen es para la parroquia de San Rafael de Envigado, Antioquia, para la que ya realizó un Santo Cristo Yacente.

Sánchez se encuentra inmerso en otro proyecto para la misma Parroquia, una imagen de un Crucificado muerto para el Altar Mayor que entregará en la próxima Cuaresma. También trabaja en un futuro misterio del Beso de Judas y Prendimiento de Nuestro Señor Jesucristo para la misma ciudad y en la talla del paso del Santo Cristo Yacente, anteriormente nombrado, realizado el pasado año.

El escultor nos transmite su satisfacción por su andadura en tierras de América del Sur teniendo la oportunidad de seguir aprendiendo y creciendo como artista. Su obra es una nueva muestra de que la imaginería cofrade cruza fronteras uniendo continentes por obra y gracia de la gubia de un imaginero.