Granada

La Lanzada de Granada denuncia las situaciones provocadas tras tener que alterar el itinerario del Via Lucis de la Juventud cofrade a instancias de la Policía Local con «situaciones de gran inseguridad», cortes del cortejo e «incluso enfrentamientos entre agentes de la autoridad con nuestro cuerpo de diputados, que velaba por la seguridad de los integrantes»

La Vocalía de Comunicación de la Hermandad de la Lanzada de Granda ha remitido a los medios un comunicado a través del cuál «el hermano mayor y la Junta de Gobierno lamenta enormemente las situaciones producidas ayer en la ida hacia la Basílica de San Juan de Dios con María Santísima de la Caridad, en el rezo del Vía Lucis de la Juventud Cofrade». La nota explica que «tras haber propuesto por nuestra corporación al Plan Parihuela un itinerario de ida similar al que cada año realizamos en Martes Santo, por las calles de nuestro barrio, este hubo de ser alterado a petición de la Policía Local de Granada para transitar por la avenida Fernando de los Ríos hasta el Palacio de Congresos.

«En este tramo -explica el comunicado- se produjeron situaciones de gran inseguridad, con cortes ocasionados por agentes de policía local en rotondas para permitir el paso de tráfico rodado (motocicletas, turismos y autobuses), e incluso salidas y entradas a aparcamientos, unido a circulación paralela del cortejo con estos vehículos, por lo que se determinó retirar en un tramo del recorrido a todos los monaguillos». Y añade que «todo ello ocasionó momentos de grave peligro para quienes conformaban el cortejo, además de la falta de decoro, produciéndose incluso enfrentamientos entre agentes de la autoridad con nuestro cuerpo de diputados, que velaba por la seguridad de los integrantes».

El texto subraya que «nuestra corporación sintió por ende, la desprotección del Excmo. Ayuntamiento de Granada, de la Policía Local de Granada y de la Real Federación de Hermandades y Cofradías de la ciudad» y concluye precisando que «con todo ello solo esperamos que se tome en consideración esta situación para que no vuelva a ocurrir, ni en nuestra Hermandad ni en ninguna de las que conforman el tejido cofrade de la ciudad, pidiendo el amparo de aquellas autoridades responsables. Todas las instituciones de Granada hacemos ciudad, y las manifestaciones públicas de fe por las calles son un derecho al que ninguna hermandad debe renunciar, llevándose a cabo con decoro y seguridad».

Cabe recordar que el alcalde de Granda, el socialista Paco Cuenca, asumió el cargo en julio de 2021 en virtud de una moción de censura en la que, además de los votos del PSOE, contó con el apoyo de Unidas Podemos y Ciudadanos». La moción propició a una importante crisis interna en el partido naranja que concluyó con la expulsión del partido del anterior alcalde, Luis Salvador. Con lo que no ha termina, al parecer, es con los problemas que continúan sufriendo las cofradías granadinas.