Portada, Sevilla

La archidiócesis de Sevilla insta a la Junta de Gobierno del Valle a rendir cuentas mensualmente «teniendo en cuenta la delicada situación de la Hermandad, con continuas intervenciones de esta Delegación Episcopal y reiteradas advertencias»

El decreto emitido al efecto asegura que «no es la primera vez que bajo la presidencia del actual Sr. Hermano Mayor se produce una desviación en los presupuestos aprobados»

El programa radiofónico de Canal Sur Radio, el Llamador, ha difundido a través de su cuenta oficial en una conocida red social un escrito firmado por el delegado Episcopal para los asuntos jurídicos de las hermandades y cofradías, Miguel Vázquez Lombo, y el secretario general y canciller, Isacio Sigüero Muñoz, en el que se insta a la Junta de Gobierno de la hermandad del Valle, «teniendo en cuenta la delicada situación de la Hermandad, con continuas intervenciones de esta Delegación Episcopal y reiteradas advertencias» a que «durante lo que resta de mandato de la actual Junta de Gobierno, toda variación que se quiera realizar sobre el presupuesto aprobado por el Cabildo General de hermanos habrá de contar con la autorización del Protectorado Canónico de la Archidiócesis de Sevilla«.

Además, obliga a que «durante lo que resta de mandato de la actual Junta de Gobierno, la Hermandad habrá de rendir cuentas mensualmente al mencionado ente diocesano. Dicha rendición de cuentas se realizará antes de que finalice la primera quincena del mes siguiente». El texto explica que el pasado 18 de febrero de 2022, se recibió en esta Delegación Episcopal escrito del Sr. D. Lucas A. Maireles Vela, hermano de la Pontificia, Real, Ilustre y Primitiva Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, Nuestra Señora del Valle y Santa Mujer Verónica, de Sevilla, relativo a una supuesta desviación del presupuesto aprobado por el Cabildo General de hermanos correspondiente al año 2021.

Expone que «visto que, tras concederse a la Junta de Gobierno de la Hermandad el pasado día 26 de abril, un plazo perentorio de cinco días para que respondiera al requerimiento hecho por esta Delegación Episcopal el día 22 de febrero, no se ha recibido comunicación alguna de la misma dando explicaciones del asunto planteado por el mencionado hermano, considerando que no es la primera vez que bajo la presidencia del actual Sr. Hermano Mayor se produce una desviación en los presupuestos aprobados por el Cabildo General de hermanos, y que en su día se exhortó al mismo y a la actual Junta de Gobierno a que en el cumplimiento de sus deberes observen diligentemente lo establecido en las Reglas de la Hermandad y demás ordenamiento canónico aplicable, y se evite toda imprudencia, sobre todo en un asunto tan sensible como la administración de los bienes temporales de la Hermandad».

Adicionalmente expone que «constatando que, al día de la fecha, tampoco se han cumplimentado las indicaciones dadas a la Hermandad el pasado 23 de febrero de 2022, de que fuera solicitada dispensa de lo previsto en la Regla 86 en lo que se refiere a la frecuencia con que ha de reunirse la Junta Económica, y de que se rindieran las cuentas correspondientes al primer trimestre del año en curso al Protectorado Canónico de la Archidiócesis de Sevilla, en caso de que se escogiera celebrar el Cabildo General Extraordinario necesario para elegir a los miembros de dicha Junta Económica junto al Cabildo General de Incidencias, como consta que es la pretensión de la Hermandad por escrito presentado ante esta Delegación Episcopal en el día de ayer; y teniendo en cuenta la delicada situación de la Hermandad, con continuas intervenciones de esta Delegación Episcopal y reiteradas advertencias«, el delegado decreta, tai y como se ha indicado con anterioridad, que «durante lo que resta de mandato de la actual Junta de Gobierno, toda variación que se quiera realizar sobre el presupuesto aprobado por el Cabildo General de hermanos habrá de contar con la autorización del Protectorado Canónico de la Archidiócesis de Sevilla» así como que «durante lo que resta de mandato de la actual Junta de Gobierno, la Hermandad habrá de rendir cuentas mensualmente al mencionado ente diocesano. Dicha rendición de cuentas se realizará antes de que finalice la primera quincena del mes siguiente»

Finalmente, el delegado advierte que, «a tenor de lo dispuesto en los cann. 1737 y concordantes del CIC, previa interposición de la preceptiva supplicatio que regula el can. 1734 y del pago de la tasa correspondiente (Decreto de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de 13 de abril de 2011), contra esta resolución cabe interponer recurso ante el Ilmo. Sr. Vicario General, según el procedimiento y los plazos establecidos por el Derecho».