Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

La monumental glorieta de la Virgen de los Reyes que perdimos

De aquella obra tan solo se conoce el paradero de la imagen central

A principios de los años veinte del pasado siglo comenzó a darse forma a un espacio próximo al parque de María Luisa. Restaba menos de una década para que Sevilla acogiera la Exposición Iberoamericana, que en 1929 sirvió además como acontecimiento que propició la llegada de cientos de extranjeros.

Cámaras de otros países, principalmente del viejo y nuevo continente, que dieron buena cuenta de la exposición y que trasladaron la imagen de la Sevilla de entonces por medio mundo. Fotos y vídeos en blanco y negro, como la cinta rescatada por Enrique Guevara y Jesús Romero y que conocimos esta pasada cuaresma.

Sevillanos y turistas conocieron los inicios de aquel acontecimiento internacional. No podía faltar la presencia de la devoción bajo la que se ampara la ciudad y su archidiócesis. Detrás del Museo Arqueológico, la obra del arquitecto Aníbal González y el escultor Adolfo López comenzó a tomar forma este conjunto hoy perdido, un muro semicircular agramilado y molduras entalladas al que se adosaban seis bancos que tenían azulejos en el asiento y el respaldo. Sobre estos, pescantes que sostenían macetas, que colgaban a lo largo del mismo.  

En el centro del muro, sobre un pedestal, bajo el que se hallaba la fuente, tres hornacinas separadas por pilastras jónicas. Destacaba la hornacina central, que cobijaba una escultura de la Virgen de los Reyes, en cuyo arco de medio punto abocinado se leía «Per me reges regnant». En las hornacinas laterales, de forma mixtilínea, se hallaban representaciones de santos. En la derecha, las santas Justa y Rufina flanqueando la giralda; a la izquierda, San Fernando, San Isidoro y San Leandro. Obras de Adolfo López, fueron modeladas y vidriadas en cerámica blanca y azul en el trianero taller Montalván. El conjunto se remataba por una crestería plateresca, situándose en el centro el escudo de la ciudad sostenido por dos angelotes.

Imagen de la Virgen de los Reyes que presidía la glorieta. Foto: Retablo Cerámico

Pero a principios de los años cuarenta la glorieta fue destruida, perdiéndose la pista de las imágenes que ocupaban las hornacinas, excepto la de la Virgen de los Reyes. Martín Carlos Palomo García afirma que la efigie fue trasladada al Seminario Diocesano, en el palacio de San Telmo, ubicándose posteriormente en el Hogar San Fernando, en la calle Don Fadrique. Su último paradero —hasta ahora— es la residencia de sacerdotes de la calle Becas.

Con la pérdida patrimonial se decía adiós a un lugar simbólico enclavado en el pulmón verde de la capital, donde los sevillanos solían rezar a su Virgen, y donde llegaron a oficiarse hasta misas frente a Ella.

La nueva glorieta

En 2006 intentaron la reconstrucción de una glorieta en honor de la patrona, pero el proyecto fue paralizado. Iniciado nuevamente en 2013 culmina al año siguiente con ocasión del centenario de la apertura del parque de María Luisa. Con un presupuesto de 153.879,75, se edificó el muro central de ladrillo. La Virgen de los Reyes, en bulto relieve, preside el espacio, mientras que en los laterales las esculturas de los santos fueron sustituidas por azulejos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup