Córdoba

La nueva Mesa del Casco Histórico no contará con la presencia de Al-Zahara

Tras varios meses de trabajo y de una treintena de reuniones, el próximo lunes 7 de octubre se celebrará la primera sesión de la nueva comisión denominada Mesa del Casco Histórico en el salón de plenos del Ayuntamiento de Córdoba. Así lo ha anunciado Laura Ruiz Moral, octava teniente de alcalde y actual delegada de Casco Histórico del gobierno popular, que adelanta estar muy animada para trabajar en la comisión y conseguir el resultado que hemos planteado. Esta nueva propuesta ha contado con el visto bueno y la misma motivación de los distintos agentes implicados en el casco histórico de la ciudad, teniendo como fin establecer un plan de gestión para estudiar la regulación de todas las actividades, servicios y equipamientos que se desarrollan en el mismo en un plazo máximo de tres años.

La mesa estará compuesta de una presidencia, un secretario y treinta vocales de los distintos colectivos, contando cada titular con un suplente. No obstante, podrán asistir a las sesiones, previsiblemente bimensuales, los órganos directivos municipales técnicos y demás personas o entidades cuya presencia se requiera desde la presidencia según los temas a tratar. Laura Ruiz asegura que esta mesa se caracteriza por la amplia participación, porque todos los grupos de interés, sea personas o organizaciones, que puedan ser afectadas por el plan van a estar presentes, ser visibles y estar implicados. Con todo ello, anunciaba que no va a ser una comisión como tantas otras para entretener a sus representantes, sino que va a tener un fin que queremos que en un plazo de tiempo razonable esté redactado y enviado a la UNESCO, contando la comisión con luz verde desde esta institución internacional.

El plan de gestión tiene como finalidad establecer estrategias y acciones para garantizar la conservación de la zona Patrimonio de la Humanidad y de todo el casco histórico, fortalecer la seguridad, activar la economía, compatibilizar intereses de usuarios, visitantes y residentes y moderar los impactos derivados de las actividades que diariamente se desarrollan en el casco histórico -es decir, una mayor redistribución por todo el casco histórico-. Por tanto, será el marco para normalizar y reglar planes y programas sectoriales: turismo, comercio, movilidad, cultura. Se trata de un plan que cuenta con un trabajo constante y profundo, debiendo dotarse de mecanismos de seguimiento y corrección. Además, la dinámica del casco histórico resulta altamente compleja debido a la inmensidad del mismo, así como a la singularidad de las distintas zonas.

Para redactar el plan se exige tener un conocimiento profundo del casco histórico y sus elementos, aplicar criterios que emplea la propia UNESCO, analizar los problemas y conflictos que existen y diagnosticar la situación y las tendencias en el casco histórico, así como tener unos criterios de gestión (distinguir cotidiano y excepcional), propuestas de actuación, acciones estratégicas, y herramientas para la gestión efectiva. Tenemos que hacer un plan de gestión eficaz, coherente, funcional y realista, afirma Laura Ruiz, quien además recuerda el escaso éxito de la comisión del gobierno socialista anterior. No obstante, reconoce que las comisiones no se crean de un día para otro ni se obtienen resultados de un día para otro. Hay que tomárselo muy en serio.

El número de agentes presentes en la Mesa del Casco Histórico asciende a la treintena, desde entidades económicas (CECO, hostelería, comercio, joyería, construcción, artesanía) hasta los AMPAS de enseñanza pública y concertada, informadores turístico, Cabildo Catedral, universidad, Real Academia, Comisión de Accesibilidad, museos, taxi, Fundación Cajasur, Agrupación de Cofradías, Amigos de los Patios, Círculo de la Amistad, Hospital de la Cruz Roja y la Federación de Peñas. Además, estarán presentes los cuatro colectivos vecinales más sobresalientes de cada barrio: Axerquía, Medina, Alcázar Viejo y Consumidores y Usuarios del Centro Histórico de Córdoba. Llama la atención la ausencia de Al-Zahara, si bien al tratarse de una confederación se sobreentiende que no cuenta con una presencia imprescindible. No obstante, será invitada si fuera necesario, al igual que Movimiento Ciudadano. Además, la mesa tiene voz pero carece de voto.

Finalmente, la redacción del plan estará a cargo de la mesa técnica, que forma parte de la nueva delegación del casco histórico, contando con agentes tanto municipales como autonómicos. No obstante, la dotación económica inicial se destinará a la gestión administrativa. Además, Laura Ruiz anuncia que entrarán en contacto con otras ciudades que tengan un plan de gestión, aunque han sido menores y menos ambiciosos que el de Córdoba. Prosigue aseguran que no vamos a esperar que el plan esté totalmente preparado, sino que iremos poniendo en marcha los temas según se vayan tratando. Se trata de soluciones progresivas que se irán anunciando en ruedas de prensa tras cada reunión.