Córdoba, Portada

La Paz y Esperanza ya espera en su paso de palio para su traslado a la Santa Iglesia Catedral el próximo sábado

Tres obispos y un arzobispo predicarán los cultos extraordinarios en la Catedral

Con la mirada puesta en la inminente coronación canónica de la Paloma de Capuchinos, María Santísima de la Paz y Esperanza ya espera en su paso de palio para su traslado a la Santa Iglesia Catedral el próximo sábado. Un traslado que comenzará de un modo particularmente emotivo, toda vez que la primera marcha que acompañará el caminar de la Virgen será «El Cielo de Capuchinos», una pieza dedicada a Fray Ricardo de Córdoba, que sonará en memoria de los hermanos fallecidos.

Para el traslado la Virgen luce la diadema donada por la Familia Fernández Poyatos y otra familia devota que ha sido realizada por el orfebre Jesús de Julián. El diseño de la diadema está concebido a modo de transición entre el ajuar realizado para la imagen durante los últimos años y la que será la nueva corona de la Coronación, motivo por el que se opta por la bicromía. De esta manera se aprecia una clara distinción de elementos, según sea plata en su color o plata dorada, a modo de dos piezas superpuestas

La iconografía presente en el diseño de la pieza tiene como eje vertebrador el Evangelio, que presenta como modelo de fe y caridad a la Santísima Virgen que, como criatura predilecta de Dios, se presenta ante los ojos de la creación como Madre de Cristo, de la Iglesia y Reina de la Paz. En la franja inferior aparece una leyenda en latín, “In quamcumque domun intraveritis primum dicite pax huic comui” (al entrar en cualquier casa, bendíganla antes diciendo: “la paz sea en esta casa”, texto extraído del Evangelio de San Lucas. “Esta es la llamada de Jesús a la Evangelización, que está establecida como fin de la Hermandad de la Paz, ya que sus miembros ejercen la labor de propagación del Evangelio trayendo consigo la paz”, asegura el comunicado emitido al efecto.

La naturaleza terrenal de la Virgen se presenta en el segundo cuerpo del diseño mediante diferentes elementos presentes en la naturaleza, en plata en su color, que circundan la diadema entre la franja inferior y la ráfaga de luz. Este segundo cuerpo se corona con sendas laureadas de olivo, en alusión a que la Virgen fue enaltecida por Dios como Reina del universo, con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo, Señor de señores y vencedor del pecado y de la muerte.

En el tercer cuerpo, en el centro de la diadema, aparece dentro de una hornacina una matrona rodeada de niños, una representación alegórica de la virtud teologal de la Caridad, por la que amamos a Dios sobre todas las cosas por Él mismo, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios. La matrona reconforta y alimenta a los pequeños, y éstos a su vez, alzan flameantes antorchas como símbolo de ardiente vínculo, fruto del ejercicio de esta virtud.

En la parte superior de la pieza aparece una ráfaga compuesta de rayos rectos a modo de haces de luz. El empleo del dorado en esta zona acentúa, estética y simbólicamente, que María Santísima es la “Llena de Gracia”, la mujer vestida de sol de la que nos habla el Apocalipsis, y coronada de doce estrellas, distribuidas en el perímetro de la pieza. En el centro, la cruz se impone triunfante como consecuencia del sacrificio en ella realizado por Nuestro Señor Jesucristo, que murió para la salvación del hombre y venció al pecado y a la muerte en su Sagrada Resurrección.

Los cultos extraordinarios

En otro orden de cosas, la Junta de Gobierno ha previsto un Besamenos Extraordinario el día 9 de octubre de 8:30 a 19:00 h. en la Capilla de la Concepción y un Solemne Triduo en la Santa Iglesia Catedral durante los días 11. 12 y 13 de octubre, a las 20:00 horas, con predicación de los siguientes oradores sagrados: el dia 11 Francisco Jesús Orozco Mengíbar, Obispo de Guadix, el dia 12 Juan José Asenjo Pelegrina, arzobispo emerito de Sevilla y el dia 13 Mario Iceta Gavicagogeascoa, arzobispo de Burgos. Finalmente, el 15 de octubre a las 17 horas, tendrá lugar la solemne Misa Estacional de Coronación Pontificia presidida por Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba, y concelebrada por el Cabildo Catedral de Córdoba, los Hermanos Capuchinos y el clero diocesano.

Los itinerarios

Cabe recordar que la corporación capuchina hacía público hace unas semanas el itinerario del traslado de su dolorosa a la Santa Iglesia Catedral prevista para el próximo 8 de octubre, así como de la procesión triunfal de regreso, del templo Mayor de la diócesis, una vez que la Virgen haya sido coronada por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.

El día del traslado de ida el cortejo saldrá de la Plaza de Capuchinos a las 18:30 y recorrerá un itinerario que discurrirá por C. Conde de Torres Cabrera, C. Ramírez de las Casas Deza, Plaza Cardenal Toledo, C. Carbonell y Morand, C. Alfonso XIII, C. Capitulares (Ayuntamiento), C. Diario Córdoba, C. San Fernando, Cruz del Rastro, Ronda de Isasa, Puerta del Puente (Arco del Triunfo), C. Torrico, C. Cardenal Herrero estando previsto que la Virgen llegue a la Catedral atravesando la Puerta del Perdón a las 21:30.

Una vez coronada el 15 de octubre, el cortejo se pondrá en la calle a las 20:30 horas y discurrirá por C. Cardenal Herrero, C. Judería, C. Deanes, C. Conde y Luque, Plaza Agrupación de Cofradías, C. Blanco Belmonte, C. Ángel de Saavedra, C Juan Valera, C. Santa Victoria, Plaza de Santa Victoria, Plaza de la Compañía, C. Duque de Hornachuelos, Plaza de las Tendillas, C. Claudio Marcelo, Capitulares Ayuntamiento (23:30 horas), C. San Pablo, Plaza de San Andrés, C. Hermanos López Diéguez, C. Conde y Luque, C. Enrique Redel, C. Santa Isabel, Plaza de Santa Marina, Plaza Conde de Priego, Pasaje de la Estrella, C. Isabel Losa, Jardines de Colón y C. Conde de Torres Cabrera. La hora prevista de llegada a la Plaza de Capuchinos serán las 04:00 horas.