Córdoba, Portada

La Sentencia descarta «extraoficialmente» salir de su nueva casa hermandad el próximo Lunes Santo

Un extremo que ha afectado al itinerario definido para el próximo Lunes Santo por otra Hermandad cordobesa, La Estrella, que hace años pretende modificar su itinerario de ida hacia la Carrera Oficial y tendrá que esperar a 2024 para hacerlo

El pasado mes de octubre la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía daba luz verde a la modificación de la ficha de la casa de la calle Saravia, 2, esquina con Barroso, adquirida por la parroquia de San Nicolás para convertirla en Casa Museo de la Hermandad de La Sentencia. Con este paso «se desbloqueaba finalmente» la situación, con lo que la hermandad podrá comenzar los trabajos de reforma en cuanto tenga en sus manos la licencia de obras que debe otorgarle el Ayuntamiento de Córdoba. El pasado 21 de diciembre, en las postrimerías del año 2022 y como un anticipado regalo de Navidad, la Gerencia Municipal de Urbanismo otorgaba su visto bueno a la modificación, tal y como confirmaban a Gente de Paz fuentes de la corporación del Lunes Santo que aclaraban que el expediente estaba a expensas de pasar por el trámite del Consejo de Gerencia y, posteriormente por el pleno del Ayuntamiento, para su definitivo espaldarazo.

Las mismas fuentes que aventuran, a menos de 80 días para el próximo Lunes Santo, que será prácticamente imposible que la cofradía cordobesa pueda realizar estación de penitencia desde este enclave en 2023, pese a que esa era la intención de la corporación, puesta de manifiesto en numerosas ocasiones. «Las fechas no dan», y pese a que se esperarán dos o tres semanas para adoptar una decisión oficial definitiva, parece una entelequia que la cofradía salga este año de otro sitio que no sea la Parroquia de San Nicolás desde donde la hermandad espera que, esta vez sí, se salga por última vez el próximo Lunes Santo. De hecho la junta de gobierno ha entregado a la Agrupación de Cofradías su itinerario y horario, indicando su salida desde el templo que es y seguirá siendo su sede canónica: San Nicolás por lo que, extraoficialmente, la hermandad ya ha descartado salir de su nueva casa hermandad el próximo Lunes Santo salvo un asombroso giro de los acontecimientos.

Un extremo que ha afectado al itinerario definido para el próximo Lunes Santo por otra Hermandad cordobesa, La Estrella, que hace años pretende modificar su itinerario de ida hacia la Carrera Oficial evitando los Jardines de la Agricultura (Los Patos) y accediendo por un recorrido mucho más directo. Un itinerario que ya planteaba la hermandad en los tiempos en los que Juan Rodríguez Aguilar era hermano mayor y que, hasta el momento, no se ha podido materializar y que discurriría, por Joaquín Sama Naharro y Gran Capitán, hasta la Iglesia de San Nicolás, para continuar por San Felipe, Plaza de Ramón y Cajal, Tesoro, Trinidad, Lope de Hoces, Puerta de Almodóvar, Doctor Fleming, Santos Mártires, Santa Teresa de Jornet y Ronda de Isasa. La salida de la Sentencia desde su nueva casa Hermandad permitirá que la Estrella plantee este nuevo itinerario de ida en 2024.

El inmueble de la calle Saravia pertenece al Plan Especial de Protección del Casco Histórico y, con esta «innovación» se ha pretendido, según ha señalado en una nota de prensa la delegada territorial de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, Cristina Casanueva, «tener un marco legal y de protección del patrimonio que ha salido a la luz tras las intervenciones arqueológicas realizadas». Casanueva ha añadido que la finalidad de esta acción es conseguir «la puesta en valor del edificio y su adecuación al uso no lucrativo como casa de hermandad».

La futura Casa Museo de la Hermandad de La Sentencia se ubicará en un inmueble del siglo XVI, cuya portada cuenta con elementos estructurales y formales que «se deben conservar y proteger». El delegado territorial de Turismo, Cultura y Deporte, Eduardo Lucena, ha apuntado que «las intervenciones arqueológicas realizadas señalan que el inmueble está vinculado en su origen a la fundación del hospital de San Jacinto, el que fue usado como iglesia, despacho de vinos y bodega durante varios siglos, para en el XIX modificar sus fachadas y transformarse en vivienda». Lucena ha apostillado que «a ese origen religioso debe su singularidad estructural primigenia, conformada fundamentalmente como una nave con cubierta de cerchas de madera sustentada sobre los muros perimetrales». El proyecto incluye la apertura de un puerta para que por ella puedan salir a la calle los dos pasos de la cofradía.

Recientes intervenciones arqueológicas han permitido datar las estructuras existentes en «un amplio abanico temporal», que va desde el último cuarto del siglo XVI al siglo XX. Por ello, «la modificación de la ficha de protección propuesta pretende poner en valor dicho edificio como elemento patrimonial recuperado y dar así cabida al nuevo uso al que se pretende destinar el inmueble, incorporándose en él todos los elementos arquitectónicos y patrimoniales de importancia que han visto la luz a raíz de las distintas intervenciones arqueológicas y de mantenimiento llevadas a cabo», ha resaltado el delegado.

Las modificaciones que se han realizado en la ficha del inmueble incluyen la identificación del mismo como Casa Plurifamiliar Antigua Iglesia del desaparecido hospital de San Jacinto, en lugar de casa patio. Además, se indica en su descripción que el patio interior es en planta primera y que la edificación procede de una estructura de una sola nave de uso religioso. La descripción del edificio también expone que la cubierta del mismo se presenta inclinada y con teja árabe en el cuerpo principal, aunque en la azotea es transitable en el interior.

Respecto a la conservación de elementos estructurales y formales, la nueva ficha amplía su número, ya que, de conservar únicamente sus fachadas, ahora se tendrán que proteger los elementos datados del siglo XVI, con recuperación del volumen interior de la nave de la iglesia. Asimismo, se deben conservar las fachadas. La de la calle Saravia, con recuperación de los elementos pertenecientes a la portada del siglo XVI; y la de la calle Barroso, que podrá modificar sus huecos, pudiendo suprimir la composición de la reforma realizada en el siglo XIX, aunque se indica la recomendación de usar recursos arquitectónicos que permitan la lectura del proceso histórico de transformación.