Cádiz

La Virgen de la Palma vela por los gaditanos como en 1755

En los tiempos que corren, muchos optamos por, además de cumplir a rajatabla las directrices gubernamentales, encomendarnos a nuestras devociones particulares para que alivien el paso de la epidemia lo mayor posible, y eviten mayores pérdidas humanas.

En Cádiz una de las grandes devociones es, sin duda, la de la Virgen de la Palma, residente en el popularísimo barrio de la Viña. La imagen mariana ha permanecido expuesta esta tarde a la entrada de la Parroquia de Nuestra Señora de la Palma, cuyas puertas estaban abiertas para todo aquel que pasara por el lugar, mientras el párroco rezaba el Santo Rosario.

Una forma de acercar a tan importante devoción a los vecinos gaditanos, ávidos del consuelo de sus imágenes titulares, sean de la Hermandad que sean, pero cuyo corazón seguro que aguarda un rincón de privilegio para la Virgen de la Palma.

Cabe recordar que en el año 1755 un maremoto asoló la ciudad de Cádiz, y Francisco Macías junto a fray Bernardo de Cádiz portaron el estandarte de la Virgen del Rosario y un crucifijo, deteniendo, según la leyenda, las olas del maremoto al decir las palabras «Hasta aquí y no más, Madre Mía». El crucifijo también se encontraba a las puertas del templo junto a la Palma.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen