Advertisements
Sevilla

La Virgen de los Dolores del Cerro saldrá en extraordinaria en septiembre de 2020

Los hermanos de la Hermandad de los Dolores del Cerro, reunidos en cabildo general, han aprobado la salida extraordinaria de la Virgen de los Dolores con motivo del setenta y cinco aniversario fundacional de la corporación en su condición letífica. La salida extraordinaria se celebrará en septiembre de 2020, concretamente el día 26, siempre y cuando obtenga el preceptivo beneplácito de Palacio. Además la hermandad celebrará entre otros cultos, una función solemne el 12 de marzo -día de aprobación de las primeras Reglas de la Hermandad-, un triduo doloroso durante los días 1, 2 y 3 de abril y un septenario glorioso del 13 al 19 de septiembre.

Cabe recordar que el Arzobispo de Sevilla, Monseñor Asenjo Pelegrina, concedió una solemne procesión de la bendita imagen de su Titular para el sábado 15 de septiembre de 2018, día de su festividad litúrgica. Dicha concesión tuvo en cuenta la petición formulada en tal sentido por el párroco, Alberto Tena, y contó con el refrendo del Consejo Episcopal de la Archidiócesis, subrayando con ella Monseñor Asenjo que “la devoción a la Titular de la Parroquia aglutina la fe de las gentes del barrio y, de una manera extraordinaria, ha contribuido a crear y fortalecer su identidad y su cohesión social”. Así, en tan significativa efeméride para la vida de la feligresía, la Archidiócesis de Sevilla ha querido poner este broche de oro a su conmemoración, bendiciendo con una procesión solemne de Nuestra Señora de los Dolores las calles del barrio del que es Madre, Reina y Patrona desde sus orígenes. La lluvia inoportuna frustró esta deseada salida.

Fue el 9 de noviembre de 1943 cuando el ya citado párroco Estanislao Sanmartín presentó ante el vicario general los Estatutos de la Hermandad Sacramental siendo aprobados por la Autoridad Eclesiástica por decreto de fecha 12 de marzo de 1945. Quedaba así erigida canónicamente la primera Hermandad de El Cerro del Águila, siendo su primer Hermano Mayor Félix Bernáldez Sierra. Desde su bendición el 6 de junio de 1926 la capilla citada anteriormente (conocida desde entonces en el barrio como «la capillita») estuvo presidida por una imagen de la Virgen que, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores, recibía la veneración de los fieles que, cada vez en mayor número, iban poblando El Cerro del Águila. Al parecer esta talla desapareció en 1936, en los sucesos previos a la Guerra Civil, siendo sustituida por una nueva imagen mariana al reabrirse de nuevo al culto la capilla. Lamentablemente, no se conoce ningún testimonio gráfico de ninguna de ambas imágenes.

A principios de 1943, ya constituida la parroquia, se adquirió en un pueblo la imagen de una santa que, remodelada por el escultor y tallista José Sanjuán Navarro, fue bendecida, ya como dolorosa, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores. La talla, que podemos contemplar junto a estas líneas, sustituyó a la anterior en la parroquia recién establecida y concitó en torno a ella la devoción de un grupo de feligreses que, a instancias del ya citado coadjutor Vicente Gómez Solera, comenzó a consagrar regularmente cultos en su honor organizando también cada año una procesión letífica en los días próximos a su festividad litúrgica. Esta imagen de la Santísima Virgen sería pues la titular de la parroquia desde su fundación hasta el 25 de septiembre de 1955, día en el que se bendijo la actual imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

Como se ha citado anteriormente, el grupo de feligreses que rendía culto a Nuestra Señora de los Dolores contó desde sus inicios con el apoyo del coadjutor Vicente Gómez Solera, principal impulsor de la piedad popular en el barrio, llegando a solicitar su constitución canónica el 30 de mayo de 1945. Aunque por avatares del destino ésta no resultó decretada hasta el 20 de junio de 1955, ello no supuso impedimento alguno para que actuase como Hermandad de hecho desde sus inicios en el citado año de 1945 ya que, aún no teniendo reconocida personalidad jurídica, disponía de un censo de hermanos, elegía regularmente a su junta de gobierno, realizaba el cobro de las cuotas y participaba de pleno derecho en la vida de la comunidad parroquial, siendo así reconocida tanto por los diferentes párrocos que en esos años rigieron la Parroquia como por la Hermandad Sacramental, corporación ésta que llegó incluso a tratar de fusionarse con ella en 1950.


Fuente documental | Hermandad del Cerro

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies