Cruce de gallardetes, Opinión

Las Cofradías escudo frente a Halloween

Querido lector de cruce de gallardetes:

Sé, que nuestras Cofradías y Hermandades ya realizan diferentes actividades de formación a lo largo de todo el año. Sé, que no podemos aprovecharnos del poder de convocatoria de las mismas y sobrecargarlas, sé que son escudo en esta sociedad tan secularizada que nos rodea y sé, que vosotros también lo sabéis, pues estáis bastantes implicados con nuestras corporaciones.

Pero en estos días, en los que vemos como cada vez más niños y mayores, se dejan arrastrar por la celebración de Halloween y lo ven ya como algo natural, yo, sinceramente, me pongo negro al ver cómo hemos dado por perdida esta batalla cultural. Poco a poco nos fueron ganando sitio y es hasta asombroso, el ver como en localidades en las que el carnaval no tiene ningún arraigo y no se ve nadie disfrazado en esos días, por el contrario en estos, vemos infinidades de calaveras, esqueletos y vampiros deambulando por la calle.

Creo que las Cofradías y Hermandades, podríamos jugar un papel fundamental frente a esta celebración extranjera. En mi opinión, sería adecuado, que desde las vocalías de cultos, se citara a los hermanos a rezar por el alma de los difuntos en los cementerios o ante las imágenes, que se hicieran jornadas de convivencia compartiendo la gastronomía típica de estos días y que se fomentara el rezo por todos aquellos que nadie lo hace. Aparte de vestir a nuestras dolorosas de luto (lo cual merece otro artículo visto lo visto), las Cofradías deberíamos de centrar nuestros esfuerzos en los niños, adolescentes y jóvenes ¿Cómo? Pues hablándole de lo que celebramos en estos días: explicándole por un lado la importancia de rezar por nuestros difuntos y por otro lado, haciéndoles ver que la santidad está al alcance de todos nosotros. El ejemplo de los santos sería muy válido para ello, dibujándolos, viendo dibujos animados e incluso disfrazándose de los mismos.

Ideas tenemos a borbotones, seguro que a vosotros se os ocurren muchas más, por ello, no bajemos los brazos y desde nuestras corporaciones, hagamos escudo a Halloween.