Andalucía, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Las mujeres cofrades alzan la voz: «Está más que demostrado que las mujeres pueden ocupar cualquier cargo o hacer frente a cualquier aspecto en todos los ámbitos»

Que el papel de la mujer en todos los ámbitos relacionados con la Semana Santa ha ido tomando cada vez más importancia con el paso de las décadas y los años es, afortunadamente, un hecho incuestionable.

Cada vez son más mujeres las que, de un modo u otro -cada cual elige de qué manera-, toman parte activa en el orbe cofrade desde sus respectivas perspectivas, no dudando en ostentar cargos y puestos que, históricamente, han sido ejercidos por hombres. La mujer está cada vez más presente en todas y cada una de las vertientes de la Semana Santa, aportando sus bonhomías a un mundillo que, no cabe duda, es más rico con la vertiente femenina.

Hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, desde este medio hemos querido darle voz a distintas mujeres cofrades de muy diversos ámbitos relacionados con las hermandades. Pintoras, pregoneras, vestidoras, miembros de junta de gobierno, costaleras, capataces, componentes de bandas, directoras de formaciones musicales, periodistas, fotógrafas, imagineras y, en general, cofrades, nos han atendido para ofrecer su visión sobre el papel de la mujer en la Semana Santa en la actualidad.

Nuria Barrera es licenciada en Bellas Artes, con especial proliferación en el ámbito pictórico. Amadora Mercado es directora de la Sociedad Filarmónica de la Oliva de Salteras. Olga Caballero es la actual presidenta de la Agrupación de Cofradías de Córdoba, y ha ejercido diversos cargos en la Hermandad de la Esperanza, entre ellos, el de Hermana Mayor. Otra cordobesa, María Amaro, es vice-secretaria de la Hermandad de la Presentación al Pueblo. Nuestra redactora Raquel Medina, ha sido miembro de la junta de gobierno de la Hermandad del Rocío de Córdoba y pregonera de la Romería de la corporación. Lourdes Hernández es imaginera nacida en el sevillano barrio de Triana. Cristina Calzado toca el bombardino en la A.M. Humildad de Lebrija. Aída Jiménez, además de componente de la B.C.T. Gran Poder de Granada, es costalera del Sagrado Corazón. Soraya Soriano, natural de Linares, es fotógrafa y colaboradora del medio La Levantá, y ha sido costalera, miembro de junta de gobierno y de bandas cofrades. Claudia Frigolet, además de hermana de la Cofradía de la Flagelación de La Línea de la Concepción, también es contraguía del paso de palio de la Virgen de la Salud linense, que es portada por mujeres. Una de esas mujeres encargadas de llevar sobre sus hombros a la dolorosa de Hernández León es María Peña Soldevilla. Otra mujer natural de La Línea, Marta Gutiérrez, es vestidora de la Virgen de la Estrella y, además, pregonó la Semana Santa linense en el año 2012, entre otras exaltaciones en la ciudad gaditana. Marina Muñoz es restauradora y dueña de la empresa Sila Restauración. A todas ellas, gracias por ser la voz de miles de mujeres que han sido, son y serán, pasado, presente y futuro de nuestra Semana Santa.

  • ¿Qué papel juegan las mujeres en el orbe cofrade en la actualidad?

Nuria Barrera cree que «un papel muy activo, no sólo de cara a la galería sino también interiormente. De manera anónima por y para la Hermandad, detrás de cada padre, hijo, marido… hay una mujer que contribuye y aporta con su amor y dedicación, al desarrollo y crecimiento de la misma. En silencio y de manera anónima. Por otro lado con rostro y nombre mujeres artesanas y artistas así como miembros de junta que dan lo mejor de sí para engrandecer el mundo de las cofradías.»

Marina Muñoz reconoce que «cada vez estamos más al día en la vida diaria de las hermandades, tanto desde dentro como desde fuera. Hay mayor número de mujeres en juntas de gobierno, en profesiones relacionadas con todo este mundo, por ejemplo, en mi campo, en la restauración, la mayoría de las profesionales somos mujeres.«

«Hay mayor número de mujeres en juntas de gobierno, en profesiones relacionadas con todo este mundo, por ejemplo, en mi campo, en la restauración, la mayoría de las profesionales somos mujeres«

Marina Muñoz

Otra mujer linense, Claudia Frigolet, señala que el papel de la mujer es «‌el mismo que pueda tener cualquier hombre, ya que, a día de hoy, en este mundo no creo que haya diferencias por cuestión de sexo.«

En palabras de Olga Caballero, las mujeres juegan un papel «en el mundo Cofrade, en general muy bueno y refiriéndonos a Córdoba, especialmente muy igualados, están desempeñando cargos importantes en sus hermandades, sobre todo en estos últimos años«

Olga Caballero, presidenta de la Agrupación de Cofradías de Córdoba

Nuestra compañera Raquel Medina expresa que «el papel sigue siendo el mismo y diferente. Digo el mismo porque mi madre sigue haciendo lo mismo que hacía antes, pero diferente porque cada nueva generación ha ido logrando pasos en este mundo. En mi casa nunca se ha vivido una Semana Santa o un Rocío de hombres o de mujeres. Cuando había que arrimar el hombro, allí estábamos todos. Mi padre ostentó el cargo de prioste de palio muchos años, antes de ayudante, y yo, al salir de mis ensayos de baile me acercaba al montaje, y jamás me dijeron no hagas esto o lo otro por el mero hecho de ser mujer. Ni él ni su predecesor. En las cruces de mayo mi padre, junto a otros tantos, le encantaba estar en la cocina y no en la barra, el lugar donde se suponía que debían estar los hombres y no las mujeres. Y sin embargo a mí me encantaba la barra.«

«En mi casa nunca se ha vivido una Semana Santa o un Rocío de hombres o de mujeres. Cuando había que arrimar el hombro, allí estábamos todos«

Raquel Medina

Amadora Mercado afirma que «en el ámbito musical, la mujer juega el mismo papel que un hombre en la mayoría de los casos o bandas. Si bien es cierto, en el mundo de la dirección hay más hombres que mujeres, pero por cuestiones generales y no expresamente del entorno cofrade

Amadora Mercado, directora de la Sociedad Filarmónica de la Oliva de Salteras

Por su parte, Aída Jiménez reconoce que «en la actualidad creo que tenemos un papel mucho más importante gracias a todas aquellas mujeres que antes que nosotras vinieron abriendo paso en el mundo cofrade. Ahora las mujeres somos costaleras, vestidoras, bordadoras de muchos talleres de Andalucía, componentes de diferentes bandas andaluzas e incluso hermanas mayores.«

Con respecto a esta cuestión, Marta Gutiérrez expresa que «en mi humilde opinión creo que, al menos en nuestra ciudad -La Línea-, las mujeres estamos plenamente integradas en las Hermandades. Ejemplo bien visible de esto es que hay mujeres que salen de nazarenas, portan ciriales e incensarios, tienen todo tipo de cargos dentro de sus juntas de gobierno, son vestidoras, bordadoras, camaristas, costaleras o capataces. Quizás en otras ciudades esta presencia se produzca más tímidamente pero confío que la voluntad y empeño de las mujeres en querer alcanzar dichas responsabilidades las lleve a alcanzarlas si es lo que realmente desean

Marta Gutiérrez, pregonera de la Semana santa de La Línea y vestidora de la Estrella

La cordobesa María Amaro afirma la evolución del papel de la mujer «puesto que se ha pasado de no dejarlas formar parte de las mismas a hacerlo, pero en primera instancia en las labores de cuidado, limpieza de enseres, bolsas de Caridad, camareras o vestidoras de la Virgen. Actualmente se ha logrado dar un paso más, dotándoles cada vez de más presencia en las Juntas de Gobierno, incluso llega haber casos de hermanas mayores, costaleras, capataces, acólitas, miembros de las bandas de música, etc

Sobre el papel de la mujer, Soraya Soriano sostiene que «las mujeres desde siempre hemos tenido un papel fundamental en el orbe cofrade al igual que los hombres, eso sí, siempre y cuando, en el pasado, la mujer estuviera en la retaguardia aconsejando desde la sombra. Ahora bien, con el paso de los años y el empoderamiento del género femenino pudimos optar a salir de la sombra y tomar parte con voz propia en el ámbito cofrade. Claro ejemplo son aquellas grandes mujeres que forman parte de la historia inmaterial de la Semana Santa como por ejemplo grandes escultoras, orfebres, bordadoras, solistas, capataces, camareras, hermanas mayores, directoras musicales… Poco a poco fuimos saliendo de donde se nos había encasillado por el mero hecho de nacer mujeres, solo podíamos optar a ser camareras de nuestras imágenes devocionales o ayudantes de bordado y, sinceramente, eso es algo demasiado triste.«

«Poco a poco fuimos saliendo de donde se nos había encasillado por el mero hecho de nacer mujeres«

Soraya Soriano

María Peña Soldevilla expresa que «juega un papel que antes era impensable que jugara, pienso que en ocasiones nadie es imprescindible pero en el orbe cofrade cada día lo es más, igual que los hombres«

Lourdes Hernández opina al respecto que juegan un papel «cada vez mayor, el papel dentro de la sociedad cofrade se está equiparando al masculino, si bien es cierto que no en todos los sectores, como capataces o costaleros y dependiendo de la ciudad o población

Lourdes Hernández, imaginera y restauradora

Cristina Calzado, en cuanto al papel de las mujeres, reconoce que «actualmente para entender el papel que juega una mujer en este ámbito, hay que echar la vista atrás para entender lo que hoy se ve con normalidad, entonces se ve como un logro hasta el día de hoy. Después de mucho tiempo la mujer hoy en día ya participan en procesiones, ya sea como nazarenas, componentes de bandas de música, etc… Cosa que antes era inimaginable

«Después de mucho tiempo la mujer hoy en día ya participan en procesiones, ya sea como nazarenas, componentes de bandas de música, etc… Cosa que antes era inimaginable

Cristina Calzado
  • ¿Consideras que el papel de la mujer ya es el que debe ser en el ámbito cofrade, o aún quedan pasos por seguir dando? ¿En qué puede avanzar aún la mujer en la Semana Santa?

Marta Gutiérrez manifiesta que «supongo que siempre se puede avanzar más. No, no es avanzar la palabra adecuada, lo que realmente quiero decir es que siempre se puede mejorar, de esta manera aunque las mujeres ejerzan diferentes y muy variados cargos o facetas a lo que se debe aspirar es, al igual que el hombre cofrade a realizarlo mejor, con más devoción, con más caridad (en el más amplio sentido de la palabra) y más responsabilidad cristiana. De nada sirve llegar para decir he llegado si no se deja una huella, si no se tiene un objetivo más allá de la consecución de una meta.«

«De nada sirve llegar para decir he llegado si no se deja una huella, si no se tiene un objetivo más allá de la consecución de una meta.«

Marta Gutiérrez

En palabras de Nuria Barrera, «pienso que sigue siendo menospreciada. Un mundo bastante cerrado y reacio a que una mujer sea cabeza de hermandades, cargos potentes en las juntas de gobierno o en consejos o agrupaciones de hermandades.» La artista sevillana añade en este sentido que la mujer «ha dado un gran paso y quizás pueda estar más al frente de hermandades, como miembro de junta o hermana mayor. Personalmente vengo de una localidad en la que la mujer desempeña en el mundo de las cofradías un gran papel, Carmona. Llegando a tener tres hermanas mayores de ocho hermandades de Penitencia. Siendo además actualmente hermana mayor la de la Patrona, la Virgen de Gracia.«

Nuria Barrera, pintora

«Pienso que sigue siendo menospreciada. Un mundo bastante cerrado y reacio a que una mujer sea cabeza de hermandades, cargos potentes en las juntas de gobierno o en consejos o agrupaciones de hermandades«

Nuria Barrera

Amadora Mercado, por su parte, piensa que «siempre se puede seguir avanzando en cualquier aspecto, tanto hombres como mujeres. Quizás sería interesante y enriquecedor la presencia de más mujeres al frente de las bandas y de compositoras que aporten repertorio de calidad a nuestro catálogo cofrade.«

En torno a este asunto, Olga Caballero expresa que «en la vida, todos los días se aprende algo nuevo igual pasa en este mundo. Ciertamente en cargos fuertes no están igualadas, pero poco a poco la tendencia será mayor.» En cuanto a en qué puede avanzar aún la mujer en el orbe cofrade, manifiesta que «continuando con su trabajo, su responsabilidad, su seriedad, su madurez, para demostrar su validez y su compromiso en este mundo cofrade«.

Sobre el papel de la mujer, María Amaro cita «la afirmación de Clara Campoamor “no somos iguales, pero deberíamos ser equivalentes” para responder a esta pregunta. Considero que el papel de la mujer no ha llegado a un nivel equivalente al del hombre. Aún en pleno siglo XXI sigue habiendo esos prejuicios hacia las mujeres, los cuales si no se abordan desde ya, no se podrá cambiar el relato cultural a las generaciones venideras. Por suerte, en nuestra ciudad, se puede contar los ejemplos de mujeres que llegan a ser hermanas mayores de sus respectivas Cofradías y a otros cargos de las mismas, aunque el número sea poco notorio. Resaltar el hecho histórico ocurrido en mi ciudad -Córdoba- en el año 2020, Olga Caballero fue proclamada la primera Presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, esto da que reflexionar porque los avances se dan pero de forma ralentizada. Si la sociedad evoluciona, el mundo cofrade también ha de hacerlo, más aún cuando la palabra cofrade carece de género. Pienso que hay que animar a las mujeres a llegar a los altos cargos ya que casi el 97% de la totalidad de Hermandades están presididas por hombres, aunque es cierto que no se le priva a la mujer poder acceder a ese cargo, aunque si no existe un gran precedente de mujeres, un número considerable, es complicado que surja el interés por llegar a ese cargo, incluso la mirada hacia el no progreso en este aspecto. Las mujeres están igualmente formadas que los hombres para poder optar a altos cargos como Hermana Mayor, Tesorera, Secretaria, Diputada Mayor de Gobierno,… es cierto que no todo el mundo vale, pero lo que no da lugar a dudas es que se le debe otorgar la posibilidad a cualquier persona, independientemente del género.«

«Considero que el papel de la mujer no ha llegado a un nivel equivalente al del hombre. Aún en pleno siglo XXI sigue habiendo esos prejuicios hacia las mujeres«

María Amaro

Soraya Soriano, a su vez, opina que «aún nos quedan muchísimos pasos que seguir andando para que la mujer esté integrada en el mundo cofrade al cien por cien. Aquellas mentalidades anticuadas y rancias tienen que quedar de una vez olvidadas y mirar hacia un futuro donde la mujer y el hombre están a la misma altura. La mujer, hoy en día, ya toma partido en casi la totalidad de todos los «puestos cofrades» por llamarlo de alguna forma que existen en nuestra Semana Santa pero nunca les va a faltar un crítica destructiva, miradas de desaprobación o comentarios ofensivos. Obviamente, suceden siempre a la espalda de la susodicha o en ese portal de anonimato como es internet donde se vierte la bilis de mentes aún encorsetadas con pensamientos totalmente misóginos«

«Quizás sería interesante y enriquecedor la presencia de más mujeres al frente de las bandas y de compositoras que aporten repertorio de calidad a nuestro catálogo cofrade«

Amadora Mercado

Claudia Frigolet cree que «en mi ciudad -La Línea de la Concepción- hemos conseguido que la mujer pueda estar presente en todos los ámbitos de nuestra semana santa. Aquí tenemos nazarenas, mujeres capataces, hermanas mayores, bordadoras, mujeres integradas en juntas de gobiernos, vestidoras, pregoneras,etc… Lo único que nos queda es tener una presidenta del consejo local de hermandades y cofradías, pero, con el tiempo, seguro que llegará

En respuesta a esta pregunta, Marina Muñoz cree «que estamos actualizados en este tema teniendo en cuenta que antaño las mujeres no podíamos salir en cofradía o era en tramos separados de los hombres, aunque sí es cierto que en ocasiones sigue llamando la atención que sea una hermana mayor o por ejemplo cuando se conocen cuadrillas completas de mujeres bajo los pasos. Quizás deberíamos dejar un poco más de paso a mujeres en altos cargos, no solo en relación al mundo cofrade, sino en todo los demás.«

En torno a esta cuestión, Lourdes Hernández reconoce que «evidentemente no es el que debiera ser, todavía queda camino por recorrer«, añadiendo que aún puede avanzar «en puestos de juntas con mayor poder de decisión, en la participación activa en todos los ámbitos de una cofradía«.

Raquel Medina expresa que «es una pregunta que a día de hoy me sigo haciendo. Es verdad que, en la actualidad nadie se asombra de ver a una mujer ostentando cargos de responsabilidad en el mundo de las Hermandades o debajo de un paso. Ya se quedó atrás el mero papel de hermana de cuota, pero creo que en otros muchos aspectos se debe seguir, no luchando, no me gusta esa palabra, pero sí trabajando para que no se vea algo tan chocante. Pero en líneas generales creo que, a día de hoy, la mujer está plenamente integrada en el día a día de este mundo

«En líneas generales creo que, a día de hoy, la mujer está plenamente integrada en el día a día de este mundo«

Raquel Medina

La sevillana Cristina Calzado cree «que hoy en día la mujer tiene su sitio en el mundo cofrade. A la vista está, que hay mujeres imagineras, músicos, costaleras, cargos de directivas en hermandades…«

Cristina Calzado, bombardino de la A.M. Humildad de Lebrija

Aída Jiménez, por su parte, opina que «creo que hemos logrado cosas que hace décadas no eran posibles, pero creo que aún quedan muchos muros por derribar.» En cuanto a lo que puede avanzar la mujer, sostiene que «en seguir luchando por tener el mismo derecho que el hombre a la hora de ser costaleras, aún hay muchos sitios donde por el hecho de ser mujer no puedes ser costalera y creo que hemos demostrado que tenemos las mismas capacidades que cualquier costalero

Desde el punto de vista de María Peña Soldevilla «aún queda que seguir dando pasos. Pueden avanzar, tan fácil como que puedan llegar a ver con los mismos ojos a una mujer costalera como a un hombre«

  • Desde que comenzaste en el ámbito de la Semana Santa, ¿te han puesto algún tipo de traba por el mero hecho de ser mujer?

Raquel Medina afirma rotundamente: «¡claro! Y aún hoy pueden colear algunos de mis actos. Pero gracias a Dios, no todas las personas son iguales y muchas mujeres pudieron cumplir un sueño. A día de hoy se perdió por lo que trabajamos en un momento dado, pero entiendo que si no se sigue haciendo es porque los que deben promoverlo no quieren porque creen que la mujer o cualquier otra persona no tiene ese derecho. Pero vamos, en pocos momentos de mi vida me han puesto trabas y siempre han sido las mismas personas. No puedo generalizar porque no lo he vivido como un trauma, al contrario, más esfuerzo he puesto en las cosas. Lo que más me ha dolido es que por mis actos perjudicaron o hicieron feos a los de mi alrededor. Pero es algo con lo que tendrán que vivir esas personas en su conciencia.«

Raquel Medina, ex-miembro de la junta de la Hdad. del Rocío de Córdoba y redactora de Gente de Paz

Aída Jiménez también ha encontrado trabas «pero repito lo dicho anteriormente, poco a poco tengo la esperanza de que no nos pongan trabas ni nos cierren puertas por ser mujeres.«

María Peña Soldevilla, por su parte, revela que «trabas no, comentarios que te hacen sentir inferior y menospreciada por ser mujer sí.» Por su parte, María Amaro reconoce que «siempre existen trabas implícitas en los quehaceres diarios de las hermandades, pero afortunadamente estoy en una cofradía en la que me he encontrado las puertas abiertas, en la que poder realizarme como cofrade y dónde puedo poner a disposición de los demás hermanos mis conocimientos y mis cualidades humanas.«.

Creo que hemos logrado cosas que hace décadas no eran posibles, pero creo que aún quedan muchos muros por derribar«

Aída Jiménez

En relación a las trabas que se ha encontrado durante su carrera, Lourdes Hernández sostiene que «sí claro, hay que tener en cuenta que yo empecé 29 años atrás, ha cambiado mucho la sociedad en estos años y la visión de la mujer en el ámbito cofrade, lo importante es que ha cambiado la visión del hombre cofrade con respecto a la mujer, pero también de la mujer hacia la mujer. Y esto es muy importante

Soraya Soriano, en este sentido, apunta que «quizás no me han hecho comentarios directamente hacia mi persona pero sí que es verdad que en algunos ámbitos y según en qué lugares recibes miradas de desaprobación, cuchicheos y miradas por encima del hombro. Nunca me he parado a espetar esos gestos porque yo voy a lo mío y no busco problemas con nadie, bien es cierto que esas situaciones incomodan y me hacen preguntarme muchas cosas como, por ejemplo: ¿de verdad, aún en el año que estoy tengo que seguir aguantando esto?«

La fotógrafa Soraya Soriano

Marina Muñoz recuerda que su «andanza cofrade, como la de muchos, empezó casi cuando nací, por lo que anécdotas hay muchas, pero en comparación siempre son muchas más las buenas que las malas. Solo me gustaría recalcar que, por mucho que a cualquiera de nosotras nos haya dejado un sabor agridulce en la boca algún comentario, algún impedimento, cualquier aspecto negativo, no dejemos de lado nuestra fe y relación con lo representado por causa de quienes lo representan.«

En cambio, Marta Gutiérrez niega haberse encontrado trabas por ser mujer: «la verdad es que no. Yo fui la primera mujer en ser miembro de la Junta de Gobierno de mi hermandad, la primera mujer en dar la Exaltación de mi Virgen de La Estrella, la primera mujer en dar el pregón de nuestra Semana Santa y la primera mujer en formar parte de la Tertulia Cofrade “Bajo Palio” pero sinceramente muchas de esas primeras veces no fueron por decisión propia sino por designación. Sí es verdad que cuando quise formar parte de la Junta de Flagelación y Estrella y de la Tertulia simplemente tuve que solicitarlo y en ambos casos la acogida fue estupenda. Y cuando me han preguntado qué he sentido por ser la primera mujer en algo, he contestado con total sinceridad que no era algo que me enorgulleciera especialmente. Lo que sí me ha encantado es que otras mujeres hayan lo hayan hecho después de mí, ya que había sobradas razones para ello

Claudia Frigolet expresa en esta misma dirección que no haber encontrado trabas: «al revés, todo han sido facilidades. En nuestra ciudad -La Línea- las mujeres estamos totalmente integradas y sin ningún tipo de discriminación

«Lo importante es que ha cambiado la visión del hombre cofrade con respecto a la mujer, pero también de la mujer hacia la mujer«

Lourdes Hernández

Al igual sucede con Nuria Barrera, que expresa que «personalmente no he vivido ninguna experiencia negativa. Todo lo contrario. Mi trabajo me ha permitido vivir experiencias y momentos que me animan a seguir dando todo por nuestra Semana Mayor.» Lo mismo sucede con Amadora Mercado, que afirma que «personalmente, nunca he tenido ningún problema.«

En esta dirección se manifiesta Olga Caballero, quien reconoce que «jamás. Todo lo contrario, siempre he sido ayudada, respetada, y reconocida en los diferentes cargos que he obtenido a lo largo de mi trayectoria cofrade«. De igual forma, Cristina Calzado manifiesta que «a mi personalmente no me han puesto ninguna traba, actualmente soy componente a la Agrupación Musical Ntro, Padre Jesús de la Humildad de Lebrija, y me siento integrada perfectamente, todos somos iguales sin importar el género.«

  • ¿Cómo crees que ha evolucionado el mundo cofrade con respecto a la valoración de la mujer?

La directora de la Oliva de Salteras, Amadora Mercado, reconoce que «por suerte, en cualquier asunto la valoración de la mujer ha evolucionado positivamente.» En este sentido, Cristina Calzado afirma que «hemos avanzado muy bien, como bien he dicho antes, hay que mirar muchos siglos atrás para entender el papel de la mujer hoy en día y todo lo que se ha avanzado

María Peña Soldevilla afirma que «la evolución ha sido favorable y esperemos que siga siendo dado el siglo y año en el que vivimos«. Soraya Soriano, en esta misma línea, reconoce que «el mundo cofrade ha evolucionado aunque queda muchísimo trabajo por hacer y muchos puentes que cruzar. Cabe destacar que hasta hace pocos años hermandades señeras no permitían en sus filas a hermanas nazarenas y, poco a poco, esa mentalidad va cambiando. Ha evolucionado con pequeños pasos de aquellas mujeres que nos precedieron y lucharon por poder tener los mismos cargos que los hombres, gracias a la labor de aquellas mujeres, hoy, podemos seguir sus pasos y concluir lo que ellas empezaron. Terminaremos de dar el gran paso y de «normalizar» a la mujer dentro del mundo cofrade cuando dejemos de escuchar comentarios desaprobatorios en contra de la mujer o, como he mencionado antes, esos gestos incómodos que aún siguen sucediendo.«

María Peña Soldevilla, costalera del palio de la Salud de La Línea

La presidenta de la Agrupación de Cofradías de Córdoba, Olga Caballero, también piensa que ha evolucionado «muchísimo, recuerdo que no hace mucho por estatutos incluso estaban vetadas en algunas ciudades de España. Y hoy día si me apuras en las listas de hermanos casi hay más mujeres en algunas Hermandades y con cargos importantes«

«Recuerdo que no hace mucho por estatutos incluso estaban vetadas en algunas ciudades de España. Y hoy día si me apuras en las listas de hermanos casi hay más mujeres en algunas Hermandades y con cargos importantes«

Olga Caballero

Respondiendo a esta cuestión, Nuria Barrera manifiesta que «aunque a un ritmo lento, poco a poco la mujer consigue estar al frente, no sólo en un taller o labores internas de la hermandad, sino perteneciendo a juntas de gobierno y artísticamente aportando excelentes trabajos. O en algo tan sencillo como poder hacer estación de penitencia con su hermandad, ya sea de nazareno o acólito.«

Claudia Frigolet manifiesta que «ha habido muchos avances en los últimos 30 años. Pero todavía hay algunos sitios donde la mujer no tiene la misma consideración que los hombres. Aunque yo creo que en poco tiempo eso se superará.«

«Todavía hay algunos sitios donde la mujer no tiene la misma consideración que los hombres. Aunque yo creo que en poco tiempo eso se superará«

Claudia Frigolet

Claudia Frigolet, contraguía del palio de la Salud de La Línea

Raquel Medina sostiene que «habrá de todo, como te he dicho anteriormente. Habrá a quien le guste la evolución y habrá a quien no. Ya se sabe que en la viña del Señor tiene que haber de todo. Pero en general creo que es positiva. Cada vez hay más mujeres que dan el paso para ostentar un cargo de responsabilidad y cada vez se cuenta más con ellas

Sobre los avances en cuanto a cómo se valora a la mujer en el orbe cofrade, Marina Muñoz reconoce que «solo hace falta mirar hacia atrás para ver que se ha avanzado mucho, sobre todo en los últimos años, como comenté antes, las mujeres tenemos más presencia en la vida diaria de las hermandades. Tenemos numerosas juntas con mujeres no solo en cargos sino también como cabezas de las hermandades.«

Respondiendo a esta cuestión, Marta Gutiérrez opina «que las mujeres han ido ganando terreno en el mundo cofrade por hacer un trabajo comprometido, constante, algo que ya desde antiguo se venía haciendo pero desde lugares con menos visibilidad. Eso posiblemente haya hecho que nuestra valoración de las mujeres en cargos de responsabilidad dentro de las hermandades sea más positiva. Lo interesante sería que llegara el día en que se valore ese trabajo sin pensar que está realizado por mujeres sino por cofrades. Eso es lo que yo al menos me siento: cofrade«. Lourdes Hernández, por su parte, afirma rotundamente que sí ha evolucionado el mundo cofrade en cuanto a la valoración de la figura femenina «positivamente«.

En torno a esta cuestión, Aída Jiménez expresa que «en la actualidad se nos valora de manera mucho más positiva, tenemos unas hermandades que están dispuestas a trabajar con nosotras de manera incondicional, unos cuerpos de capataces que dan todo por nosotras y que confían en el trabajo de la mujer y en las bandas se nos da el mismo trato que a cualquier compañero.«

María Amaro cree que «ha mejorado bastante si cogemos como punto de partida la Semana Santa de la década de los 2000. Un dato curioso es que en 2004 seguía habiendo Hermandades que aún no admitían a mujeres en sus cortejos de nazarenos. Cada vez se va teniendo más presente a la mujer en las hermandades, cada vez ostentan cargos de responsabilidad en juntas de gobierno y en cargos en los que antes estaban ocupados por hombres, aunque sigue habiendo parte del mundo cofrade que se muestra reacio al cambio.«

María Amaro, vice-secretaria de la Hdad. de la Presentación al Pueblo de Córdoba

«Cada vez se va teniendo más presente a la mujer en las hermandades, cada vez ostentan cargos de responsabilidad en juntas de gobierno y en cargos en los que antes estaban ocupados por hombres«

María Amaro
  • Hay quien todavía sostiene que hay aspectos en el mundo de las cofradías que deben estar reservados a los hombres, ¿qué opinión te merecen este tipo de argumentos?

Raquel Medina se pregunta: «¿qué aspectos? No creo que haya aspectos reservados sólo para hombres. ¿Es por tradición? Pues muy bien, que digan eso, pero no por otros motivos. En mi Hermandad del Rocío, por ejemplo, tenemos a una mujer en el cargo de Alcalde de Carretas, el máximo responsable de la Hermandad cuando está fuera, sobre todo durante la Romería. Fue un shock para muchas personas, pero pregunten a quienes hacen el camino, nadie podrá hablar mal de su trabajo, que tradicionalmente había sido realizado por hombres. Ellas y sus ayudantes, hombres y mujeres, han superado con creces su labor. Por eso digo, que la tradición es un hándicap, pero no algo estático que no pueda moverse. La mujer y el hombre son iguales. Ni uno más, ni uno menos. Iguales. Y para que todo funcione se debe buscar el mejor en cada ámbito que conforma el mundo de las Hermandades independientemente de su sexo

«No creo que haya aspectos reservados sólo para hombres. ¿Es por tradición? Pues muy bien, que digan eso, pero no por otros motivos«

Raquel Medina

«A esto me refería con los comentarios o acciones que te pueden dejar un sabor agridulce«, apunta Marina Muñoz. De igual forma, añade que «por desgracia he sufrido de discriminación por esta razón, aunque solo fue una vez, y lo cierto es que aún a día de hoy no consigo entender por qué se permite a personas que tienen este tipo de parecer tener la voz cantante en la toma de decisiones. Tenemos que ser conscientes de que la sociedad ha cambiado muchísimo, que tanto mujeres como hombres podemos desempeñar cualquier tipo de trabajo.«

La restauradora linense Marina Muñoz

«Tenemos que ser conscientes de que la sociedad ha cambiado muchísimo, que tanto mujeres como hombres podemos desempeñar cualquier tipo de trabajo«

Marina Muñoz

La cordobesa María Amaro reconoce que «hay que aprender mucho de las Hermandades de Málaga, la pongo en referencia porque están en niveles superiores al resto de ciudades en cuanto a igualdad se refiere. Hay mucho que cambiar todavía y se hace lento porque los cambios siempre dan miedo.«

En torno a este asunto, Claudia Frigolet apunta que «no tiene ningún sentido, ni ninguna razón de peso que lo sostenga. Yo creo que cualquier mujer puede hacerlo igual de bien que los hombres en cualquier campo de la Semana Santa.«

«Cualquier mujer puede hacerlo igual de bien que los hombres en cualquier campo de la Semana Santa.»

Claudia Frigolet

Nuria Barrera, por su parte, opina que «si hablamos de determinadas facetas, refiriéndome al mundo del costal y el martillo, comparto esa opinión. Hay mucho trabajo y dedicación en una Hermandad, teniendo cabida hombres y mujeres que engrandecen la misma«.

María Peña Soldevilla responde a esta cuestión de forma tajante: «a palabras necias oídos sordos, a día de hoy está demostrado que una mujer es capaz de ponerse su faja, sus zapatillas, su costal y en caso de varales meter hombro y hacer su estación de penitencia tanto con palio o misterio o desempeñar cualquier función en una cofradía, no olvidemos que esto trata de fe, devoción y estamos todos unidos por una misma causa

«A día de hoy está demostrado que una mujer es capaz de ponerse su faja, sus zapatillas, su costal y en caso de varales meter hombro y hacer su estación de penitencia tanto con palio o misterio o desempeñar cualquier función en una cofradía«

María Peña Soldevilla

Amadora Mercado califica este tipo de argumentos como «desafortunados, retrógrados e inaceptables. Creo que ya está más que demostrado que las mujeres pueden ocupar cualquier cargo o hacer frente a cualquier aspecto en todos los ámbitos

Marta Gutiérrez expresa rotundamente que «para poder contestar a esa pregunta tendría que saber con qué argumentos sostienen esa teoría, pero te adelanto que desde mi punto de vista cuanto más perfiles diferentes formen un equipo (en este caso una hermandad) más enriquecido se verá. La pluralidad de puntos de vista, de sensibilidades a la hora de abarcar cualquier tarea es siempre, o al menos debería ser un punto positivo. Hay que sumar siempre, para restar y dividir ya se valen solos unos cuantos

«La pluralidad de puntos de vista, de sensibilidades a la hora de abarcar cualquier tarea es siempre, o al menos debería ser un punto positivo«

Marta Gutiérrez

Con la misma rotundidad, Soraya Soriano sentencia que «esos comentarios merecen mi repulsa total y absoluta, ¿bajo qué criterio se puede basar esas opiniones?. Y, por favor, dejemos a un lado ese manido comentario de que una mujer no puede soportar los kilos bajo un paso igual que un hombre. Como costalera que he sido he cumplido mi estación de penitencia con mi Virgen encima de mi costal y no me han tenido que sacar en camilla una vez realizado el camino. Solo necesité de mis hermanas costaleras, mis capataces, mi propio cuerpo y mi corazón lleno de fe para llevar a cabo tal labor. De igual forma he sido componente de dos bandas distintas, miembro de junta y capataz de un paso de palio. Me reitero en mi comentario anterior de que alguien me explique por qué debe de haber determinados aspectos que estén reservados solo para hombres. Cuando esos argumentos manidos y absurdos dejen de resonar en el ámbito cofrade y en cualquier ámbito de nuestra existencia, estaremos en el camino correcto.«

«Cuando esos argumentos manidos y absurdos dejen de resonar en el ámbito cofrade y en cualquier ámbito de nuestra existencia, estaremos en el camino correcto«

Soraya Soriano

«Es posible que haya alguien que piense así, lo respeto pero no lo comparto, para mí está obsoleto«. Así describe Olga Caballero este tipo de opinión. Además, añade que «el mundo de las Hermandades y Cofradías, pertenece a la Iglesia y ahí entramos todos, como personas y cristianos«.

Aída Jiménez, costalera y trompeta de la B.C.T. Gran Poder de Granada

En torno a esta cuestión, Aída Jiménez expresa que «quien a día de hoy piensa de esa manera, flaco favor está haciendo a la Semana Santa y al mundo cofrade. Estamos demostrando que las mujeres tenemos las mismas cualidades que cualquier hombre para realizar cualquier función dentro del mundo cofrade.«

Sobre este tipo de comentarios, Cristina Calzado sostiene que «hoy en día una mujer puede ser lo mismo que los hombres, al igual que si fuera a la inversa. Quien piense así, es su opinión, respetable por supuesto. Pero ya estamos muy asociadas en este mundo.«

Lourdes Hernández, por su parte, concluye que «es respetable la opinión de todo el mundo, pero no es la mía. Si hubiera hecho caso a la opinión vigente que había cuando empecé, hoy no estaría aquí. Así que es obvio.«

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup