Advertisements
Sevilla

«Las personas que vengan aquí tienen que integrarse y aceptar nuestra cultura porque si no, desde luego no las queremos»

La candidata número uno del PP al Congreso de los Diputados por la Provincia de Sevilla, Teresa Jiménez-Becerril, ha manifestado este miércoles que resulta “increíble” que el joven arrestado en Marruecos por planear supuestamente un atentado yihadista en Sevilla durante la Semana Santa pretendiese “matar” en esta ciudad en la que residía junto a su familia, después de haber contado con “todas las facilidades para que fuese a la universidad y tuviese una vivienda”. “Eso no se puede consentir. Las personas que vengan aquí tienen que integrarse y aceptar nuestra cultura porque si no, desde luego aquí no las queremos”, ha aseverado.

Jiménez-Becerril ha protagonizado este miércoles un desayuno informativo de Europa Press Andalucía en colaboración con la Fundación Cajasol, Orange, Atlantic Copper y Laboratorios Vir, marco en el que ha señalado el caso del joven presunto yihadista arrestado en Marruecos por planear supuestamente un atentado terrorista en Sevilla capital durante la Semana Santa, tratándose de un miembro de una familia marroquí afincada en la capital andaluza. El joven, hijo del imam de la mezquita del barrio de Su Eminencia, residía con su familia en el número 88 de la calle Ortega y Gasset, una vivienda registrada la semana pasada por la Policía Nacional con el decomiso de documentación y equipos informáticos aunque sin la localización de armamento.

En un contexto en el que las autoridades marroquíes han enviado a prisión a este joven por sus supuestos planes de atentar en Sevilla, Jiménez-Becerril ha defendido que para el PP “es muy importante la seguridad y combatir el terrorismo y la radicalización”, exponiendo que hasta el momento había estado “callada” respecto a la citada detención porque no quería “alarmar” durante las fechas de Semana Santa.

Al respecto, y dado que el mencionado joven estudiaba en la Universidad Hispalense y la mezquita actualmente encabezada por su padre recibió en 2012 una subvención de 1.600 euros de la Fundación pública Pluralismo y Convivencia para la diversidad religiosa, Teresa Jiménez-Becerril ha considerado “increíble que una persona a la que se le han dado todas las facilidades para que fuese a la universidad y tuviese una vivienda, con la mezquita donde estaba financiada con dinero público, encima quiera matarnos”. “Eso no se puede consentir. Las personas que vengan aquí tienen que integrarse y aceptar nuestra cultura porque si no, desde luego aquí no las queremos”, ha aseverado negando que tal posición tenga tintes “racistas o xenófobos” porque “es de sentido común”.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies