Advertisements
Sevilla

Los comunistas hacen el ridículo exigiendo que la titularidad del Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla sea considerado un caso de «okupación»

El Grupo de Adelante Sevilla ha hecho el ridículo más espantoso al preguntar al gobierno local socialista si, «cuando reclama la creación de una mesa de trabajo con otras Administraciones para combatir la ocupación ilegal, se refiere a la situación concreta del Patio de los Naranjos», tras no entender por qué no se le ha dado la misma atención a la vivienda teniendo en cuenta el «grave problema» que supone en la ciudad.

La portavoz adjunta de Adelante Sevilla, Sandra Heredia, ha informado de que este asunto se ha llevado a la Comisión Permanente de Control y Fiscalización del Gobierno para su respuesta por escrito, donde se ha pedido al alcalde, Juan Espadas (PSOE), que «manifieste su postura respecto a la situación del Patio de los Naranjos y si se ha realizado alguna gestión para recuperar su uso público, teniendo en cuenta el posicionamiento del Pleno respecto a las inmatriculaciones».

Heredia ha señalado que Espadas «es valiente con los débiles y cobarde con los poderosos», mostrando su sorpresa por el hecho de que se proponga esta mesa por la ocupación ilegal y «no se haya propuesto una medida similar para abordar el enorme problema que sí en la ciudad con respecto a la vivienda, un derecho que se vulnera diariamente». 

Un sonrojante ejercicio de demagogia barata -similar al que los que habitualmente nos regala la izquierda radical antidemocrática- que no hace sino demostrar que los comunistas sevillanos no tienen la más remota idea de lo que significa el artículo 47 de la Constitución española que establece que «todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada», lo que en modo alguno implica que el Estado tenga que regalarte una.

Además, considera que, si se habla de ocupaciones ilegales, el alcalde «debería de centrarse en defender el patrimonio público que ha sido usurpado irregularmente por la Iglesia Católica».  Argumento falso y reiteradamente rechazado por todas las resoluciones judiciales que se han pronunciado al respecto que jamás han fallado en contra de la Iglesia en este asunto, lo cual no es óbice para que los comunistas sigan mintiendo, demostrando que la mentira es una seña de identidad de la extrema izquierda.

En este sentido, la comunista que subrayado que «Espadas no hace nada por dar cumplimiento a lo aprobado en el Pleno municipal, que se manifestó a favor de revertir las inmatriculaciones realizadas por la jerarquía eclesiástica», algo a lo que suma que «no solo no hace nada, sino que además quiere nombrar al arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, hijo adoptivo de la ciudad», demostrando con esta afirmación el auténtico sentido de sus patéticas acusaciones: un anticlericalismo difícilmente disimulable.

Igualmente, Adelante ha pedido a través de la citada comisión de control que «el alcalde aclare qué gestiones ha realizado el Ayuntamiento desde febrero de 2018 hasta la actualidad para recabar la lista completa de los bienes inmatriculados en Sevilla desde 1978 por la autodenominada Iglesia católica, teniendo en cuenta que dicha organización opera con otros nombres como Diócesis, Congregaciones, Obispado, Cabildo o similares». Afirmaciones todas ellas que vuelven a situar a la izquierda radical en el lugar en el que le corresponde: la vergüenza ajena.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup