Jaén, Portada

Los Crucificados de Jaén manifiestan su recogimiento por las calles de la capital en pleno mes de diciembre

Estamos siendo testigos de un final de año sin precedentes en nuestra tierra. La gran cantidad de actos cofrades que se han agolpado y continúan sucediéndose a lo largo de este inusual mes de diciembre han contribuido a la creación de un escenario inédito en nuestras calles y plazas con el marco de las luces de Navidad como testigo de un verdadero tiempo cuaresmal de preparación que ha renacido tras la oscuridad suscitada por la pandemia a lo largo de estos dos años.

Uno de estos acontecimientos dignos de subrayar va a tener lugar en la ciudad de Jaén, enclave que acogerá la exposición-veneración «Misericordia Crucifixa», que como su propio nombre indica rendirá culto a los principales Crucificados de la capital durante más de dos meses.

Para ello, las Corporaciones participantes en tan señalado evento han realizado, en la tarde-noche de hoy, los traslados de sus Imágenes hacia la Santa Iglesia Catedral en un ambiente de recogimiento a lo largo de calles angostas y a la luz de las velas que han alumbrado el camino sus Tallas devocionales.

La primera de Ellas, la del Santísimo Cristo de la Expiración ha flanqueado el dintel de la Iglesia de San Bartolomé a poco más de las siete de la tarde y ha puesto rumbo a la seo jiennense en un corto recorrido que la ha llevado por las calles más antiguas de la ciudad. Así pues, la sagrada Imagen atribuida a José de Medina ha recorrido su itinerario casi recostada sobre unas andas que han portado sus Hermanos.

Del mismo modo y con algo de retraso, el Crucificado de Cristo Rey, el Santísimo Cristo de la Humildad ha hecho lo propio desde su sede canónica, alumbrado por sus ciriales y con el dulce acompañamiento musical que le ha brindado la música de capilla a lo largo de todo el itinerario.

Finalmente, la última Imagen en ponerse en la calle ha sido la del Santísimo Cristo del Calvario, Titular de la Hermandad del Silencio, el cual ha sido trasladado en andas, en la misma posición que la del Cristo de la Expiración, desde la Iglesia de San Juan por las calles del casco antiguo y por escenarios clásicos como el enclave del Arco de San Lorenzo.

La tres Imágenes han ocupado su lugar en el templo vandelvirano a la espera de recibir a otro de los grandes Crucificados de la ciudad, como es el Santísimo Cristo de las Misericordias, que pondrá rumbo a la seo el próximo domingo.