Sevilla, 💚 El Rincón de la Memoria

Los cuatro faroles de San Pablo

Mi abuela, aquella mujer que todo me enseñó para ser un buen cristiano y un auténtico cofrade, me contaba desde pequeño una vieja tradición de San Pablo Apóstol, el patrón canónico de Écija. Cada 25 de enero iba con ella a verlo en la anual procesión votiva, acompañándolo durante todo el recorrido hasta llegar a la Iglesia Conventual de San Pablo y Santo Domingo, donde se reza el milagro que realizó en Écija. Tras salir de la Iglesia de Santa Bárbara, aunque algunos años de Santa María, caminábamos tras el paso del santo dirección a la calle Santa Cruz. Cuando nos íbamos acercando a la esquina de Más y Prat, en el bar Cuatro Puertas, mi abuela me decía así: “si San Pablo cruza la esquina del Cuatro Puertas con los faroles encendidos será un buen año para Écija. Pero si lo hace con las velas apagadas, ocurrirá exactamente lo contrario y será un año poco agraciado para el pueblo”. Además, siempre terminaba sentenciando “pero tú sabes, esto es cosas de los antiguos, pero que también me lo contaba a mí mi madre de niña”.

No se olviden mañana de ello. Fíjense si el paso de San Pablo cruza la calle Santa Cruz con los faroles iluminados o no, y veremos a ver qué pasa.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup