Córdoba

Los estrenos que la hermandad de Jesús Caído no podrá mostrar este Jueves Santo

Qué duda cabe de que en la mente y en el corazón de muchas cofrades brillarán, en los próximos días, miles de anhelos que quedarán por materializar y que deberán esperar almacenados en el arcón de los sueños incumplidos hasta que los cofrades volvamos a recuperar lo que el destino nos ha querido robar. Así sucede con las novedades patrimoniales que, con ilusión y esfuerzo, tenían precisas las corporaciones penitenciales, cuyo estreno deberá esperar un momento mejor. 

Es el caso de una de las novedades que la hermandad de Jesús Caído iba a mostrar al pueblo de Córdoba este Jueves Santo, Se trata de la recuperación de unas piezas que formaron parte del paso de Jesús Caído desde finales de los cincuenta y que dejaron de colocarse en el mismo en los años ochenta del siglo XX, los doce dragones que rodean la peana del Señor y dos cartelas con ángeles que se sitúan también en la peana, en los laterales. 

Según explica el boletín corporativo de la hermandad de San Cayetano, en un artículo firmado por Rafael Carlos Roldán Sánchez, «las piezas se estrenaron en caoba y, años después, se doraron aunque no con una calidad adecuada. La función era fundamentalmente ornamental, a la que se añadía la de dotar de puntos de luz a la imagen de Jesús Caído, ya que los dragones sustentaban en su parte superior unas pequeñas velas con sus correspondientes tulipas. El deterioro de las piezas, perdiéndose parte del dorado y con múltiples roturas, conlleva su abandono y el olvido durante largos años». 

«En 2008 -prosigue la nota- se plantea la recuperación de los dragones. El estado en que se encontraban era lamentable, atacados por xilófagos y con partes perdidas. Se estudia hacer réplicas en madera e incluso en plata dorada, a juego con los dragones que adornan las esquinas de los cuatros faroles del paso. Sin embargo, otros gastos comprometidos impiden acometer el trabajo». 

El artículo explica que «diez años más tarde, el dorador Rafael Barón recibe el encargo por parte de la Hermandad de estudiar la posibilidad de restablecer estos enseres. Barón expone que pueden recuperarse en su mayor parte, reponiendo las partes dañadas y reali- zando un tratamiento contra la acción de insectos que habían horadado la madera». Además pone de manifiesto que «posteriormente se dorarían en pan de oro y se recuperaría la pintura de las cartelas». Para este 2020 estaba previsto que cartelas y dragones volviesen a formar parte del paso de Jesús Caído. 

No era este, no obstante, y así lo explica el boletín, el único estreno que iba a presentar la cofradía ya que «también se han llevado a cabo arreglos en el interior de los varales que sustentan el palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad. Se han sustituido piezas y con el fin de mejorar el movimiento de los mismos. El trabajo ha sido realizado por el carpintero Enrique Gonzálvez González, de Los Palacios (Sevilla)».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup