Portada, Sevilla

Los Javieres convoca Cabildo General Extraordinario para aprobar su presencia en el Vía Crucis de las hermandades de Sevilla

El Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla daba a conocer el pasado lunes, 31 de octubre, la Imagen que presidirá el Vía Crucis de las Hermandades y Cofradías de Sevilla, el próximo 27 de febrero, primer lunes de Cuaresma, fecha en la que como es tradicional tiene lugar el acto de culto más importante que organiza el máximo órgano de representación de las hermandades sevillanas.

Los hermanos de la Hermandad de los Javieres han sido convocados a la celebración de un Cabildo general de carácter extraordinario para someter a su valoración la participación en el acto de culto. La cita tendrá lugar en la casa de hermandad de la corporación hispalense, situada en la calle Peris Mencheta número 24, el próximo 16 de noviembre a las 21:00 h.

En virtud del organismo que preside Paco Vélez, la talla Cristífera que protagonizará el piadoso acto será el Cristo de las Almas, titular cristífero de la Hermandad de Los Javieres. Cabe recordar que estamos ante la edición número 46 de este culto, que se celebra en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla con las devociones de la Semana Santa y las Vísperas, siendo la primera que lo estrenara el Señor de las Misericordias de la Hermandad de Santa Cruz.

El Reverendo Padre D. José Luís Díez S.J. encarga a José Luís Pires Azcárraga la realización del Cristo, según contrato firmado el 11 de abril de 1945, por el cual el imaginero portugués se comprometía a realizar la talla por un importe final de 6.500 pesetas. La talla está labrada en madera de pino de Flandes y una altura de 168 centímetros.

La imagen representa a Cristo muerto, rígido, de musculatura correosa y poco matizada, con la cabeza reclinada sobre el lado derecho, donde los párpados y el entrecejo fruncido muestran con vigor la magnitud del sufrimiento. Las piernas, muy robustas, y los pies, con un movimiento hacia dentro. Su primera salida procesional la realizó el Martes Santo del año 1957, y la efectúa desde la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús (Iglesia de los Jesuitas) donde fue creada, en un solo paso, completamente terminado.

La imagen ha sufrido tres restauraciones: por el imaginero Francisco Espinosa de los Monteros (1956), que le retalló las piernas y adaptó una nueva cruz arbórea, por Jesús Santos Calero (1990) y por Juan Manuel Miñarro López (1998), que levantó repintes, efectuó una limpieza general de la policromía y nueva corona de espinas.