Málaga, ⭐ Portada

Los malagueños volverán a depositar tres monedas a los pies de Jesús de Medinaceli

La parroquia de Santiago acoge durante esta semana el solemne triduo en honor de Jesús de Medinaceli. Los cultos que comenzaron ayer se extenderán hasta el próximo jueves dando comienzo a las 18:30 h., con el rezo del santo rosario y continuando con la sagrada eucaristía. Las intenciones son, por este orden, por los hermanos trinitarios y los devotos de Jesús de Medinaceli, los enfermos y difuntos de la Covid-19, la Iglesia diocesana y la parroquia de Santiago. Tras la eucaristía del día 4 se celebrará un solemne vía crucis claustral.

El viernes día 5, festividad del santísimo Cristo de Medinaceli la parroquia permanecerá abierta desde las 8:00 hasta las 21:00 horas, con celebraciones eucarísticas a las 10:00 y a las 19:00 horas. El rezo del santo rosario tendrá lugar a las 11:00 y a las 18:00 h. La lectura de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo se producirá a las 13:00 y a las 20:00 horas. Este año además la veneración ante la sagrada imagen se extenderá también al sábado. El horario mantendrá el de apertura del templo, es decir de 10:00 a 13:00 h. y de 17:00 a 20:00 h.

La imagen se ubicará en la parte trasera de la nave central del templo, por lo que se reducirá el recorrido hasta llegar al Cristo, por lo que no se llegará hasta el presbiterio. Se contará con seguridad privada en los accesos de modo que se controle el número de personas que puedan entrar en el interior, tomando la temperatura a los asistentes. Desde e grupo de fieles recuerdan que tendrá que cumplirse con las medidas sanitarias pertinentes, desde llevar mascarilla hasta desinfección de manos y mantener las distancias de seguridad.

La devoción hacia el Cristo de Medinaceli proviene del siglo XVII cuando un fraile franciscano llevó a tierras sarracenas una imagen de un Cristo de la Sentencia, siendo esta capturada como si se tratase de un ser humano. Al final consiguieron rescatarla, naciendo cientos de leyendas a su alrededor. Una de ellas recoge que los moros pidieron a los religiosos para recuperar la escultura el peso de este en oro y sucedió que con tan solo tres piezas la báscula terminó equilibrándose milagrosamente.

Esta leyenda llega hasta nuestros días, donde los malagueños, cuando se acerquen a la parroquia de Santiago, sita en la calle Granada, depositarán tres monedas, pidiendo sus correspondientes tres deseos. Dicen que al menos uno terminará siendo concedido.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup