Advertisements
A golpe de horquilla, 💙 Opinión

Luz y Agua, todo un misterio

Un misterio es la celebración que debe estar haciendo la Cofradía de Luz y Agua por su 75 aniversario fundacional, que aún no se ha pronunciado al respecto. Vale que ya estemos cansados de salidas fuera de fechas, pero, ni tan siquiera unos cultos extraordinarios, un besamanos, un vía crucis, algo benéfico, exposición, etc. No se ha visto nada aún por San Felipe Neri, o Santa Cruz, no sé, aún está la cosa en el aire.

Aún así no es de ese misterio tan misterioso del que vengo a hablar, sino del que procesiona todos los Miércoles Santo desde Santa Cruz y antes desde el Oratorio de San Felipe, y mirando más atrás diríamos que de San Antonio. Ese portentoso paso que, sin duda, llama mucho la atención por sus dimensiones y por cómo define el momento pasional que representa.

Cristo yace en la cruz y a los pies se encuentra María, San Juan y el Ángel portando el cáliz de vida. “Presidiendo” el paso, o al menos siendo el más destacado de la pandilla, se encuentra Longinos a caballo, portando la sagrada lanza y cabalgando de frente, pero girando un tanto la cabeza para ver al Señor.

Hace no mucho, la configuración de este misterio era el comedero de cabeza de muchos cofrades. Que, si el caballo delante tapa al Cristo, que así pesa más, que en verdad el caballo no es de gran calidad o (la versión más radical) a tomar viento el romano. Lo cierto es que el Longinos montado a caballo tapa en gran parte la visión que quien debe ser protagonista del paso, no solo desde punto de vista religioso y pasional, sino también artístico, ya que estamos hablando de una grandísima obra de Francisco Buiza.

Pues vengo para retomar este tema. Los motivos son dos: por un lado, la “aparente” inactividad de una hermandad tan grande como es esta y, por otro lado, porque sí pienso que haya que modificar este misterio, aunque no es más que mi opinión como cofrade. Para ello tiraremos de hemeroteca y recordaremos un poco la historia de esta cofradía y su misterio:

Se funda en 1944 en la Parroquia de San Antonio, año en el que realiza por primera vez la estación de penitencia, dos meses después de su fundación. Por este motivo, la joven cofradía se vio necesitada de paso para sus titulares, siendo la corporación de Santa María, el Nazareno, quien le prestará su paso de Cristo, en el cual salieron el Señor y la Virgen de la Luz.

Por el mal estado de conservación, la imagen de Cristo tuvo que ser intervenida por un artesano de la feligresía, Lorenzo Benítez. Intervención un tanto desastrosa, tanto que, años después, tuvo que ser nuevamente restaurada, pero en esta ocasión por el artista sevillano Guillermo Bonilla.

Al año siguiente la cofradía consigue sacar su paso propio, de unas mayores dimensiones, pero sin gran calidad artística. Para este misterio la hermandad accede a pedir en depósito las imágenes de María Magdalena y San Juan Evangelista que son veneradas en la Parroquia del Rosario. Todo esto, a diferencia de la actualidad, iluminado por cuatro faroles y no por candelabros de guardabrisas.

Anotación: quién sabe si con una salida ficticia por el 75 aniversario podríamos haber vuelto a ver este misterio tal cual y por la feligresía de San Antonio y el Oratorio, incluso por la Alameda, por donde procesionó en alguna ocasión pegado a la balaustrada que da al mar.

El misterio se mantuvo intacto durante varios años y vivió la llegada de un nuevo paso de Juan Pérez Calvo. En 1952 procesionó por primera vez en su propio paso el San Juan Evangelista, ya siendo propiedad de la hermandad y en 1954 se estrena el paso de palio de María Santísima de la Luz, obra de Francisco Buiza que junto al esplendido palio de Juan Manuel Rodríguez Ojeda daría lugar a una de las grandes joyas de la fiesta. Por lo tanto, el Cristo salió a partir de entonces solo y a sus pies el único estreno para el misterio, el Ángel con el cáliz, entrando aquí el cambio de faroles a candelabros. Llegan los 70, última salida desde San Antonio.

Año 1971, la cofradía sale del Oratorio de San Felipe el viernes santo, ya que el miércoles llovió (ay si hoy se pudiese hacer eso) pero tan solo en un paso, donde se agrupó a todas las imágenes, añadiendo la talla de María Magdalena. En el 72 vuelve a salir el palio y se añade al misterio una imagen Dolorosa del Oratorio. En otros momentos serían cedidas una María Magdalena de Vera Cruz y un San Juan de la Palma.

Pasan los años y llega al seno de la hermandad la nueva y actual imagen de Jesús de las Aguas, nuevamente obra de Buiza, dado el gran deterioro del entonces crucificado, que pasa a quedarse en San Antonio recibiendo actualmente la advocación del Santísimo Cristo de la Pila.

Existió un proyecto bastante curioso, de José Luis Pires Azcárraga que nunca llegó a mas que un simple sueño cofrade de un posible misterio que sin duda habría marcado un antes y un después. Este incluía dos partes, una primera en la que encontraba la escolta romana junto a Longinos clavando la sagrada lanza al Señor y otra en la que se encontraba María, San Juan, María Magdalena, otras Marías y José de Arimatea a los pies del Señor, lo que harían un total de once imágenes ¡once! Casi la Santa Cena, pero con caballo.

Finalmente se añadió el Longinos y se colocó en la proa del paso, dejando en la popa al Señor junto a María, San Juan y el Ángel. Así hasta la actualidad, habiendo sido trasladado hace un par de años al crucificado algo más al centro del paso para facilitar el peso a la cuadrilla.

En mi opinión: el romano podría ir detrás, por su puesto montado a caballo, marchándose del calvario y a los pies del Señor el Ángel con el cáliz y a los lados San Juan y María, pero no la actual sino esa tan preciosa que tiene la hermandad en su casa de hermandad y a la cual no le da culto, obra de la gaditana Ana Rey. Esta opinión es pura estética, no hablo desde el conocimiento de lo que es más o menos cómodo para un cargador, a quienes habría que preguntarles también.

Siendo con la formula que sea, queda claro que el misterio de la Luz y el Agua, o Las Aguas como le llaman ahora algunos eruditos habiéndose llamado siempre de la otra forma, es indispensable en nuestra Semana Santa, sea con la configuración que sea.

¿Y tú, qué harías con el pobre de Longinos?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup