Advertisements
Córdoba, Costal, La Chicotá de Nandel, Opinión

Malviviendo

Comienza la función. Se abre el telón para igualas, cultos, vía – crucis, abrazos de reencuentros, quejas por esto u aquello, consensos y noches frías de ensayos, calor de Hermandad en cuadrillas que están precisamente al margen del frío de su Hermandad, y sucesos que irán llegando, estén atentos, pues cada año salta más de una liebre, pregunten en el Cister por si tienen alguna duda de que ya esto, va a comenzar.

Se enciende de nuevo el foco y los que hemos estado con linterna en la oscuridad de aquello que queremos encendido todo el año, vemos que llegamos a subsistir con poquito cariño, muchos estrenos de aquí y allá, despedidas, nuevos que llegan a sus cargos pero, el cofrade malvive cada día más. Malvivimos en algunas hermandades donde algunos parece que sobran o sobramos. 

Decía una niña ¡Con 18 años! Que las hermandades ya no son lo que ella conoció, que con perdón de la palabra, son auténticas mafias y con mafiosos orquestando sus pasos.

No comparto sus palabras pues las últimas Hermandades que visité como Calvario y Resucitado en Córdoba, o Montserrat en Sevilla, no llevan esa lacra por bandera, pero le doy toda la razón y es más, la premio por su valentía, conocimiento de causa, y sobre todo, me asombra que ya se haya cansado de las hermandades una chica con tan corta edad. Pero es así, ella también irá a malvivir a su Hermandad, como muchos, como yo, por qué no decirlo. 

Hemos aprendido, conste. Nadie nos ha instruido, y cuando veíamos a gente malviviendo en nuestra niñez no lo podíamos entender, incitabamos a su integración, a su regreso, por decirlo así, pero ahora entendemos que lo que nos decían estas personas es la realidad, se hace imposible. Duelen demasiadas cosas. Se hacen casi imposibles muchas circunstancias a las que no estás acostumbrado. 

Se vive en un gilipollesco hermetismo para muchos actos y decisiones, que parecen secretos de Estado, como si no fueran los dirigentes a hacer lo que les plazca, pues ya tienen el poder que tanto ansiaban, no sabemos ya si para orgullecerse representando a su Hermandad del alma, o para realizar una escabechina de narices. 

Se malvive en actos donde te miran mal, donde parece que estorbas, donde apremian tu falta a la vez que la critican, pero parecen dialogar con el diablo para ver de qué forma o en qué momento te pueden hacer desaparecer. 

Y así seguimos, malviviendo, contando las horas en que entre otro que si es de la misma cuerda, como ya sabemos malvivir, todo será más fácil, aunque duelan cosas, gestos o actos, decisiones incomprensibles, aunque también, se comprenden mejor si las hace una persona u otra. 

Con su pan se lo coman, me refiero al poder, el decisorio, que el participativo sigue siendo libre, incluso para muchos que se cansaron de malvivir y se borraron de la lista de la Hermandad, o de proscritos, como crean llamarla, y sin embargo siguen disfrutando de los actos o momentos que quieren, en libertad, y sobre todo, con el corazón, que no entiende si estás en una nómina de hermanos o lista de afusilamientos públicos como cofrades de esta, o aquella Hermandad. 

Recordando aquellos años donde el que mandaba reunía al redil, y no buscaba perros guardianes para observar a quién echamos del redil o a quien no queremos que se acerque. Admirando a las hermandades que si son, hermandades o cofradías de hermanos, y luego de penitencia o gloria, me despido esta noche. 

Les situo en el pórtico de Mezquita o Giralda, de catedral o barrio húmedo, en Alcazaba o barrio gitano, pero en el pórtico, a las puertas. Esto comienza y debemos estar todos, cada cual en su rincón, y si alguno quiere, en la esquina del cuadrilátero, siempre habrá alguien con ganas de demostrar su hombría por el bien de los hermanos, e intentar borrar a este o aquel con un puntapié. Puntapié cofrade y por el bien de su Hermandad, ¿o qué se han creído? Los cofrades, siempre defienden lo suyo, aunque sea de sus propios hermanos.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies