Cruce de gallardetes, Opinión

Mejor sin complejos

Querido lector de cruce de gallardetes:

Ahora que parece ser que las extraordinarias y magnas han terminado y cada cofrade, vuelve a su retiro invernal, me gustaría compartir con vosotros una pequeña reflexión. Está fenomenal que los cofrades estemos en la calle, contra más manifestaciones públicas de fe, mejor que mejor, por no hablar de los cultos, todos ellos muy solemnes y las diferentes acciones caritativas que se ponen en marcha y de las cuales otros sectores de la sociedad deberían de aprender.

Todo ello, está muy bien ¡faltaría más! Pero hoy quiero centrarme en otra cosa. Por desgracia, no es un tema nuevo, solamente es el punto y seguido de un historial que ya conocemos. Bien sabemos, que nuestra sociedad es muy amplia y por desgracia, cada vez más, se ataca a la iglesia católica, a Dios, a la Santísima Virgen, los santos, sacerdotes y todo lo que tiene que ver con todo aquello que huele a Dios. Recientemente, en mi localidad, se premió por parte del consistorio local a una persona que ofendía a los católicos y de una manera especial a la Virgen María y su pureza. Pues bien ¿Cuál fue la respuesta mayoritaria de los cofrades? El silencio.

Ser cofrade es un regalo de Dios, pero en mi humilde parecer, al igual que nos implicamos tantos en diversos temas, en temas de la defensa de la fe, deberíamos de ser más valientes y ser así defensores de la verdad. Nos da complejos defender la vida, la familia los dogmas de fe y en definitiva a la iglesia católica. La mejor manera de ser cofrades, es serlo sin complejos y dar la cara sin fisuras cuando nos atacan a todos. ¡Ojala tengamos cofrades valientes!