Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Mes de devociones de antaño

El mundo de las devociones parece ser inalterable. Y lo entendemos así porque en dos o tres generaciones no cambia en demasía la admiración por una determinada imagen. Van heredándose de padres a hijos y, cunado una devoción acaba cayendo en el olvido es difícil que pueda volver a remontar y contar con el fervor que tuvo en otros tiempos.

El día 2 se celebró el voto en honor del Santo Crucifijo de San Agustín. La que fuera la gran devoción de siglos pasados sigue recibiendo la visita de miembros de la corporación municipal que ha quedado relegada a una misa sin el boato que merece y que parte de los sevillanos desconoce.

Más desconocida es la función que cada 18 de julio celebraba la Casa de la Contratación que hunde sus raíces en 1655. Miembros acudieron a sus plantas para implorar por la llegada de varios barcos provenientes de lndias ante el ataque continuado de la flota inglesa. 72 navíos dispuestos a saquear las naves españolas que de producirse provocarían un gran agujero económico no solo en Sevilla sino del imperio español. Pero las condiciones climáticas empeoraron y las tormentas evitaron que la flota pudiera ser divisada. Sanos y salvos, un Te Deum sirvió el 24 de octubre ante la imagen para dar gracias, por cédula de Felipe IV. Cada año, dar acción de gracias el 18 de julio suponía no solamente recordar la mediación del Cristo de San Agustín sino reforzar los lazos marineros de la ciudad con Dios, un pueblo que llevó la devoción a sus sagradas imágenes hasta el otro lado del Atlántico. Con el paso del tiempo, la fecha marcada en rojo quedó relegada al olvido, no existiendo hoy en día tal acto. Desconocido por mí, tomé la referencia de la página de Twitter del Santo Crucifijo de San Agustín. Hay que felicitar a quien se encuentra detrás, por traer a la era digital el pasado del Asilo y Protector de la ciudad, y sobre todo por contribuir a que las nuevas generaciones —que son las que en una mayor proporción se pasan horas en las rrss—, puedan conocer la religiosidad popular de Sevilla.

Pero antes de 18 de julio, la ciudad conmemora la festividad de las Santas Justa y Rufina. Y aquí el ejemplo, viene a corroborar la idea de que julio es un mes donde la ciudad mira a las que fueron grandes devociones. ¿Cuántas corporaciones celebran función en honor de las hermanas alfareras? Son escasísimas, sorprendiendo si comparamos el número de hermandades que las tienen por titulares con las funciones en su honor. El ejemplo más palpable se encuentra en la Sacramental del Sagrario, que no olvida una de nuestras devociones más ancestrales. Honra a las hermanas a través de dos imágenes que formaron parte de una corporación letífica y que adquirió en 1849. E incluso formaron parte de la procesión del Corpus hasta que en 1902 salen las de la catedral. Se convierte así en la única que durante siglos ha implorado a las santas la protección de una ciudad que —a excepción de las devociones carmelitanas— asiste cada año a un mes que ve cómo grandes devociones caen en el ostracismo. Está en manos de las nuevas generaciones que la ciudad no olvide sus raíces.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup