Andalucía, ⭐ Portada

Miércoles Santo. Un itinerario por la Semana Santa que no se celebró

La suspensión de la Semana Santa por la crisis sanitaria que se encuentra viviendo nuestro país ha supuesto un jarro de agua fría para el cofrade, que ha visto frustradas sus ilusiones de disfrutar de las Cofradías en la calle, si bien la aplastante lógica de tal decisión ha sido acogida con entereza y serenidad por éste.

Gente de Paz es una página web con clara voluntad globalizadora, ofreciendo así variedad de contenidos durante los 365 días del año que no excluyen a ningún lugar de nuestra geografía. Por ello, nos hemos planteado la realización de una serie de artículos para cada día de la Semana Santa en el que se refleje la riqueza que alberga nuestra tierra de norte a sur y de este a oeste. Así, cada día de la Semana Santa destacaremos nueve Cofradías de tal jornada, una por capital de provincia (pese a que en ocasiones no será posible cumplir esta premisa, cuando en ciertos días no haya Hermandades en ellas) más Jerez de la Frontera.

Pese a que se ha intentado destacar a Hermandades lo más representativas posible de cada lugar, otros criterios como la variedad de estilos o evitar la repetición de determinados misterios también están presentes a la hora de elegir las respectivas Cofradías. Por favor, que nadie vea en esta serie de artículos, que les garantizo tienen una carga de trabajo importante detrás, realizada por miembros de la redacción de nuestra web, un lugar para la confrontación más aún en los tiempos que corren. Entiendan la dificultad de elegir una Cofradía por cada día de la Semana Santa, y la imposibilidad de ir más allá de ello por cuestiones de espacio, lógica y tiempo. El único objetivo es dar a conocer, en la medida de lo posible y sin pretender ser exhaustivos ni ofrecer un análisis pormenorizado de cada detalle, una muestra de las bondades de las Cofradías de nuestra tierra. Ofrecer un recorrido virtual en estos días tan extraños que nos toca vivir, que nos permita asomarnos a la manera en que se vive la Pasión de Cristo en lugares distintos a nuestra ciudad, ahora que nos vemos exigidos a permanecer retenidos en nuestro domicilio. Disfruten del itinerario cofrade, traten de imaginar cómo habría sido nuestra querida Semana Santa si Dios así lo hubiera querido.

 

 

Córdoba – La Paz

La emblemática Plaza de Capuchinos se arremolina ya entrada la madrugada del Jueves Santo para aguardar el retorno de la Hermandad de la Paz. Una corporación que viene a representar todas las bonhomías de la Semana Santa cordobesa en su esperada salida procesional de cada Miércoles Santo. El imponente paso de misterio, uno de los más reconocibles de la Semana Santa andaluza, navega hasta desembocar en la Plaza de Capuchinos, presidiendo la escena el Señor de la Humildad y Paciencia, bellísima imagen que tallara Juan Martínez Cerrillo allá por 1942, al que un sanedrita ofrece vino mezclado con hiel. En segunda escena, un soldado romano intenta arrebatarle sus vestiduras. Quedan en un tercer plano los dos ladrones y un soldado a caballo que ordena alzar la cruz donde quedará crucificado el Salvador. Suena la música de la B.C.T. Rosario de Linares, que interpreta las marchas «Miradas» y «Una Vida de Esperanza», aunque cabe destacar que la B.C.T. Salud de Córdoba se hubiera estrenado tras el misterio este Miércoles Santo.

Instantes después, aparece como un halo de luz el palio de la Paz y Esperanza, también obra de Cerrillo de 1939, siendo la primera dolorosa que éste talló para la ciudad de Córdoba. Destaca de sobremanera la palidez de su semblante y la serenidad de su mirada, así como la forma ochavada de su paso de palio, su malla y el bordado en plata, rematado por crestería, vienen a dibujar un palio de ensueño. Todo ello a sones de la marcha «A mi Reina de la Paz», una obra que, pese a ser relativamente moderna, se ha hecho un hueco de honor en el patrimonio musical cordobés.

Hubiera sido un Miércoles Santo muy especial para la corporación cordobesa, merced a que sería la última salida procesional hasta el mes de septiembre, cuando la veneradísima Virgen de la Paz y Esperanza caminaría hasta la Mezquita Catedral para ser coronada canónicamente. El maravilloso patrimonio de la Hermandad, así como la espectacularidad de la cuadrilla del paso de misterio, así como la elegancia del palio, son señas de identidad que han llevado a la corporación de Capuchinos a ser conocida a nivel nacional, siendo una de las más esperadas de la Semana Santa de Córdoba.

 

Sevilla – San Bernardo

En esta fabulosa tarde de ecuador de la Semana Santa tenemos la necesidad de buscar la cofradía en la que se junta los colores más armoniosos de la primavera. Azul purísima en el cielo que acompaña a la Mariana Hermandad de San Bernardo, el oro en ambos pasos, verde en los naranjos, y el morado y negro en uno de los mejores hábitos de la Semana Santa. San Bernardo es la cofradía clásica por excelencia. La procesión vive de la memoria como la Semana Santa de este año. Sus calles están intactas pese a los siglos y guardan historias que se recuerdan al paso de la cofradía.

El Cristo de la Salud llega a San Nicolás de Bari en una nube de incienso. La corneta es evocadora. Su sonido rompe en la tarde como un grito de tarde maestrante hacia toriles. El Cristo de la Salud fue el primer torero y cada tarde del Miércoles Santo se enfrenta a la muerte. Y como una suerte la engaña a ella y también nosotros con su dulzura y serenidad haciéndonos creer que está dormido. Se marcha al compás de soldados de artillería cuyas bayonetas apuntan a un cielo que añoramos.

El sol se refleja en los respiraderos de la Virgen del Refugio creando un halo de luz encantador en la calle San José. Palio de gracia sevillana. Ella es el recuerdo las abuelas y las madres de unos niños que ahora van en el último tramo. Suena María Santísima del Refugio y las almas se elevan a un estado de gracia. Ya no hay vuelta atrás. Como nos gustaría estar en este momento donde se presenta el miedo de soltar la vista de su rostro. Verla marchar a sones de Candelaria es una punzada en el pecho, la misma de esta tarde en la que notamos su ausencia de grana y oro.

 

Málaga – La Sangre

El Miércoles Santo malagueño es uno de los días con más afluencia de Hermandades en la calle, un total de siete realizan estación de penitencia. La Cofradía de la Sangre fue fundada en el año 1507, que estuvo instalada en su Iglesia hasta los desgraciados acontecimientos de los años 30. El primero de sus titulares es el Santísimo Cristo de la Sangre realizado por Francisco Palma Burgos en el año 1941. María Santísima de Consolación y Lágrimas es una imagen de la escuela Fernando Ortiz realizada en el siglo XVIII.

Uno de los momentos más emocionantes de la procesión es el paso por Casapalma. Cuando el Cristo encara la calle se hace el silencio y suena la Agrupación Musical de la Veracruz de Campillos de Málaga. Retumba la marcha “Sangre en tus clavos” de Nicolás Barbero Rivas y el Cristo avanza ocupando el ancho de la calle, buscando la calle Cárcer para dejar sitio a la Virgen de Consolación y Lágrimas. La antigua imagen de la Virgen de Consolación y Lágrimas asoma su palio desde calle Calderería, en la que se adentra dando la curva hacia Casapalma meciendose al son de su banda que interpreta “Y en Triana, la O”. Toma la calle y avanza poderosa a través del gentío, camino a su Casa Hermandad en un nuevo Miércoles Santo que toca a su fin y que renovará su compromiso con el pueblo malagueño el próximo año.

 

Jerez – El Prendimiento

Aroma incuestionable de barrio en Santiago, donde el Miércoles Santo se torna en una jornada plagada de algarabía. En su transitar hacia carrera oficial, la corporación, con marcadas raíces de la etnia gitana, realiza su saludo a la Iglesia de la Victoria. Un maravilloso rincón donde podríamos estar disfrutando de transitar de titular cristífero. Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, obra atribuida a La Roldana, preside un maravilloso paso de misterio en el que destacan las dimensiones del olivo. Suenan las marchas «Mi Madrugá» y «La Fe», interpretadas por la B.C.T. Gran Poder de Granada. El misterio queda compuesto por San Pedro Apóstol y dos sayones, que popularmente se conocen como Candilejas y Chupaceite. Con respecto al paso de palio, que arriba cuando la noche comienza a vencerle el pulso al día, destaca la incuestionable belleza de la Virgen del Desamparo, de autor desconocido aunque origen valenciano del siglo XIX, y remodelada por Sebastián Santos en el siglo XX. Su paso de palio bordado es todo un destello de luz envuelto en terciopelo rojo, encarando el templo de la Victoria, deparando momentos inolvidables a sones de la B.M. Nazareno de Rota, que interpreta «Nuestra Señora de la Soledad».

A la Virgen del Desamparo está dedicada la conocida marcha «Desamparo», uno de los himnos de la Semana Santa de Jerez de la Frontera, compuesta por el prestigioso músico Germán Álvarez Beigbeder, quien también realizó la marcha que suena en el anterior vídeo. Especialmente llamativo es el discurrir de la corporación por las inmediaciones de Santiago, donde del fervor popular nacen cantos y un bullicio que contagia, fruto de esa nobleza de su gente de Santiago y ese amor enorme que profesan a sus titulares.

 

Huelva – La Victoria

El Miércoles Santo Huelva se vuelve mariana en la dualidad de las dos reinas de la ciudad. La Reina del Polvorín y la Reina de la Esperanza. Pero también es de Prendimiento y de Santa Cruz. Si bien podríamos hablar de cualquiera de estas hermandades, el Barrio Obrero de la ciudad vive una auténtica explosión de fe cuando María Stma. de la Victoria se pone en la calle. La Hermandad quedó erigida canónicamente el 5 de mayo de 1941, fecha en que también se aprueban los primeros estatutos, en una recién creada Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en el barrio del Polvorín.

La tragedia asoló a la corporación y a toda la ciudad el 1 de abril de 1953 cuando se produjo un incendio fortuito en el palio a la altura del Barrio Reina Victoria, donde se destruyó prácticamente el rostro y manos. León Ortega procedió a la restauración de la imagen, pero catorce años después las grietas en la madera y en el estuco hicieron tomar la decisión de realizar una nueva talla en 1967, siendo obra de un joven Luis Álvarez Duarte.

La devoción a la Virgen de la Victoria es tal, que el 5 de mayo de 2012, la imagen es Coronada Canónicamente por el obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco, en un multitudinario acto en la plaza de la Constitución de la capital onubense. 

Nuestro Padre Jesús de la Humildad representa el momento en el que Herodes desprecia a Jesús. Suenan las marchas de la B.C.T. Vera-Cruz de Los Palacios, como «La Soledad de San Pablo» o «Una Vida de Esperanza, ante el delirio del público, que aplaude la maestría de la cuadrilla. La imagen fue tallada por el escultor ayamontino Antonio León Ortega y fue bendecida el 1 de Octubre de 1942. En 1943 realiza la primera salida procesional en el paso del Patrón San Sebastián. La imagen actual de María Santísima de la Victoria fue realizada en 1968 por el escultor sevillano, Luis Álvarez Duarte siendo una imagen de facciones aniñadas, pero de gran entereza. La B.M. Filarmónica de Pilas pone el color musical al triunfal discurrir de la Virgen de la Victoria, con marchas como «Sevilla Cofradiera» o «Luz de la Victoria». La dolorosa posee una de las marchas más representativas de la Semana Santa cordobesa: «Victoria del Polvorín», al igual que otra de las grandes devociones marianas de la ciudad y su marcha «Esperanza de Huelva Coronada».

 

Cádiz – La Sentencia

El barrio de Santa María goza de gran popularidad en la capital gaditana. El Miércoles Santo la ciudad se vuelca con sus Hermandades, como la Sentencia, con marcado sabor al mencionado barrio. No todo el mundo ha podido disfrutar del honor de gozar de la recogida por la Plaza de las Canastas, cuando sus vecinos aguardan al Señor de la Sentencia y la Virgen del Buen Fin, tras su estación de penitencia a la Catedral. La pasión se desborda con el espectacular caminar del imponente y barroco paso de misterio, encabezado por la imagen cristífera, obra anónima de finales del siglo XV o comienzos del XVI, con características de la transición desde el gótico al renacimiento, y completado por las imágenes de Claudia Prócula, un esclavo negro, el lector y un romano. Suenan las obras «Gitano Tú Eres… de Santa María», y «Eternidad», interpretadas por la B.C.T. Asunción de Jódar, aunque este 2020 hubiera sonado la también excelsa música de la B.C.T. Nazareno de Huelva. Tras sus pasos, aparece radiante Nuestra Señora del Buen Fin, realizada por Miguel Láinez Capote, imaginero gaditano, en el año 1950. Suenan las marchas «Reina del Buen Fin» y «Mi Amargura», interpretadas por la B.M. Pedro Álvarez Hidalgo de Puerto Real, que hace estallar en júbilo al barrio de Santa María para despedirse de su Virgen.

Destaca la delantera del paso de palio, que combina con exquisito gusto la plata y el oro (algo que también se reproduce en los varales), representando la aparición de la Virgen de la Merced a San Pedro Nolasco y Jaime I, así como el original diseño de las bambalinas, realizado por David Calleja y bordado por Juana Calleja. De igual forma, y aunque debiera ser la tónica habitual, estamos ante una corporación, la gaditana, que gestiona muy bien todos los pormenores de la misma, en especial, una política de comunicación y uso de las redes sociales inmejorable.

 

Granada – Tres Caídas

El conocidísimo barrio del Realejo de Granada cuenta con grandes tesoros. Por ejemplo, la Hermandad de las Tres Caídas y el Rosario, que procesiona de forma brillante cada Miércoles Santo desde Santo Domingo. Cuántos desearíamos aguardar a la corporación a las puertas del templo, cuando los rayos del sol comienzan a iluminar a ambos pasos, que desembocan en Granada con todo el poderío que caracteriza a la corporación. El Señor de las Tres Caídas es una talla anónima del s. XVII, en la que llama poderosamente el pelo natural y el majestuoso caminar del paso, realizado por el prestigioso tallista Guzmán Bejarano. Sobre él, un soldado romano muestra el camino del calvario a Jesús, portando la sentencia de muerte enrollada en su mano, mientras que el cirineo ayuda a portar la cruz ante la caída del Salvador. Su paso por la Plaza de Santo Domingo conquista rápidamente los corazones nazarís, a sones de la extinta B.C.T. Tres Caídas de Granada, que interpreta la marcha «La Fe». Tras el misterio, florece desde el templo la Virgen del Rosario, obra de Miguel Zúñiga de 1985, cobijada bajo su excelso de palio de terciopelo rojo bordado en oro. Suena la música de la B.M. de Morón de la Frontera a modo de oración hecha ofrenda para Nuestra Señora del Rosario.

Habrá que esperar un año para comprobar cómo sonará la cuidada música de la B.C.T. Paso y Esperanza de Málaga tras el misterio del Realejo, tras la desaparición de la que era formación musical de la Hermandad. A modo de curiosidad, la Cofradía ha procesionado varios días de la Semana Santa, como Martes o Jueves Santo, hasta terminar asentándose en el Miércoles Santo nazarí. La fundación de la Cofradía tiene su origen en 1492, debiendo su  carácter real a los mismos Reyes Católicos, hermanos y fundadores de la misma. Fue fundada como Hermandad de penitencia en 1927.

 

Jaén – Buena Muerte

La jornada del Miércoles Santo en la capital del Santo Reino es uno de los días más esperados de la Semana de Pasión jiennense. La Cofradía de la Buena Muerte es la única Corporación que realiza su Estación de Penitencia desde la Santa Iglesia Catedral y la única que porta a sus tres tronos al más puro estilo malagueño. Fundada en 1926 en el antiguo convento de la Merced, la Cofradía de la Buena Muerte contó, durante muchos años, con el objetivo de atender los entierros y sufragios de los hermanos, celebrando su fiesta principal en el mes de mayo como Hermandad de Gloria. Posteriormente, lo haría como Cofradía de Penitencia en el año 1927.

La corporación es, cada año, la representación de un auténtico museo al aire libre, que no por ello ha perdido el carácter catequético, con piezas de incalculable valor como los tres grupos escultóricos que procesionan cada Miércoles Santo. El Santísimo Cristo de la Buena Muerte; obra del imaginero jiennense Jacinto Higueras, el Misterio del Santísimo Cristo de la Redención; obra del escultor santanderino Víctor de los Ríos, y la Imagen de María Santísima de las Angustias, atribuida al gran José de Mora.

Cada Miércoles Santo se hace el silencio en la plaza de Santa María, un silencio solo roto por el desfile del cuerpo de la legión que regresa a Jaén cada año, desde el 2016, para acompañar al Santísimo Cristo de la Buena Muerte. El mismo dispone su salida. A las 18:00h asoma el imponente Crucificado a través del dintel del portón principal del templo mayor jiennense a los sones de la marcha real. Camina sobre el portentoso trono de Palma Burgos que, de un modo, recuerda a la estructura de la Santa Iglesia Catedral. Suena el “Novio de la Muerte” en la plaza de Santa María, y el Señor se dirige hacia la calle Campanas, a través de un mar de fieles que se agolpan en las vallas. Pocos minutos después, el trono del Santísimo Cristo de la Redención descendido de la cruz asoma por la puerta principal buscando los últimos rayos de sol de la tarde. Se encamina hacia el sepulcro, hacia la vida eterna. Uno de los misterios más dramáticos de la capital, el que se mece a los sones de la A.M. Angustias de Álcala la Real. Suena “Dios Está Aquí” y el público vuelve a enmudecer. Solo espera encontrar consuelo en la Madre que camina tras su Hijo. Todo ello, bajo el quejío del interminable soplo de la corneta. “Todo está consumado”, y tras el Señor la Angustia se hace latente en los corazones. Un año más reina en Jaén y cruza la puerta del Templo vandelviriano a los sones de la banda de música de Pedro Morales de Lopera para consolar los corazones encendidos de los jiennenses. Este año no podrá ser, Madre, el que viene será mejor.

 

Almería – El Prendimiento

Emplazarse en la calle Lope de Vega un Miércoles Santo en Almería es sinónimo de que estamos dispuestos a abrir las puertas de nuestro corazón para que la grandeza de Dios se haga hueco en él. El imponente galeón del Prendimiento llega como sólo su cuadrilla sabe traerlo, con elegancia y mimo. Con su característico hábito de color blanco, aparece presidiendo la talla de Jesús del Prendimiento, realizada por Dubé de Luque, autor de todas las imágenes titulares de la corporación. El impresionante paso de misterio del Prendimiento fue realizado por Francisco Verdugo. Su inconmensurable forma de caminar queda revestida con las mejores galas amén del inconfundible acompañamiento musical de la A.M. Pasión de Linares, que interpreta la marcha «Al Señor del Prendimiento», dedicada al titular almeriense, con los característicos contrastes y perfección de la misma. Tras él, y situándonos en la Plaza de la Catedral, el dorado paso del Cautivo en la Plaza de la Catedral a los sones de la marcha «Seré Traicionado», interpretada por la B.C.T. Cristo del Mar, otra formación con un repertorio exquisito y personalísimo. El bellísimo paso del Medinaceli fue realizado en 1997 por los Hermanos Caballero, aunque ha sido enriquecido patrimonialmente por muchos otros artistas. Finalmente, la bellísima Virgen de la Merced en su recogida, desbordando la emoción de los hermanos de la corporación a tan solo instantes de despedirse de las calles almerienses. Radiante, con su serena mirada, la cuadrilla da los últimos compases a la Merced sobre su palio, realizado entre Manuel de los Ríos, Dubé de Luque y Esperanza Elena Caro. Suena la marcha 

La Semana Santa del año 1996 quedó marcada en la memoria colectiva de la Hermandad almeriense como trágica. Un incendio se cebó con las imágenes de la corporación, destruyendo por completo al Cautivo y su paso, a la Merced y su paso y, parcialmente, un costero del paso del Prendimiento. Merece especial reseña cómo esta Hermandad ha conseguido levantarse de tal suceso hasta convertirse en todo un referente no solo de la Semana Santa de Almería, sino de Andalucía en general. Y ello ha sido a base de esfuerzo y brillantez en la elección de los encargados de restablecer el patrimonio perdido. Para certificarlo, solo hay que darse un paseo por los nombres propios del párrafo anterior.

 

Artículo realizado por Adrián Martín, Rafael Peñafiel, Lucía Bulnes, Jesús Pérez y José Barea

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup