A Contratiempo, Córdoba, Málaga, Sevilla, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Música y faltas de respeto desde la barra del bar

El pasado día 21 de Octubre comenzamos en mi banda (Cristo del Mar) el periodo de actuaciones y nos desplazamos a la ciudad de Carmona (Sevilla) para participar en FECOCAR, I Feria de Arte Cofrade de Carmona. A mí, sinceramente, me gustan este tipo de muestras ya que no solo te puedes relacionar con las bandas que tocan en «tu misma franja horaria», sino que puedes admirar el arte del bordado, el dorado, la imaginería, etc… y hay que decir que hay auténticas maravillas, pero a lo que voy.

En este tipo de actos se suelen concentrar un buen número de bandas en el día/as que dure la muestra, y sin duda es una gran experiencia y una buena forma de mostrar esta parte del arte, más allá del mérito que supone poner una formación musical en la calle, antes y durante la Semana Santa, con sus uniformes y su música, sin la cual poco se entendería ya la Semana de Pasión. Pues bien, normalmente se reserva un lugar para los concierto, generalmente acotado, se monta un escenario, o bien como estaba en Carmona, se monta una carpa como recinto para los conciertos (una lástima la mala acústica de este tipo de estructuras para eventos de este tipo).

Pero en mi artículo de hoy, quiero hablar sobre las barras que se montan en conciertos. Dejando claro que no estoy en contra de que se monten, lo que no entiendo es la actitud de ese grupo de personas que creen estar en un bar, en vez de un concierto de música cofrade. Este tipo de personas se van a la barra a consumir y el ruido que llegan a hacer es sinceramente muy molesto. En concreto, allí en Carmona y al principio de la actuación fue inaguantable, el bullicio nos hacía parecer que íbamos a tocar a los que se sentaron, compañeros de alguna que otra banda y familiares, mientras al fondo había una barra de bar haciendo tal ruido que por un momento sinceramente me hizo parecer de poca seriedad y poco respeto, porque es eso lo que hacen este tipo de gente que no guarda un mínimo de silencio cuando una banda toca, faltarnos el respeto.

Gracias a que siempre hay quienes entienden esto y entienden que una banda no se hace más de cuatrocientos kilómetros para tocar al bullicio, la cosa se suavizó, los interesados en que las bandas sean las protagonistas en ese momento pidieron silencio y respeto y afortunadamente la mayoría lo entendió y al menos bajaron el volumen, y así se pudo dar el concierto de forma decente.

Pido por favor y en nombre de todos los que hacemos música cofrade, guarden silencio y respeto cuando una banda actúa. Tómense su cerveza o refresco, cómanse su tapa en silencio y disfruten de un generó en auge y con grandísimas formaciones que hacen música cofrade de altísima calidad.

La muestra cofrade acabó bien y Cristo del Mar agradeció el contar con esta para cerrar la jornada del Sábado. Por cierto, este tipo de exposiciones se ha multiplicado de forma considerable y cuentan con un buen número de bandas de calidad, próximamente hablaré de todo lo que se esconde a la hora de contar y contratar a las formaciones musicales.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup