Cruce de gallardetes, Opinión

No está todo terminado

Querido lector de cruce de gallardetes:

Esta semana vengo con el corazón lleno de amor, alegría y felicidad, pues esta mañana, Jesús salió a las calles de mi ciudad. Disfruté como un niño pequeño, pues no hay nada más grande que el día del Señor, tal y como nos indica el refranero.

Las calles de llenaron de luz, altares, piedad y devoción a Jesús Sacramentado. Muchos ojos, han vuelto a mirar al Señor a su paso por nuestras calles y lo más importante, muchas rodillas, han pisado tierra cuando Cristo pasó ante ellos.

Ahora queda en el recuerdo los altares, las alfombras, lo bello de la decoración y todo lo que lleva consigo el día del Señor. Pero querido amigo, ahora llega lo más importante de todo, continuar con el fervor eucarístico de estos días.

Cristo continúa en el sagrario, Cristo nos ama sin límites, nos espera sin límites y por eso mismo, esta experiencia de estos días, nos tiene que llevar a volver a mirar a Cristo en el templo, en la intimidad, en el silencio, para así, ser nosotros los que vallamos a su encuentro.