Málaga, ⭐ Portada

«Nuestra Señora y Madre del Socorro», la nueva advocación de la Madre Dolorosa de la Archicofradía de la Sangre

La Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de la Consolación y Lágrimas añadirá la nomenclatura de «Nuestra Señora del Socorro» a su título oficial como nueva dolorosa titular de la Cofradía mercedaria. La Imagen, en posesión de la Hermandad desde tiempos remotos, se encontraba en la casa de Hermandad de la Archicofradía y carecía de advocación y, por ende, de culto litúrgico, algo que ya ha sido remediado hace escasas horas cuando la Corporación, tras la realización de un estudio exhaustivo llevado a cabo por una comisión previamente designada para tal fin, ha aprobado su nueva advocación e inclusión como nueva dolorosa de la Cofradía. Así pues, la Hermandad ha publicado en sus RRSS un dossier en el que explica todo el proceso que se ha llevado a cabo para elegir la advocación más adecuada que portará la Sagrada Titular.

El documento remite que la incorporación de la dolorosa a la Archicofradía era un anhelo de los hermanos y de la junta de gobierno y así disponerla para la veneración pública y el culto sagrado. También, expone que la advocación elegida, la de María Santísima del Socorro, mantiene una estrecha relación con el pasado de la propia Cofradía. «El título o tratamiento que le hemos querido dar es el tradicional de Nuestra Señora, pues como Madre de nuestro Señor, María Santísima es Señora de toda la creación. Es un título que se le otorga a la Virgen desde el momento mismo de la Encarnación de Cristo y que recogen los Evangelios claramente cuando María, encinta, visita a su prima Isabel y esta exclama, iluminada por el Espíritu Santo» dispone el dossier. «A esto hemos querido unir el calificativo de Madre ya que, a través del estudio de la Orden de la Merced, se comprueba el carácter filial que los frailes mercedarios sienten hacia la Virgen», prosigue. Asimismo, hace alusión al papel de la Orden Mercedaria en cuanto al auxilio y socorro que recibían los presos por parte de los integrantes de dicha entidad y a la coincidencia con la nomenclatura de las advocaciones de ambos Titulares, Sangre y Consolación y Lágrimas, especialmente con la del Cristo cuya historia se entremezcla con la de la Iglesia del Perpetuo Socorro en Roma que, a su vez, sería inspirada en la leyenda de la Virgen del Perpetuo Socorro, muy parecida a la del Santísimo Cristo de la Sangre. Otra de las coincidencias que ha valorado la Hermandad para elegir dicha advocación ha sido su relación con la Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos cuya Madre y Señora, la llamada María Auxiliadora, coteja grandes similitudes entre ambos nombres, Socorro y Auxilio. Con todo esto y con la ventaja que representa poseer en el escudo la letra «S» como inicial de ambas advocaciones, Cristo y Virgen, la Corporación de San Felipe Neri ha designado ésta su nueva Titular Mariana para que sean muchos los que depositen sus rezos y rogativas y sean muchos los que puedan venerar a la que llaman Madre y Señora del Socorro.

La Imagen

La Talla de la que durante muchos años ha sido llamada Madre Dolorosa de la Archicofradía de la Sangre, es una Imagen antigua que posee más de 100 años de historia. Ejecutada por Antonio Gutiérrez de León y Martínez y donada por el mismo en 1858, Nuestra Señora y Madre del Socorro se presentaba arrodillada en los primeros tiempos antes del cambio de candelero que la llevaría a procesionar a los pies de Cristo desde 1970 hasta nuestros días, previo paso por el papel de María Magdalena.

La dolorosa presenta la cabeza completamente tallada, con melena corta, las cejas fruncidas con suavidad, una encarnadura de tonos muy naturales y pestañas de pelo natural, así como ojos y lágrimas de cristal.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup