Córdoba, En clave de sol, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Papi, ¿esta noche cenamos juntos?

Vaya este pobre artículo en homenaje a todos esos músicos que cada noche pasan las horas ensayando, y así noche tras noche y año tras año. Pero sobre todo a sus parejas e hijos siempre comprensivos y apoyando su afición.

En la vida del músico hay varias etapas. En la primera etapa siendo más joven, en la adolescencia es un volcán de emociones. Todo es aprender y compartir las emociones que quizás nunca vuelva a sentir. Su familia cambia a partir de ese momento, pasa a ser su banda. Pero también comienzan sus primeras preocupaciones con su familia real, sus padre. Empieza la lucha entre los estudios y su pasión, la música.

Hay que empezar a trasnochar, a explicar a tu madre que los ensayos son fundamentales, que prometes estudiar y en tu casa se empiezan a dar cuenta que faltas a la hora de la cena. Quizás las cenas de invierno comienzan a ser diferentes por muchos años y sobretodo en otoño e invierno.

Es una fase fundamental por parte de la dirección de la banda, enseñando los valores de humildad y compañerismo que sin duda son la parte fundamental de una banda y por otro lado su formación musical y respeto a tu director.

A continuación llega la primera criba de las bandas, las parejas, novios y novias, que sin duda marcan el futuro del músico. En esa época se empieza a complicar todo muchísimo, trabajo, estudios y pareja sin duda son un lastre grandísimo para su afición.

Y pasan noches, pasan semanas y pasan inviernos y la afición crece y crece de manera que no se puede explicar, aquellos niños son hermanos, empiezan las bodas y empiezan los bautizos y sin duda es cuando te sientes culpable ante tu familia de tanta ausencia. De esas mencionadas cenas a solas. De esos besos a tus hijos ya dormidos en la cama. De esas conversaciones con tu pareja haciendo balance del día. De esos reproches por tus prisas para ir al ensayo.

No pretendo que esto suene a algo dramático pero sí que se vea que detrás de un instrumento hay personas sacrificadas por una afición que es poner música a Nuestro Señor y su Bendita Madre. No somos cofrades de segunda ni de primera. Simplemente somos Músicos Cofrades.

GRACIAS A NUESTROS HIJ@S, ESPOSAS Y PAREJAS POR INTENTAR COMPRENDRERNOS.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup