Advertisements
El viejo costal, 💙 Opinión

Pasto de las llamas…

En muy poco tiempo es la segunda que veo arder, me refiero a la Catedral de Nantes, la Catedral de San Pedro y San Pablo, Bretona por su región, región de origen celta y que ha sido pasto de las llamas.

Un edificio antiguo, en su emplazamiento ya hubo en el siglo VI una catedral, reemplazada en el siglo XII, por lo que de aspecto ha pasado de románico a gótica, ésta la actual se empezó a construir en 1434 y se dio por finalizada en 1891, casi nada lo de la obra, varios siglos para llegar al final de la misma.

El edificio actual ya sabe del dolor del fuego, en 1972, un obrero de forma accidental prendió fuego, estaban reparando su techo, y fue pasto de las llamas, se tardó en restaurar y poder abrir de nuevo sus puertas más de 10 años, una década de restauración, reparada su techumbre de madera y sustituida por la actual de hormigón.

Esta catedral sabe de lo que son los daños, ha sufrido muchos, durante la segunda guerra mundial unos bombardeos aliados en junio de 1944 destruyeron principalmente la sacristía y afectó algo a partes de su nave central, más de 100 metros de larga y con la considerable altura de 37 metros.

Pero esta vez creo que los daños han sido superiores, primero ha desaparecido por completo su órgano barroco, orgullo de este monumento, además han estallado todos sus vitrales, y el negro humo ha tiznado las calizas piedras de sus paredes.

Pero nuestro vecino país, de clara tradición republicana, absolutamente laico, a las pocas horas, nada más ser controlado el aparatoso incendio, su primer ministro Jean Castex se desplazó junto a otros miembros de su Gobierno y prometió “toda la ayuda del Estado para la reconstrucción de la catedral”. Su presidente Emmanuel Macron ya ha hablado con el Presidente de la Conferencia de Obispos de Francia, Monseñor Eric de Moulins-Beaufort, manifestando “el vínculo que une a la comunidad nacional y a la comunidad católica ante este nuevo drama” (fuente “EL PAIS”).

Una magistral actuación de una política actual, donde no se señala ningún resentimiento de rancio sabor añejo de otras fechas y otros tiempos, y no por ello han dejado de ser republicanos, ni laicos y, sobre todo, menos políticos, ellos se fundamentan en lo importante de su siglos de historia.

Nantes tendrá su catedral restaurada, se tarde lo que se tarde, no quieren los franceses tapar sus siglos de historia, sino más bien mostrarla con orgullo, recuperar de las cenizas su monumento y mostrarlo al mundo.

Y si allí huele a incienso, o hay cultos, a sus políticos no le importa lo más mínimo.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup