Advertisements
Sevilla

Patrimonio aprueba la restauración del Arco de la Macarena y la fachada de la iglesia de San Bartolomé

La Comisión Provincial de Patrimonio, en la sesión celebrada este miércoles bajo la presidencia de la delegada territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Susana Cayuelas, ha dado cuenta de un total de 30 expedientes de interés para la conservación del patrimonio cultural y artístico, de los cuales 17 corresponden a Sevilla y 13 a localidades de la provincia, entre ellas, Carmona, Écija, Espartinas, Estepa, Lebrija, Marchena y Osuna.

Así, la Comisión ha informado favorablemente la restauración de la fachada de la iglesia de San Bartolomé de Sevilla, que fue construida a finales del siglo XVIII, y es uno de los templos más característicos de su época. El proceso de restauración de las fachadas se ha previsto desarrollar en cuatro fases, durante las cuales se acometarán las obras del lado del Evangelio al noroeste, el lado de la Epístola al sureste, el lado de la calle Virgen de la Alegría o suroeste, y, finalmente, los cuerpos superiores, explica la Junta en un comunicado.

La Comisión de Patrimonio ha informado también favorablemente el proyecto de restauración del Arco de la Macarena, que se centrará, sobre todo, en la intervención y restauración de los pináculos, la cubierta, la azulejería, la policromía de cornisa, la limpieza de la piedra y la retirada de los morteros y las pinturas contemporáneas.

En la intervención se procederá a la limpieza, sellado de grietas, consolidación y «revestimiento con revoco de cal y enjalbegado». También contempla la renovación de la cubierta con una solución igual a la actual, «azotea a la andaluza solada con baldosas cerámicas, y se limpiarán las gárgolas para garantizar el correcto drenaje». Además, se eliminarán las anteriores reparaciones realizadas con mortero de cemento, sustituyéndolos por morteros de cal.

Por otra parte, en la provincia, en Espartinas, la Comisión ha aprobado el proyecto de conservación y tratamiento del retablo de San francisco de Asís del Santuario de Loreto. La imagen de San Francisco de Asís que preside el retablo es obra de autor anónimo del s. XVIII y es una talla realizada en madera, dorada y estofada decorada con brocados de motivos vegetales en los paños.

Con carácter general se puede considerar que el estado de conservación es malo. El retablo muestra numerosos daños, y ha perdido parte la estética original ya que durante años ha sufrido intervenciones poco ortodoxas. Muchas de las alteraciones que presenta el retablo obedecen directa o indirectamente a las condiciones ambientales de temperatura y humedad, sus eventuales variaciones y la frecuencia de las mismas, y son causa de alteraciones físicas, químicas o biológicas: variaciones dimensionales (deformaciones, roturas de soporte), pérdida generalizada de adherencia de la película pictórica; ataque de insectos, bacterias y microorganismos.

CONVENTO DE LA CONCEPCIÓN

Por otra parte, en Carmona, el organismo ha valorado el proyecto de rehabilitación y adecuación para hotel del convento de la Concepción. El proyecto manifiesta en su memoria que parte «del máximo respeto al esquema tipológico del edificio, y la actuación prevista conserva íntegramente su edificación, tanto el núcleo más monumental como el que responde a esquemas más domésticos y, lo que parece más importante, mantiene en su totalidad el tejido de carácter urbano que se encuentra en su interior y que sirve de interrelación de los edificios de habitación».

El Convento de la Purísima Concepción, que se fundó en 1513, está constituido por una serie de edificaciones independientes de carácter doméstico, y construido en el terreno en ladera sobre el que se asienta dando frente al Paseo del Estatuto, al que presenta la fachada que da paso al compás. La extensión actual del convento es la que ha quedado después de desprenderse de amplias zonas, tanto de huertas como edificaciones auxiliares en general y tanto en la parte alta como en fachada al Paseo de Estatuto, lo que hace que en el perímetro se encuentren medianeras de altura considerable, tanto al compás, como en su límite sur.

Básicamente, el proyecto respeta al máximo el esquema tipológico del edificio, que es el mismo que posee en la actualidad, conservándose íntegramente el compás, la iglesia y el claustro, distribuyendo las zonas de uso común del hotel, salones, comedor, recepción, servicios y accesos, en la planta baja de este núcleo principal, mientras que las habitaciones se distribuyen en la planta alta de dicho edificio y en el resto de las edificaciones del conjunto.

Por lo tanto, la intervención se limita a adaptar la edificación actual al nuevo uso, conservando en lo posible los elementos, formas y proporciones de las distintas unidades edificatorias que componen el conjunto del convento, realizando solo operaciones puntuales para adaptarlo a las exigencias normativas, tanto del uso específico como de carácter general, así como al desarrollo de instalaciones necesarias para su correcta utilización, «minimizando la aparición de nuevos elementos edificados y la presencia de maquinaria exterior».

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup