Internacional

Podemos propondrá con ERC y EH Bildu investigar los presuntos abusos a menores de la Iglesia en el Congreso

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso y líder de los comuns en la Cámara baja, Jaume Asens, ha anunciado en una entrevista a Europa Press que «en los próximos días» presentarán esta iniciativa, al igual que han hecho países como Alemania, Irlanda, Bélgica y Francia.

«Se me hace extraño pensar que partidos como el PSOE queden excluidos de esta iniciativa, porque es de sentido común, razonable y en el sentido que pide el Papa Francisco», ha defendido Asens, que ha añadido que comparten la reflexión del Sumo Pontífice de que se deben investigar estos hechos porque ofenden a la conciencia de la humanidad.

Asens ha hecho balance de cómo ha transcurrido el curso político y ha puesto el foco en cómo ha subido el tono de las declaraciones dentro del Congreso de los Diputados, y en ese sentido, ha afirmado que su grupo está molesto con el papel institucional de la presidenta de la Cámara baja, Meritxell Batet.

Consideran que Batet «no defiende suficientemente bien la autonomía parlamentaria ante injerencias de otros poderes, especialmente el poder judicial», tras lo que ha criticado que la cúpula judicial española quiera convertirse en guionista de la política –ha dicho textualmente– y decida lo que se puede discutir en los parlamentos.

Después de que Batet retirase el acta al diputado de UP Alberto Rodríguez, Asens exige la restitución inmendiata de su escaño, porque cree que Batet tomó la decisión de forma unilateral: «Se ha inventado un delito que no estaba en la sentencia, porque se ha avanzado a las intenciones del señor Marchena, y esto es abdicar de su papel de defensa de la autonomía parlamentaria».

Rodríguez fue condenado como autor de un delito de atentado a agente de la autoridad –con la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas– a la pena de un mes y 15 días de prisión, con la pena accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y la pena de prisión se sustituyó por una multa de 540 euros que ya ha abonado.

Asens ha defendido que se le quitó el acta de forma ilegítima, en contra de la opinión de la Mesa y de los letrados del Congreso, ha asegurado que se trata de un caso inédito y muy grave, y ha reivindicado que se le restituya el acta «porque si no lo hace ella, tarde o temprano lo harán los tribunales».

«NO DEFIENDE LA INTEGRIDAD DEL CONGRESO»

«También estamos molestos porque no solo no defiende la autonomía parlamentaria sino que tampoco defiende con suficiente firmeza la integridad del Congreso ante los ataques de la extrema derecha», ha reprochado el líder de Unidas Podemos, que considera que se está haciendo de la crispación una nueva hoja de ruta y se están cruzando líneas rojas en los debates en la Cámara baja.

En concreto, Asens se ha referido a episodios como las palabras del líder del PP, Pablo Casado, que preguntó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: «¿Qué coño tiene que pasar en España para que usted asuma alguna responsabilidad?», o después de que dos diputados de Vox intentasen boicotear un acto de UP, haciendo sonar himnos de la Policía y la Guardia Civil desde un altavoz.

«Pensamos que ante estas actitudes se tiene que tener una mayor firmeza, se tiene que cumplir con el reglamento y no se debe tener una actitud equidistante, porque esto es lo que alimenta a la extrema derecha», ha reclamado el líder de UP en la Cámara baja, que ha añadido que estas actitudes generan un clima de desconfianza y desafección en la ciudadanía, que ve como el Congreso se convierte en una fosa séptica, en sus palabras.

Asens ha reclamado la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque cree que cuenta «con una mayoría artificial que no corresponde con el mandato de las urnas» y favorece a la derecha, por lo que ha apostado por hacer una reforma de la manera de elegir a los miembros de este organismo.

En concreto, pasaría por conservar la fórmula actual de la mayoría de los tres quintos en la primera votación, pero «con una fórmula de antibloqueo para estas situaciones», ya que el actual sistema está basado, según él, en el bipartidismo, que ya no existe.

El líder morado ha sostenido que son escépticos y que no será fácil conseguir la renovación del CGPJ, pero ha defendido este camino «como una vía necesaria para que el PP tenga un incentivo real para renovar» el órgano de gobierno judicial español.

«El gran drama de España es la existencia de una derecha que tiene una genética y un ADN predemocrático, que considera que el poder, cuando no lo ejercen ellos, es ilegítimo, y que por eso se atrinchera en el CGPJ y subvierte el orden constitucional», ha argumentado Asens, que ha acusado al PP de utilizar la cúpula judicial para conseguir lo que no lograron en las urnas.

LAS SIGLAS DE UP, «HAN QUEDADO DESFASADAS»

De cara a futuras elecciones, Asens ha defendido que Barcelona es «el polo de referencia del espacio de la izquierda» y la punta de lanza del proyecto de Yolanda Díaz, que cree que puede conseguir lo mismo que Ada Colau en la capital catalana, es decir, superar en votos al PSOE y liderar el Gobierno.

Ha apostado por que en las próximas elecciones generales solo haya «dos siglas en el espacio de la izquierda», y se ha mostrado en desacuerdo con la postura del líder de Más País, Íñigo Errejon, sobre que tres espacios de izquierdas suman más que dos, ya que considera que eso solo ocurre en Madrid pero no en el resto de España.

Asens ha pedido «no caer en el fetichismo de las siglas», y ha apostado por abrir este debate de si se cambian y se apuesta por otra marca de cara al ciclo electoral que se abrirá en 2022, con las elecciones de Castilla y León.

Ha asegurado que las actuales siglas de Unidas Podemos «han quedado desfasadas» porque nacieron en un contexto concreto, que ahora ha cambiado, ya que cree que los jóvenes ya no tienen el 15M como referente.

Preguntado por si el proyecto liderado por Díaz debe contar con Más País y con Podemos, Asens ha respondido que se debe hacer «una llamada amplia a todas las personas encuadradas o vinculadas a actores que pertenecen al espacio del cambio, y por tanto no hay que excluir a nadie».