Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

Prevalecerá la esencia, prevalecerá lo auténtico, la arraigado…..

¿Y cuando pase todo y vuelva la normalidad con quienes contaremos? ¿Cómo serán nuestros cultos externos y celebraciones? ¿Quiénes quedaran en pie? ¿Con que manos se contará para trabajar? ¿Será todo como antes?

Estas fueron, algunas de las preguntas que surgieron hace unos días en una reunión entre seglares y un sacerdote en la que me encontraba y en la que pesar de los diferentes matices, coincidimos en una cosa todos los presentes de una manera clara y es que, cuando todo esto pase, permanecerá lo arraigado, lo auténtico, lo que guarda la esencia. Y es que, no se trata en parte de que sobreviva el más fuerte, sino lo que a la gente verdaderamente le importa, lo que sienten como suyo y que forma parte de sus raíces.

Hay quienes buscan nuevas fórmulas, quienes intentan sorprender, quienes intentar meter a calzador devociones y quienes quieren arraigar tradiciones de otros lugares a pesar de que no peguen nada… y claro, las cosas de Dios, contra más mejor ¡faltaría más! Pero….. ¿Dónde está la esencia de aquello? Indudablemente es el momento de mirar nuestro pasado, ver quiénes somos y como queremos seguir caminando.

Se resaltaba en aquella conversación, que la gente de este tiempo y de una manera especial los jóvenes, están centrando su mirada en lo auténtico, centrándose en la esencia y dejando a un lado los sucedáneos. Creo que algo no se dejó de hacer mal durante un tiempo, pues mientras algunos querían pisar el acelerador hacía ningún sitio, otros se acunaron entre la devoción de siglos y la autenticidad.

Ahora llegan nuevos tiempos con nuevos retos y si algo hay claro de ello, es que lo de siempre, está de moda, así que ojo al dato, porque lo bello, no muere, es eterno.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup