Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

¿Proclamar la caridad?

En mitad de las dificultades tanto económicas, sanitarias y sociales, que muchos hermanos nuestros están atravesando debido al covid-19, se está viendo el incesante trabajo de la Iglesia junto a las Cofradías y Hermandades, las cuales, están en primera línea de batalla, dando su mano a todos aquellos que más lo necesitan.

No sería justo si pusiera algún ejemplo de alguna corporación o localidad concreta, pues por suerte, a lo largo de nuestra geografía, estamos encontrado decenas de acciones caritativas en cada municipio.

Cuestaciones de dinero, generosos donativos, cruces de mayo, mesas petitorias, papeletas de sitio, caminos romeros y demás acciones solidarias, que están siendo llevadas a cabo y que a la vez, es tan solo un punto y seguido, a lo que nuestras corporaciones llevan haciendo desde hace siglos.

Pues bien, son muchas las Cofradías, Hermandades e instituciones que están comunicando a sus hermanos y a la sociedad en general, las donaciones, acciones, alimentos o material sanitario que se están donando. Cantidades e instituciones a las que se donan estas muestras de amor fraterno que son recogidas y comunicadas con total transparencia, para que así, se vea que de manera íntegra y honesta, todo lo que se recibe, es dado, sin dar pie a dudas.

Sobre estos comunicados que realizan las corporaciones e instituciones, están algunas voces dentro y fuera de nuestras Cofradías y Hermandades, que dicen que no es necesario hacer dichos comunicados. Otros, por su parte, incluso hacen mención de esa cita bíblica tantas veces sonada que dice: que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha.

Bien sabemos, que nuestras Cofradías y Hermandades no buscan la vanagloria ¿Entonces? ¿Por qué hacer esos comunicados?

Basta con dar una ligera vuelta por las redes sociales y algunos medios de comunicación digitales, para ver como los de siempre, movidos por el desconocimiento y otros con ganas de hacer daño, atacan una y otra vez a nuestra Iglesia y a nuestras corporaciones, afirmando con soberbia y odio, que la iglesia, no está haciendo nada en esta situación, cosa sobradamente demostrada que es mentira.

Los cofrades, solo entendemos el idioma del amor y aunque debemos de poner la otra mejilla, también debemos de trabajar por la verdad. Los cofrades, debemos de anunciar y comunicar las acciones que se ponen en marcha.

¡Basta de ataques gratuitos! ¡Basta de menospreciar el trabajo de la Iglesia y nuestras corporaciones! Es nuestro deber como cofrades, el callar las voces del odio y a la vez, pedir a esos que tanto critican, que cuales son sus obras por los más necesitados.

A cada insulto, una muestra de caridad de nuestras corporaciones. A cada mentira, una verdad traducida en amor, solidaridad y hermandad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup