Advertisements
Córdoba, Opinión, Racheando, Sevilla, Universo Cofrade

Propósitos de Año Nuevo

Año tras año, tras la última campanada de las 12 de la noche marcadas por la Puerta del Sol de Madrid, mientras intentamos no atragantarnos con las uvas que se llenan nuestras bocas, comenzamos a pensar en los propósitos que queremos marcarnos para un nuevo año que comienza..

Dejar de fumar, la «operación bikini», viajes, bodas… Pero yo al año nuevo no sólo le pido cambios en mi vida cotidiana, le pido cambios en nuestra sociedad, en nuestras Cofradías.

Al 2019 le pido cambios reales, que las hermandades sean lo que indican su nombre y se llenen de «Hermandad» y no de pequeños dictadores que con tal de llegar a la posesión de la vara o medalla dorada pisen a sus hermanos o la alcancen prometiendo los anhelados cambios para luego crear un cortijo propio donde el «sibwanismo» sea la tónica predominante en cada reunión.

Que la democracia llegue a estas instituciones y que los hermanos sean la última voz en las decisiones que implican el futuro de una corporación. Que los hermanos tengan las ideas claras y tengan claro que el futuro pasa por ellos y no digan si a todo, aunque sea perjudicial.

Al 2019 le pido coherencia a la jerarquía eclesiástica, que vivan en la sociedad actual y no anclada en el pasado inquisidor donde la quema de brujas era lo normal, donde ellos marcaban con sus exhortaciones la forma de vida siendo los únicos capaces de no predicar con el ejemplo. Que cualquier católico, por su orientación sexual o por su situación sentimental no se sienta discriminado ni se le niegue la comunión mientras tenga clara su fe y viva con el sentimiento católico que, por culpa de ciertas actitudes eclesiásticas, vacían las Iglesias de fieles y gente joven.

Que cualquier católico no sea objeto de crítica ni de ataques por parte de aquellos revanchistas que buscan la revolución anticlerical, de esos mismos que se autodenominan «demócratas» mientras impiden que el pueblo muestre públicamente su fe sin sentirse avergonzados. Aquellos que quieren eliminar la religión y enarbolan banderas del pasado, son los mismos que crean votantes de tendencias opuestas a las suyas, ataque tras ataque, esos partidos intolerantes del otro extremo ideológico, ganan más fuerza, y los culpables son única y exclusivamente ellos por intentar hacer un país de pensamiento único.

Propósitos de Año Nuevo que, como en los de la vida cotidiana, no los podré ver en su totalidad cumplidos, porque, por desgracia, hay muchos que viven muy bien de esta manera.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies