Cruce de gallardetes, Opinión

¡Qué más da el calor!

Querido lector de cruce de gallardetes:

En menos de siete días, el Señor saldrá a las calles de nuestros pueblos y ciudades, poniendo así de manifiesto el gran amor que nos tiene. Ver a Cristo ante nuestros ojos, es experimentar su infinito amor y sobre todo, el sentir que se entregó por todos nosotros.

Debo de reconocer, que para mí, estos días son como la víspera de cualquier crío en la noche del día de reyes. Aguardo el día del Señor, espero ese amanecer dorado para embriagarme de aromas de gloria y me pierdo en las maravillas que se levantan a su paso. Es el día más grande en cualquier sitio y aunque bien es cierto, que a la Reina del Cielo la queremos a rabiar y su salida a nuestras calles es también un día de fiesta, este día del Corpus Christi, es lo más grande de la humanidad.

No debemos de desvanecer en nuestros esfuerzos para hacer grande este día, pero no solo en lo externo, ojo, que está muy bien, sino que además, debemos de mostrar nuestro compromiso cristiano acompañando al Señor. Es Cristo el que sale y por ello, considero que ningún cofrade se debe de quedar en sus casas, pero mucho menos en las aceras, pues creo que estas deben de estar vacías y que todo el mundo vaya en la procesión.

Sé que en los próximos días, las temperaturas serán elevadas, pero ello, es francamente una excusa, pues, haga el calor más grande del mundo, no es excusa para no acompañar al Señor en el día del Corpus Christi, por lo tanto querido lector, ahora sí que sí, como diría nuestro amigo Ángel ¡Cofrades a la calle! a la calle de verdad, porque es el Señor quien sale a nuestro encuentro y no hay excusa ninguna que valga, pues todos tenemos que estar, sí o sí.