Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

¿Quién no te ha mirado alguna vez a la cara?

1 de octubre, fecha muy especial en la hermandad del Gran Poder de Sevilla. Hoy se ha celebrado una Misa Pontifical de acción de gracias por el IV Centenario de la imagen de Jesús del Gran Poder. Dicha Misa ha tenido lugar en la misma plaza de San Lorenzo donde se ubica la sede canónica de la hermandad. 1 de octubre, fecha muy especial para la ciudad de Sevilla, fecha en la que se firmó un contrato para la hechura del Señor de Sevilla para la eternidad de su ciudad y sus habitantes. 

Independientemente, de que la imagen haya salido en andas a la plaza para estar presente en dicha misa. Independientemente, de las medidas de seguridad que se han tomado para dicha celebración. Independientemente, de los elegidos para estar allí físicamente. Independientemente, de todos los factores habidos y por haber. 

El Señor de Sevilla ha visto el cielo de nuevo, el aire ha surcado entre los nudos de su corona real de madera. Su caminar por un corto espacio ha vuelto a levantar los corazones de todos aquellos que crean en Él. La mecía de su túnica nos ha devuelto la esperanza de un futuro que se nos desvaneció de entre los dedos de la mano, como granos de arena, y justo de frente de nuestras caras.

Quién no te ha mirado alguna vez a la cara y el tiempo se paró y las lágrimas surcaron nuestras mejillas, la sonrisa se iluminó en nuestras caras al terminar de hablar contigo, o simplemente te oramos por un familiar enfermo, o para solucionar un problema sea de la índole que fuere, o para darte las gracias una y mil veces.

Quién no te ha mirado alguna vez a la cara con esa estampa comprada y que lleva en su bolsillo o cartera, y la posó en su mano y con una mirada te lo dijo todo sin decirte ni una sola palabra. Hoy cuántos te mirarán desde una plaza, un balcón o una ventana, desde una televisión, una tablet o un móvil. Hoy donde tu gracia infinita dura ya 400 años, las rogativas serán aún más si cabe más rogativas para que acabe este mal que ha caído sobre la sociedad mundial.

400 años de Tu Gran Poder, de Tu Misericordia, de Tu Amor, de Tu Silencio vociferante, de Tu Caridad universal, de Tu Buen Fin por los demás, de Tu mirada dulce y a la vez dolorosa, de Tu Pasión por los demás sean o no creyentes, de Tu infinito Dolor de años y años de estar ahí ante el paso incesante de cada hijo o hija que fue a mirarte, de Tu Amargura al ver la sin razón, de Tu luz mostrándonos el camino que solemos abandonar a nuestro antojo y conveniencia, de Tu Bondad incansable, de Tu respeto hacia los que no piensan como Tú, de Tu caminar llevando Tu Cruz que es la de cada uno de nosotros, de Tus espinas clavadas mostrándonos la Esperanza de la Vida, de Tu Angustia ante tanta desaprobación, de Tu mirada paternal siglo tras siglo, año tras año, mes a mes, día a día, hora tras hora, minuto a minuto y segundo tras segundo…

Quién no te ha mirado alguna vez a la cara, Jesús del Gran Poder…

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup