Córdoba, Verde Esperanza, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Redención nunca falla

Que la pandemia ha supuesto un duro varapalo para gran parte de las formaciones musicales es algo que no escapa a nadie, con la desaparición y el cese de la actividad de muchas de ellas.

Sin embargo, ahora que, afortunadamente, estamos comenzando a volver a disfrutar de las bandas por las calles, observo aliviado cómo hay cosas que, por fortuna, no cambian. Más que por fortuna, por trabajo. Y es que tras tanto período de inactividad, tiene mérito que haya bandas que muestren un nivel prácticamente igual al que tenían antes del parón.

Tal es el caso de la Agrupación Musical Redención de Córdoba, de la que los cordobeses pudieron disfrutar hace varias semanas en un concierto en el Kiosko de la Música con motivo de la Fuensanta, y el pasado 24 de octubre tras la recién bendecida imagen del Señor de la Salud de Puerta Nueva en su regreso a su parroquia.

Lo cierto es que Redención nunca falla. Pasará por rachas, como cualquier otra banda del orbe cofrade, pero resulta indiscutible que la formación musical de la Huerta de la Reina lleva décadas ofreciendo un nivel altísimo, erigiéndose en auténtica referencia para las demás de su género incluso allende las fronteras de la ciudad califal, y portando con gallardía el estandarte de la música cofrade cordobesa allá por donde lleva su música.

La actuación de ayer tras la Salud de Puerta Nueva vino a ser el contrapunto musical perfecto para la joven corporación cordobesa, que entre sus muchos aciertos durante los últimos años, cuenta con la apuesta inequívoca por la formación musical de la propia ciudad.

La banda de la capital cordobesa mostró un gran nivel de principio a fin de la actuación, pese a los nervios que, como seres humanos que son los músicos, aunque a veces nos olvidemos, a buen seguro los componentes tendrían amén de lo esperada de esta salida procesional tras la crisis pandémica. Compuesta por una nutrida nómina de músicos, el nivel ofrecido por todas y cada una de las voces que componen a la formación fue más que notable.

Redención interpretó marchas de muy diversos estilos, defendiendo cada uno de ellos a la perfección adaptándose a sus peculiaridades. Se escucharon marchas de Pasión de Linares, con la dificultad que ello conlleva, así como de la Encarnación, Virgen de los Reyes o la Estrella de Dos Hermanas, además de otras que más bien se ubican en el género clásico de la agrupación musical y, como no podía ser de otra manera, un nutrido elenco de marchas de propia composición, que vienen a ser sello inconfundible de personalidad de Redención, como «En la Cena del Señor», «El Camino, la Verdad y la Vida» o «Cuando te Miro», entre otras. Tener un repertorio tan rico y variado y defenderlo con tanta suficiencia es un privilegio reservado a muy pocas bandas.

En definitiva, sin perder la perspectiva de que lo importante de la inolvidable jornada de ayer vivida para la Córdoba cofrade, que volvió a vivir momentos que mucho se parecen a lo que sucede cada Semana Santa en la ciudad de San Rafael, era la presencia del Señor de la Salud, no deja de ser cierto que los maravillosos sones de Redención vinieron a poner un color musical bellísimo durante la salida procesional.

Córdoba tiene suerte de tener una banda tan consolidada como Redención, pese a que no siempre la ha tratado como merece, pese a que el respeto más allá de sus fronteras es incuestionable. Y si no, que pregunten a la Sagrada Cena de Málaga, donde la formación musical de la Hué interpretará sus sones en la Magna del próximo día 30 de octubre tras el imponente trono del Jueves Santo, con motivo del aniversario de la Agrupación de Cofradías de la capital malagueña. Allí, Redención volverá a portar el estandarte de su Hermandad de la Estrella y el de toda Córdoba en un acontecimiento que se antoja histórico.

Fotografía A.M. Redención

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup