Jaén

«San Jorge derrotando al dragón», la última genialidad de Felipe Herreros

La obra viajará hasta el sur de Italia

Destinado a una colección privada, la obra más reciente de Felipe Herreros es un óleo sobre lienzo 165 x 125 cm. que representa a San Jorge derrotando al dragón. El santo fue un soldado romano cristiana de Capadocia, en tiempos del mandato del emperador Diocleciano S. III.

En palabras de su autor, «según la tradición, este Santo fue el liberador de la antigua ciudad libia de Silca. La ciudad se encontraba sitiada por un dragón, bestia a la que aplacaban ofreciéndole ganado. Una vez se acabaron los animales decidieron sortearse entre los mismos habitantes de la ciudad. Llegó el día en que fue seleccionada la hija del rey y justo antes del final desenlace; apareció San Jorge a caballo derrotando al dragón con su lanza. Llevó la bestia a la ciudad y pidió que todos sus habitantes se bautizaran en la fe cristiana».

Felipe ha procurado dar una nueva visión del relato. Ambientado en la noche, junto al mar, en una atmósfera de tonalidades nocturnas donde los elementos quedan iluminados por la luna llena y el fuego. «San Jorge es representado en un joven soldado ataviado con coraza y casco labrados y con la capa de la Supremo Militare Ordine Constantiniano di San Giorgio. Su actitud y autoridad representa el vigor de la fe cristiana. El caballo blanco se alza sobre el dragón en un potente escorzo denotando nobleza y fuerza. Y el dragón que encarna el mal, sucumbe entre el fuego y la ira que desprende. Destaca la maleza y las ascuas encendidas que aportan reflejos cálidos en la composición».

«En el margen izquierdo observamos el castillo Pizzo Calabro con la bandera de las Dos Sicilias, región de destino de la obra. Bajo el mismo la princesa asustada busca refugio en los árboles, contemplando la escena. Una obra compleja, rica en movimiento y una nueva representación de esta leyenda. Completándose con una iconografía generosa en detalle».

La obra tiene como destino las tierras de las Dos Sicilias. Se trata en definitiva de un homenaje al sur que el pintor expresa representando a un santo que, además de ser patrono de la Orden Constantiniana, es patrón y protector de la región de Calabria y otras ciudades próximas a la que está ligado el título ducal del heredero al trono del Reino de las Dos Sicilias, hoy en la persona de S. A. R. el Príncipe don Pedro de Borbón Dos Sicilias, Duque de Calabria y Conde de Caserta.

De aquí que San Jorge porte capa constantiniana, para plasmar el estrecho y sagrado vínculo de fe y tradición. San Jorge es celestial patrón de Pizzo Calabro desde que, durante una incursión sarracena, apareció en las paredes de la ciudad a pelear junto a los valientes napitines. En el lienzo, el Guerrero se representa en la batalla contra el dragón al pie del Manero de Encaje. Así se evocan y el prodigioso evento y las razones de su patronato sobre la Ciudad.

El Real Club Francisco II de Borbón recoge sobre Pizzo Calabro que es «ciudad fidelísima porque los pizzitanos con la captura de Murat escribieron una página histórica de gran fidelidad de su nación y a su Rey, tanto que el propio Rey Ferdinando IV para agradecer su hazaña, donó varias obras de arte a la catedral, siendo hoy visitables».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup