Advertisements
El Rincón de la Memoria, Málaga, Sevilla

San Juan Bautista, titular olvidado en las cofradías

La iconografía del último profeta se conserva con gran profusión en los templos y cenobios sevillanos

Hay que viajar hasta la época de los Reyes Católicos para ver cómo la devoción a los santos Juanes se hace patente en la sociedad de entonces. San Juan Bautista y San Juan Evangelista, de quienes la reina Isabel la Católica era una gran devota, comenzaron a tener una amplia representación en los espacios sacros. Pero será en el Barroco cuando se cree una corriente sanjuanista llegando incluso a estar representados ambos en sendas capillas de diversos templos.

Retablo de San Juan Bautista en el Convento de San Leandro

Centrándonos en el Bautista, su muerte ordenada por Herodes, tras la petición de Salomé, supone para muchos el final del Antiguo Testamento. E incluso hay quien identifica al propio San Juan con Elías, ya que, según las Sagradas Escrituras, este tenía que preceder al Mesías. La muerte del primo de Jesús, recogida entre otras escrituras en “Antigüedades judías”, obra del historiador Flavio Josefo, no se celebra al igual que el resto de santos, sino que la Iglesia conmemora su nacimiento. San Agustín afirmaba ya en sus sermones que la llegada al mundo de San Juan Bautista era celebrada por la Iglesia como algo sagrado y recalcaba que él era la línea divisoria entre los dos Testamentos, manifestando que la ley y los profetas llegaron hasta San Juan. Nacido seis meses antes que Jesús, el día 24 se celebra el nacimiento del último de los profetas. Durante su juventud predicó por el desierto de Judea y cuando tenía alrededor de treinta años marchó hasta la ribera del Jordán, donde comenzó a bautizar. “Yo debo ser bautizado por ti y tú vienes a mí”, exclamó Jesús cuando se encontró con él.

Retablo de San Juan Evangelista en el Convento de San Leandro

En comparación con el Evangelista, este último cuenta con una importante relevancia entre las cofradías. Aunque antaño era mayor el número de pasos que procesionaban a la Virgen acompañada por el discípulo amado, su papel en el universo cofradiero es todavía incuestionable. Además, su presencia en el Calvario hace que sea el santo más destacado de entre la nómina de figuras secundarias con las que cuenta la Semana Santa. Sí hay mayor presencia del Bautista en templos y conventos sevillanos, tanto que en un pasado las comunidades religiosas quedaban divididas entre “batistas” y “evangelistas”. Pero, ¿y en las cofradías?

Bermejo, en sus “Glorias religiosas de Sevilla” aborda la cofradía del Santísimo Cristo de la Sangre, Nuestra Señora de la Candelaria y San Juan Bautista, establecida en la Iglesia de San Francisco de Paula. El historiador refiere que fue fundada a mediados del XVI en la Iglesia de San Juan de Acre. Salía en la tarde del Jueves Santo contando con tres pasos. En el primero de ellos se representaba la degollación del Bautista, no ofreciendo más datos sobre la iconografía. Sí es más explícito con el segundo de los pasos, donde aparecía Cristo clavado en la cruz mientras que a sus pies aparecía “una gran porcelana llena de sangre que caía de sus cinco llagas, y los cuatro doctores de la Iglesia; dos de estos en ademán de recoger la sangre de la porcelana, y dos en acción de derramarla por el monte”. En el tercero, la Virgen bajo palio. Las imágenes residieron en la Iglesia del Colegio de San Francisco de Paula, y en 1818, con la llegada de los titulares de la Sagrada Lanzada, “se colocaron en el altar inmediato a la puerta principal; en cuya forma han permanecido hasta ahora pocos años”.

Cabeza de San Juan Bautista. Museo Provincial de Málaga

Curiosamente, en Málaga existió la Real Congregación de Señor San Juan Bautista en su degollación, cuya representación pudo observarse hace unos años a través de un documento expuesto en una muestra sobre estampas devotas que acogió el Museo Municipal de Málaga. Nacida en 1591 con la finalidad de socorrer a los presos, la corporación escogió como titular al primo de Jesucristo al haber este estado preso momentos antes de su degollación. Sus orígenes se sitúan en la Cárcel Plaza de las Cuatro Calles, languideciendo durante las primeras décadas del siglo decimonónico, aguantando hasta el año de 1835, según textos de Díaz de Escovar. Por su parte, Lara García sostiene que la corporación del Bautista se trasladó hasta la Iglesia de Santiago, donde recaló también la cofradía del Rico, que llegó desde el Convento de San Luis. La historiadora afirma a continuación que ya que muchos hermanos de la cofradía de los Pobres —como también se le conocía a la del Bautista— lo eral de la del Rico, al desaparecer la del santo estos se integraron en la otra. Y que cuando se estableció la costumbre de parar frente a la puerta de la prisión, en 1866, y bendecir a los presos, “la cabeza de San Juan iba en el trono de Jesús en la procesión”.

De la cabeza del santo no hay referencias hasta que a finales de 1927 aparece en la revista Vida Gráfica Mariano Nieto, director de la prisión provincial, mostrando la cabeza del Bautista y comentando que quería resucitar esta hermandad. Gracias a esta información, la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno recupera la cabeza, que se había conservado durante años en la pequeña capilla de la cárcel. Años más tarde, en 1934, la cabeza pasa a formar parte del Museo Provincial y cada año, el hermano mayor del Rico solicita esta pieza, datada en la segunda mitad del siglo XVIII y de autor anónimo, para que esta acompañase al Nazareno, siendo colocada a sus pies. Tras décadas sin hacerlo, en 1997 esta tradición se reanudó continuando vigente hasta la actualidad.

Degollación de San Juan Bautista. Andrés de Rada. Convento de San Quirce. Valladolid. Fuente: Arteenvalladolid.blogspot.com
Cabeza de San Juan Bautista. Torcuato Ruiz del Peral. Catedral de Granada
Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies