Sevilla

San Vicente se postra ante María Auxiliadora

La Santísima Virgen recorre la feligresía en su onomástica

El mes de mayo siempre tiene un significado profundo e histórico para el barrio de San Vicente, pues dos de sus devociones Marianas por antonomasia procesionan en este mes: La Divina Pastora de San Antonio y María Auxiliadora.

Y como no podía ser de otro modo, la Virgen de Don Bosco recorre sus calles en esta jornada de alegría para la Casa Salesiana.

Imágenes del recorrido de María Auxiliadora por el barrio de San Vicente. Fotos: Alejandro Sigüenza.

María Auxiliadora y el Niño procesiona junto al Niño Jesús en un magnífico paso barroco dorado, haciendo su salida desde la Parroquia de San Lorenzo.

Eran concretamente las 19:30 horas cuando se producía este momento, que este año adquiría un cariz más emotivo al haber transcurrido 3 años desde la última vez que la Señora visitara su feligresía.

Y quizás por ello la afluencia de personas han sido aún mayor a la acostumbrado, arropando el discurrir del cortejo desde la cruz alzada escoltada por la Banda Juvenil de la Centuria Macarena; hasta el paso, acompañado por los sones de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de las Angustias de Sanlúcar la Mayor.

Al ritmo de los sones de marchas clásicas interpretadas exquisitamente por dichas formaciones, la asociación recorría zonas tan señeras como Juan Rabadán, Teodosio, Pascual de Gayangos o Santa Clara, recibiendo en algunos de ellos las tradicionales petalás que adornaban, aún más, la florida mesa sobre la que se alzaba la Virgen.

Se cumplía de esta forma con la tradición de un nuevo 24 de mayo que posibilitó disfrutar de la Virgen paseando por el centro hispalense.