En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Se oye, se escucha, se rumorea…

98 días llevamos de confinamiento y a éste confinamiento le queda ya sólo un día para que acabe. Ahora tendremos que volver a esa normalidad que nuestros dirigentes llaman “la nueva normalidad». Ver para creer los nombres que se sacan para intentar disipar la verdad verdadera de nuestra sociedad, de cómo se encuentra la realidad de los españoles. Ahora los fallecidos son compatriotas porque decir españoles les crea urticaria. De traca mala.

Pero es lo que tenemos y sólo llevan, sino recuerdo mal, cinco meses de Gobierno. Qué largo se me va a hacer. Tenemos que ver que lo que decían antes en la oposición, ahora en el poder ya no es así, se les ha olvidado, les ha entrado una amnesia, que a un facultativo médico le costaría trabajo encontrar un diagnóstico coherente para estos tipos de personajes. Así que tendremos que llenar nuestras alforjas de paciencia y tolerancia, porque veo tiempos venideros un poco complicados.

Cambiando de tema, hace unos días me encontré con un conocido cofrade y nos paramos a saludarnos, para saber cómo nos encontramos en el transcurso de este tiempo, que nos ha tocado vivir. Y después de los saludos pertinentes, los dos coincidíamos en que deberíamos de valorar mucho más en nuestras vidas, cada instante que la vida nos está ofreciendo.

Y más aún, con lo mal que lo hemos pasado todos. Tendríamos que saber valorar que la vida en un segundo puede cambiar de una manera drástica. Y de estar disfrutando de nuestros placeres placebos, que son los de que cada uno de nosotros nos autoalimentamos, podemos pasar a otro estado anímico totalmente distinto.

Pero seguiremos cada uno de nosotros en nuestro barco y no bajaremos de él, para que nada ni nadie nos pueda hacer ver la cruda y dura realidad. Sólo nos valdrá nuestra historia y lo peor es que siempre habrá uno que hablará de nosotros diciendo que somos el malo de esa historia, sin conocer la historia por ambos lados de la orilla. Muy de los humanos y de opinar sin conocer todas las vertientes de la verdad. Y más fácil aún, si cabe, empezar a realizar elucubraciones y películas mentales. Así se dice, se oye, se escucha, se rumorea…

Me sigo quedando con la labor social que, en este caso, están realizando nuestras hermandades y de verdad deberíamos de intentar ser un poco más solidarios con los demás. Esta semana nos ha dejado otro costalero. Mis condolencias y apoyo a su familia en momentos tan amargos y duros.

Me marcho ya está semana. Sean felices y extrapólenlo con los demás.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup