En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Segunda Semana Santa de pandemia

Pues como el que no se da cuenta de nada, la Semana Santa de este año segundo de pandemia está dando sus últimos coletazos. No sé como definir a esta Semana Santa. ¿Y por qué digo esto? porque al igual que nos hemos visto de nuevo amigos que llevábamos más de un año sin vernos y hemos departido por el tema en común de todos, que nos es otro que la salud, han sido conmovedores momentos, no menos impresionantes fueron los instantes delante de nuestros titulares.

Una segunda Semana Santa de pandemia donde volvíamos a ser las personas de sentimientos que éramos antes. Hemos estado tanto tiempo aletargados en un confinamiento que costaba trabajo ubicarnos. Nuestras habilidades físicas sufrieron un adormecimiento en general. 

Hemos pasado un año durísimo el primero de pandemia, pero no menos duro va a ser este segundo. El poder comunicarnos de nuevo y vernos, reconozco que me erizaron en muchos momentos el vello. Ese pellizco que antes sentíamos, parece que vuelve, poco a poco, pero vuelve.

Aún así, sigue siendo muy difícil y complicado porque te sigues enterando de personas que lo están pasando mal, muy mal, entre ellos amigos que no sabías de ellos, en muchos aspectos, pero sobre todo en el de la salud. A cada uno de ellos, intentaré tener un momento para poder hablar y saber de su estado.

Sobre las veneraciones a los templos y poder contemplar a las imágenes de nuestra Semana Santa, tengo aspectos que no me gustaron, pero ante eso es difícil poder expresarte. Tuvo que ser complicado para las Juntas de Gobierno tomar una decisión o decisiones que satisfagan a todos. Pero no es menos cierto, que algunas tuvieron muy pocas horas de poder asistir y ello congregó demasiada gente sin guardar la distancia sanitaria que hace falta. Y dirán que eso va en cada uno de nosotros, cierto, pero a lo mejor espaciando un poco más las jornadas dentro de sus posibilidades y espaciándonos los viandantes también, pero…

Este año he tenido a Rafalito Cuaresma, que me ha dado las pinceladas perfectas de los sitios que no pude acudir por mis compromisos y los que tuve que irme ya que, con mis padres al lado, octogenarios, en algunos casos era imposible poder tenerlos de pie tanto rato para solo después estar cuarenta segundos delante de unas imágenes y no poder ni tan siquiera poder rezar un Padrenuestro o un Ave María.

Pero era de esperar que ocurrieran estas cosas, poder contentar a todos es complicadísimo y hay que aceptarlo, aunque cueste trabajo entenderlo. Solamente en dos sitios tuvieron el detalle de acercarse y preguntar por ellos si necesitaban algo, a los cuales agradezco su preocupación. A otros que tuvieron demasiada prisa porque pasáramos de largo que pena que sigan anclados en el año 1970.

Por las mañanas te metías a navegar por internet y veías a hermandades que tienen redes sociales y siguen anclados en el año 1970. Señores responsables de las redes sociales: más iniciativa en colgar publicaciones, ¡ah! Y por supuesto cuidado con las erratas escritas que cantan mucho…

Rafalito Cuaresma, nos ha puesto al día de detalles que para muchos no se conocían, como esas lecciones gastronómicas que nos ha recordado de no hace mucho tiempo realizábamos casi todos. Nos ha acercado barrios que se encuentran lejos y nos ha enseñado que las mantillas son para visitar monumentos y nos tras, ustedes ya me entienden.

Ayer, ver a un grupo de amigos, ellos vestidos de traje oscuro y ellas ataviadas de mantilla, que categoría chiquillo, de mamazo, me mostraron que tenemos a cofrades y creyentes que saben vestirse por los pies.

Voy terminando. El acto que la hermandad de Pasión dedicó a sus hermanos fue sensacional, original y lleno de emociones que con este tiempo que corre, ayudan a seguir creyendo que volveremos a tener lo que tuvimos.

Me despido por esta semana, sean felices y extrapólenlo, la segunda Semana Santa de pandemia, está siendo como la vida misma, tuvo de todo bueno y menos bueno. Aunque la pandemia, sigue estando con nosotros y los visos que tiene es de no irse tan rápido como en un primer momento nos dijeron, de segundo momento a este ritmo de vacunación hacen falta dos años para que estemos vacunados la gran mayoría es fácil hacer la regla de tres, tercero o mucho cambia esto o…

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup