En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Septuagésimo quinto día de confinamiento

Pues como quien no quiere el asunto se nos está pasando nuestra semana de la feria de Ntra. Sra. de la Salud. Seguimos confinados ante al imposibilidad de muchos negocios de poder abrir las puertas, ya que las fases de desescalada van poco a poco y no dejan tampoco que se pueda abrir con una garantía de tener unos ingresos medianamente importantes para poder afrontar todos los pagos que se ocasionan con el simple hecho de levantar la persiana como se suele decir.

También de esta manera, la hermandad del Rocío de Córdoba llevaría ya ocho días de camino. Estando ya casi a las puertas de la aldea almonteña para ver a su Virgen del Rocío. Leo los artículos de compañeros que sí son rocieros, por lo menos lo sienten más que yo, y ponen el vello de punta. Debe de ser muy especial para ellos este tiempo cuando llega Pentecostés.

Por otro lado, los que por suerte hemos empezado a trabajar, nos está costando trabajo, no el trabajar, sino el encontrar un ambiente bueno para hacerlo, ante el temor de que esta pandemia tenga un repunte que nadie quiere ni a nadie le gustaría. El personal, tiene aún el miedo metido en el cuerpo y no es menos cierto que hay algunos que han salido a la calle como toros de los toriles. Un poco más de cabeza tampoco les vendría, pero también tiene un punto de verdad que llevamos mucho tiempo encerrados en nuestras casas y esto hace muchos años que no lo conocíamos ninguno de nosotros.

Por otro lado, hemos tenido algún sobresalto con la decisión del TSJA con la famosa celosía. De verdad los cofrades no tenemos un día tranquilo. Sino es por los incultos que no respetan nuestras creencias llegan otros que por otras vías, que no pongo en duda tengan su razón, nos dan otros sobresaltos. Pero ahí tenemos los canales de la izquierda irrespetuosa para sacar a relucir sus delirios hacia cualquier asunto religioso. Y más aún si pueden sacar tajada de alguna manera o forma económica. Estamos llegando en poco más de un mes a nuestro verano, aunque llevamos unos días que parece que llego con algo de antelación.

La situación es la que es y para más desgracia nuestra, vemos como se tiran a la cabeza verdaderos insultos de un nivel político muy bajo y soez. Así nos va. Es lo que tenemos y ¿es lo que nos merecemos? La verdad que esta situación no es fácil para nadie, ni para los que gobiernan, por supuesto que no, pero el nivel de mentiras, conjeturas, vaivenes, hacen que la sociedad esté muy resquebrajada que por otro lado pienso que es lo que quieren y esta posición me huele que es lo que están buscando.

Ahora no saben ni ellos los fallecidos diarios que tienen, porque como van de un lado para otro según les interesa, pues es lo que hay. De esta manera el número de fallecidos sigue aumentando con su nueva manera de contabilizar los casos de coronavirus.

Por otro lado nos espera un verano caliente con algunas elecciones en nuestras hermandades y en organismo que las comanda, como al igual de la reunión de las bandas de la ciudad con la conformación de la Unión de dichas bandas, para unificar criterios a la hora de los contratos y de la extinción de los mismos por motivos ordinarios y extraordinarios. Pero aquí hay un tema muy calentito por muchos factores que condicionan el contratar a una banda. Estaremos atentos a posibles decisiones que afecten a unos y otros.

Por esta semana les dejo ya. Sean felices y extrapólenlo en la medida que lo deseen cada uno de vosotros.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup