Córdoba, 🎶 Pentagrama

Sergio Domínguez, candidato a hermano mayor del Caído, propone reestructurar el paso de palio y renovar el hábito nazareno

La Hermandad de Jesús Caído de Córdoba habrá de afrontar el próximo 18 de septiembre una jornada decisiva, debido a la celebración de cabildo de elecciones que vendrá a discernir la junta de gobierno que encabezará la corporación del Jueves Santo durante los cuatro años venideros.

Ese día, los hermanos deberán optar entre dos candidaturas. La encabezada por el anteriormente mencionado Juan Rafael Cabezas que optará a la reelección al cargo de hermano mayor, y una candidatura alternativa, encabezada por Sergio Domínguez, que ya ha desvelado su intención mediante la emisión del primer video de su proyecto, con un lema elocuente: «Volver a ser la hermandad que Córdoba recuerda». Toda una declaración de intenciones que evidencia que se trata de una candidatura que tiene la firme convicción de cambiar las cosas si obtiene el beneplácito de sus hermanos.

Sergio Domínguez ha desvelado tres pilares que sustentan su proyecto, en caso de obtener el respaldo necesario por parte de la nómina de hermanos de la corporación de San Cayetano.

En primer lugar, propone reestructurar el paso de palio de la Virgen del Mayor Dolor. Considera «una necesidad» mejorar el altar de la dolorosa el Jueves Santo, esbozando dos fases, una primera en la que se redimensione las medidas actuales del paso para dotarlo de más estética, y otro en el que se «renueve y mejore» el resto de elementos que tiene, siempre «sin perder la esencia» del paso de palio.

Cabe esperar que en las próximas semanas el candidato concrete si la reforma de paso de palio que propone coincide con la defendida con la Junta de Gobierno actual de la hermandad cuyo máximo responsable aspirará a la reelección, o en su defecto propone una solución alternativa.

Por otro lado, también se plantea renovar el hábito nazareno, ya que en palabras del candidato, es «el elemento más importante de una hermandad en la calle«, algo que permite diferenciar las hermandades. Según Domínguez, el paso del tiempo ha ido deteriorando el hábito nazareno de la hermandad, por lo que se propone renovarlo.

Finalmente, también habla de la caridad, entendiendo el concepto en la plenitud de su término, aludiendo a su carácter de virtud teologal. Se plantea sentar una base sólida, estable y duradera a lo largo del tiempo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup