Sevilla

Sevilla se queda sin Viernes Santo

Sevilla acababa de vivir una intensa Madrugá. La lluvia había dejado una tregua para salvar el Jueves Santo y poder vivir la noche más mágica del año. Pero todo cambió cuando llegó la tarde del Viernes Santo. Los cielos empezaron a cubrirse de tonos grisáceos y negros de luto de Viernes Santo. Todo recordaba a los años que tras vivir la Madrugá nos quedábamos sin Viernes Santo.

La lluvia volvió a aparecer y con ella la primera Hermandad que decidía no realizar estación de penitencia.Era la del Cachorro. Una vez más nos quedamos sin en el imponente crucificado por las calles de la ciudad. Un Viernes Santo que trae la impotencia de tantos otros en los que el cielo se nubla y recrea el cielo que vio el Cachorro hace más de dos mil años.

En la Carretería tras escuchar la decisión de la cofradía trianera tenía intención de salir. Incluso retrasaron la salida. Pero el parte meteorológico no daba motivos válidos para echar la Cruz de Guía a la calle, por lo que tuvieron que suspender su estación de penitencia.

Todo el mundo esperaba ahora la decisión de la Soledad de San Buenaventura. El Viernes Santo todavía se podía disfrutar con varias cofradías en la calle si el tiempo empezaba  a cambiar. Incluso la cofradía de la calle Carlos Cañal pidió una prórroga pero en ese tiempo coincidió con que caía las lluvias más fuertes en Sevilla, decidiendo la Junta de Gobierno por unanimidad no efectuar la Estación de Penitencia.

Un poco más adelante del Cachorro en la misma calle Castilla la Hermandad de la O tenía que tomar una decisión. A las cinco y media pidieron una prórroga que no tuvo buen fin. Poco antes de las siete la Hermandad anunciaba que no saldrían a la calle. Dentro del templo se rezó un ejercicio piadoso y se abrieron las puertas a todos los devotos.

En San Isidoro viendo la tarde tan complicada y con pocos esperanzas. Decidieron suspender su salida penitencial sin solicitar prórroga y minutos antes de su hora de salida. Ahora la esperanza estaban en las dos últimas cofradías del Viernes Santo. A partir de las ocho bajaba la probabilidad de lluvia y el Viernes Santo podría salvarse.

En Bustos Tavera la Junta de Gobierno de la Mortaja se reunía en Cabildo de Oficiales para analizar la información recibida sobre la situación meteorológica. Finalmente, tomaron la decisión de no realizar la Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Y iglesia se abrió al público desde las nueve y media de la noche hasta casi la medianoche.

Todas las miradas estaban puestas en la Hermandad de Montserrat. Sevilla quería volver a disfrutar del crucificado de Juan de Mesa tras el Vía Crucis del Consejo de Hermandades. En la Plaza de la Magdalena un numeroso público esperaba la decisión de la Hermandad. La Junta de Gobierno intentó agotar toda la prórroga para poder salir pero al filo de agotarla y tras recibir la información meteorológica decidieron finalmente no salir.

Sevilla se había quedado sin Viernes Santo. Una jornada que se ansia por la ciudad. La belleza de estas siete cofradías son ahora un fuerte anhelo que viene arrastrado desde el año pasado cuando muchas no pudieron completar su estación de penitencia que quedó truncada por la lluvia. Ahora queda esperar a la llegada de un nuevo Viernes Santo que nos traiga la luz de un nuevo reencuentro.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup