Advertisements
Opinión, Racheando

Si te aplauden desde Mongolia, mal asunto

Sobre todo si eres un humorista andaluz que presume de defender el humor crítico pero amparado en la libertad de expresión, pero día tras día arremeten con las más típicas tradiciones de tu tierra. Y es que, querido Manu Sánchez, no me importa que seas ateo, pero si te gusta la Semana Santa por la connotación folclórica y dices que no tiene nada que ver con la Iglesia Católica, para mi es como si comes carne pero en público manifiestas ser vegano.

La Semana Santa no existiría sin la religión, y, al contrario de lo que manifiestas en las redes sociales, el pueblo que dices que no tiene nada que ver, llena los cultos en honor a las imágenes que veneran, que, curiosamente, organizan las asociaciones creadas al amparo de la Iglesia, que por eso son llamadas de fieles. Ese mismo pueblo que con su cultura le canta a Dios con saetas y palmas en el Sacromonte granadino… pero pecas de ignorante al pensar que “arriba” (donde viven esos a los que también llamas supremacistas, sobrados, centralistas y soberbios) ven caer pétalos de flores, mientras caen lágrimas de fe al compás del aplauso del pueblo.

No se puede ser voz del pueblo sin contar con el pueblo. Al igual que criticas a los poderes de este país, bajo el amparo del humor y la libertad de expresión -siendo aplaudido por los mayores críticos de esa Semana Santa que adoras, como son los chicos de la revista Mongolia, amantes confesos de todo lo que huela a incienso, de los que eres fan-, por enarbolar la bandera de la progresía popular, debes saber que el pueblo, con su cultura, con su folclore, su acento, y su idiosincrasia, es creyente.

Porque pretender arrebatarle a la Semana Santa su carácter religioso, es como eliminar su esencia, para que me entiendas, es como unos carnavales en Cádiz sin el Teatro Falla, te puede gustar lo que ves, pero sabes que no está completo. Un desfile procesional, pone su pie en la calle levantando el mayor símbolo cristiano, que es la cruz, para mostrar que todo lo que va tras ese símbolo, es cristiano.

No es Semana Santa sin la religión, igual que no es Navidad sin el Belén. Pueden ser “fiestas” o “celebraciones”, pero si hay que usar las cosas por su nombre, la Semana Santa, es Santa por la celebración de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, igual que la Navidad viene por su Santa Natividad.

Ojalá esas personas que pretenden sentenciar sin ser juez, o ser la voz vehemente de los ateos a los que les gusta la Semana Santa, tuvieran más capacidad de comprender y discernir. No hay que ser creyente para que te guste, pero sí hay que serlo, obligatoriamente, si pretendes participar de ella.

En este caso, Manu Sánchez, has vuelto a escupir hacia arriba -tal y como dijiste en tu aparición radiofónica contra el poder- y por mi parte, sirva ésto para que caiga un poco encima de ti, todo, claro está, con el máximo de respeto, y la absoluta libertad de expresión que la Constitución me ampara, al igual que a ti.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: