A paso mudá, 💙 Opinión

Silencio, orden y devoción

Poco a poco nos vamos adentrando en la Cuaresma. Besamanos y besapiés, conciertos, Vía Crucis… Y demás actos que nos hacen llegar el aroma de la Semana más grande. Pero, aún más si cabe, disfrutamos de ella si los actos son íntimos, serios, que te hagan reflexionar en este tiempo.

Por ello, en este pasado fin de semana, tuvo lugar el Vía Crucis del Consejo de Hermandades de Palma del Río. Un acto que fue presidida por la imagen del Santo Sepulcro que procesiona cada Viernes Santo por las calles palmeñas y que en la noche del Sábado 7 de marzo, lo hizo de forma extraordinaria creando una imagen nunca vista en la localidad. El Señor lo hizo en andas y sin su particular urna, creando estampas únicas e irrepetibles. Un acto para tomar nota, ya que se hizo notar la seriedad del cortejo y la solemnidad del acto.

También, recientemente, tuvieron lugar varios actos para abrir la Cuaresma el Miércoles de Ceniza, como el popular Vía Crucis de la Hermandad de la Esperanza de Córdoba, el cual, una vez más, demostró la elegancia de esta hermandad. Días después, el Señor de los Gitanos de Sevilla presidía el Vía Crucis multitudinario en la ciudad, demostrando que, por mucho que se falte el respeto a nuestras creencias, el Señor nunca caminará solo.

Un sinfín de actos que llevamos, y bastantes más que nos quedan hasta que llegue el Domingo de Ramos. Sin duda alguna, la Cuaresma demuestra que puede ser, al menos, tan intensa en la vida cofrade como puede serlo el punto cúlmen, la Semana de Pasión.

Uno menos para la Gloria.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup