Advertisements
El viejo costal, Opinión

¿Tanto, será bueno?

Ya está finalizando la Magna Exposición “Por tu cruz redimiste al mundo” de Córdoba, todo ha salido a pedir de boca, cada titular está en su templo, y hemos disfrutado de una única ocasión de ver titulares, que, por compromiso con nuestras hermandades, normalmente no podemos ver en los pueblos cercanos a nuestra vieja ciudad de Córdoba, durante la Semana Santa durante sus salidas, la verdad esta parte ha sido al menos, para mi parecer, la mejor de este acto.

Pero ahora vienen otra serie de dudas, que me embargan y que no quiero dejar de reflejar en estas líneas, ¿todos los cordobeses serán como nosotros los cofrades que no tenemos hartura para presenciar continuamente estas salidas?, y la verdad, aunque no nos guste es que no todos son insaciables consumidores de procesiones y pasos en las calles de Córdoba y ahora viene la segunda parte ¿será esto bueno para las estaciones de penitencia de nuestra Semana Santa? No estará el público general saciado y saturado de ver sus titulares (algunos en el mismo año varias veces), y adoptará por esta causa una actitud pasiva, retirándose a otros quehaceres con más interés, entiéndase un viaje a la playa, a la montaña o algún sitio similar.

Es bueno salir a la calle con una cadencia lenta y distante, y no hablo del paso al andar, sino más bien de la distancia temporal de salida a salida. Que queden ganas de una vez para la siguiente, que se vean poco en las calles, para seguir manteniendo esas expectativas de continuar viendo lo que tanto se echa de menos.

No es este el caso, de los titulares de venidos de otros municipio, a modo de ejemplo, el Nazareno de Lucena, cuya hermandad ha fletado una veintena de autobuses, más los que se desplazaron en sus propio vehículos, para que sus fieles vengan a la Mezquita – Catedral de Córdoba para rezar el Miserere durante el pasado viernes. Para ellos será un momento único y posiblemente irrepetible, su titular en la Santa Catedral con sus fieles a sus pies, único, sí señor. Pero para los de la capital, es una vez más, igual que sucederá en la Semana Santa, pasada y próxima, su titular estará dentro de la Catedral.

Menos mal que durante la salida de Semana Santa no nos dejan entrar, y evitamos la reiteración de la imagen que hemos visto en la Exposición, pero el camino es el mismo desde sus templos a la Mezquita – Catedral de Córdoba, mismos giros, mismas calles, mismas dificultades y las más de las veces mismas imágenes y sones repetidos en los mismos singulares rincones y la pregunta es la misma ¿esto será bueno para nuestra Semana Santa?, ¿Qué creen, que ganamos o perdemos? La respuesta nos la dará el mismo de siempre el tiempo que tras su paso nos dejará señalado el premio o el castigo por la reiteración de tantas y tantas repetidas salidas.

Ahora a esperar, y disfrutar de el regusto tan bueno que nos ha dejado a los fieles esta Magnifica Magna cordobesa, por esas imágenes exclusivamente posibles en este acto, por el sabor perenne de ver tantas obras de arte en un recinto tan añejo, tanta obra de imaginería de diversos artistas, tanta historia junta en un espacio tan singular, a pesar de la mala iluminación que nos lo ha puesto difícil de ver.

Enhorabuena a todos los cofrades de Córdoba, y la pregunta es ¿tanto, será bueno?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies