Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

¿Tú estás libre de pecado? ¿Eres capaz de tirar la primera piedra?

No voy a negarles que al ver las fotos de la Paloma blanca de Capuchinos, el pasado domingo, por las redes sociales el vello se me erizó. No es que no estuviese de acuerdo con la salida, como insinúan, es miedo por la situación que tenemos actualmente y que como vemos aumentan en número importante los contagiados. Es respeto porque al igual que hubo una serie de personas, que fueron unos privilegiados al poder estar allí, hubo otros que no pudieron estar allí.

Todo está muy acotado y es normal, el miedo y respeto se encuentra ahí, pero no es menos cierto que a muchos nos hubiese gustado ver algún momento de la celebración. La imagen, seguramente daría igual, el creyente cofrade, tendrá una especial devoción por su imagen adorada y que le pellizca el corazón en cualquier momento que la vea pero, ¿tenemos que ver a una imagen en la calle? ¿No podemos buscar un hueco para visitar la en su sede canónica? Y que conste que quiero procesiones, besamanos, besapiés, ensayos de costaleros, rosarios de la aurora, vía crucis, ensayos de bandas, certámenes, pregones, exposiciones de fotos y de arte…

¿Y si por toda esta algarabía, histriónicos aplaudiendo por el hecho de ver en la calle a su imagen, tenemos algún rebrote? De verdad que no quiero herir la sensibilidad de nadie, solo pido precaución y prevención. Soy el primero en alegrarme del decreto de la Santa Sede donde se autoriza la Coronación Pontificia de María Santísima de la Paz y Esperanza, otra dolorosa cordobesa que se va a coronar.

Y para muestra un botón: ya tenemos las nuevas restricciones en nuestra ciudad ante el aumento de contagiados. Por favor, vamos a ser conscientes y consecuentes de cómo se encuentra la situación. Aquí nadie está exento de que se pueda contagiar. Quiero disfrutar de todos y cada uno de todos ustedes. En un ensayo, en unos cultos, en un bar tomándonos algo, en una hermandad, en una iglesia escuchando misa o viendo un altar de cultos, simplemente un saludo por la calle sin mascarilla…

Ni somos pecadores ni estamos sin pecar, somos lo que cada uno quiere ser. Por eso mismo, tengamos cuidado que en un instante todo puede cambiar. Si queremos todo lo que teníamos antes, lo mismo tenemos que sacrificarnos un poco más ahora. El sábado es San Rafael en nuestra ciudad. Por cierto, felicidades adelantadas a los “Rafaeles”, “Rafaelas”, “Fali”, “Rafi”… Será un día importante para los cordobeses.

¿Se imaginan unas vacaciones navideñas sin poder ver a esos familiares tan importantes? ¿Sin cantar un villancico? ¿Una entrada de año solo? ¿Sin entregarse los Reyes entre familias?

Dentro de dos meses es el día del Gordo de Navidad…

Sean felices y extrapólenlo, tal vez ser precavidos merezca realmente la pena para poder disfrutar de todo lo que anhelamos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup