El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Un camino difícil

El martes pasado escuchaba en el programa «La Pasión» de 7tv ­—a quienes por otro lado hay que felicitar por la retransmisión de la no romería de la Virgen de la Cabeza— a Víctor García Rayo afirmar que llegar a la archidiócesis de Sevilla era un premio. Sin explicar exactamente el porqué de tal manifestación, porque en las circunstancias actuales habría que replantearse si es un regalo o no.

Puede entenderse que estar al frente de una archidiócesis como la de Sevilla es una recompensa si miramos hacia atrás y vemos el patrimonio tan notable conseguido a lo largo de los siglos o buceamos en la rica historia que la une con América, continente que no entendería su evangelización sin la presencia de esta. Pero si detalladamente analizamos su presente habría que plantearse si fuera aquello que el periodista declaró.

Porque solo en número de hermandades y cofradías supera con creces a todas las demás diócesis y maniobrar al frente con ellas no es tarea fácil. Entre otras cosas porque la opinión pública mira con lupa cualquier reacción de la curia frente a estas. En prensa, radio o internet son mínimas las noticias que se difunden sobre la nueva evangelización, la labor pastoral o la caridad pero abundan informaciones acerca de las cofradías sobre todo si se tratan salidas extraordinarias o coronaciones canónicas.

Y aquí es donde parte de la sociedad juzga a una sede solo por sus movimientos con respecto a las hermandades. Porque si se rechaza una salida extraordinaria las redes sociales y los periodistas —algunos tomando ideas de las propias redes— intentan dirigir al pueblo con opiniones que ponen a la curia hispalense a los pies de los caballos. Pero si resulta que quien llega aprueba coronaciones canónicas por doquier entonces ya hemos encontrado al mejor arzobispo que podría ponerse al frente.

Y es aquí donde erramos. Y apenas se conoce el nombre de quien ocupará el cargo dejado por Asenjo nadamos contracorriente para que nos dé su opinión sobre procesiones de acción de gracias o actos públicos una vez pasada la pandemia sin preguntar siquiera por la labor tan importante de la iglesia frente a la covid-19 o las medidas que se llevarán a cabo para atraer a los jóvenes, futuro de nuestra Iglesia. Y así uno podría hacerse la idea de que la archidócesis es algo más que un tribunal donde se dirimen aspectos cofradieros. Y que su importancia en nuestra sociedad va más allá de lo que reflejan los medios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup